Mahi-mahi, turismo y territorio

– ¿Y qué pescado tienen?

– Mahi- mahi. Es importado, señor.

El mahi- mahi no es más que el Dorado, así es como se conoce en Cuba, y se puede pescar en nuestras aguas adyacentes con cierta regularidad. Ese pez, sin duda muy bueno, viene de muy lejos en esta ocasión, viaja demasiado para llegar al Caribe, entrar por algún puerto, se mueve de ese puerto hasta algún almacén y desde ese almacén hasta la cocina de un hotel enclavado en algún lugar de la Isla. No obstante, allí estaba el Mahi-mahi importado. Y no es malo que esté (eso contribuye a la variedad), lo malo es que fuera el único pescado que el hotel podía ofrecer ese día.

Llama la atención, porque el hotel está situado en el sur de nuestra isla grande, en una zona famosa por la abundancia de peces de plataforma, algunos de ellos de exquisita carne (pargos, pejeperros, meros en sus diferentes variantes, rabirubias, biajaibas, etcétera). A menos de 200 metros la plataforma desparece y entonces están los peces de mares profundos, los pelágicos (el Mahi- mahi es uno de ellos). Es además una zona donde existen varios pueblos costeros, cuyos habitantes se han ganado la vida desde siempre con la pesca. Allí hoy el trabajo no abunda, la emigración es un flagelo y la delgadez de los ingresos personales hace que la vida “no sea fácil”.

Hubo un tiempo en que tuvimos una industria pesquera que exhibía una flota de plataforma y también una flota del alto. Hubo un tiempo en que la captura de especies de plataforma (peces de escama) tenía algunos destinos específicos, donde hospitales y hoteles estaban nominalizados. Hace mucho tiempo que no es exactamente así.

“De cajita, señor”, fue la respuesta cuando inquirimos por jugos naturales. ¡Estábamos en plena época de mangos!, en un territorio que en su tiempo, hace ya más de cincuenta años, cuando cada quince días visitaba el pequeño pueblo donde mi hermana alfabetizaba, arboledas de marañones y decenas y centenares de árboles de mango cubrían una buena parte de esas tierras. Hoy esas arboledas han sido sustituidas por selvas de marabú que ayudan a incorporar nitrógeno a la tierra y evitan su erosión, pero que no producen frutos.

Creo que para los trabajadores de ese hotel, todos muy amables, todos muy buenos, es tremendamente penoso no poder ofrecer al turista productos de su región, jugos naturales de sus propias matas de mango y pescado de ese mar tan rico en peces de plataforma. Me vino a la mente lo que el Presidente actual le dijera a las autoridades de Holguín cundo visitara el proyecto de desarrollo turístico de Antillas. Si mal no recuerdo les sugirió que debían pensar en cómo el territorio se incorporaría a ese desarrollo, qué tendrían que hacer para que los turistas fueran a Antilla, disfrutaran del pueblo y el pueblo pudiera disfrutar y beneficiarse de forma directa de ese desarrollo, más allá de ser un “proveedor natural de fuerza de trabajo”.

En algún momento los que dirigen los diferentes sectores de nuestra economía deberían hacerse la misma pregunta, pero al revés: ¿Cómo sus grandes programas incorporan a los territorios de formas efectiva, más allá de considerarlos una fuente de fuerza de trabajo? Y en algún momento, quizás después de que la Reforma Constitucional sea discutida y aprobada, los dirigentes de los territorios (gobernadores e intendentes) deberán preocuparse por saber bien al detalle y explicarles a sus habitantes cuáles son los derrames de esos grandes programas en la tierra que habitan.

Me pregunté entonces cómo este hotel, rodeado de pueblos costeros, no podía ofrecer en sus restaurantes pescado fresco, con cierta abundancia y total regularidad, cómo era posible que no tuviera una pecera de agua de mar con las variedades que el turista podría degustar. Estoy convencido de que desde el director del hotel hasta el más sencillo de los trabajadores piensa igual que yo, y que todos disfrutarían de poder hacerlo, pero lamentablemente no está en sus manos lograrlo.

Ellos dependen de otros decisores a otros niveles, quizás de alguna oficina en La Habana desde donde le envían la mayoría de los productos que deben cocinar y desde donde apenas se entiende qué es el territorio donde está enclavado el hotel.

Con apenas un contrato con un par de botes de pescadores de la zona, el hotel podría ofrecer todos los días pescado fresco, sin dañar el equilibrio y el medio ambiente y sin tener que erogar dinero importando Mahi- Mahi. Con apenas un contrato con criadores de la zona, pudieran ofertar carne de cerdo (criado de forma natural), huevos y gallinas de patio, y podría entonces sumar a las maravillas de su trato y del mar, alimentos típicos de la zona. Podrían ofertar malanga, uno de los productos por los cuales todo ese territorio es famoso. Podrían sumar esa “marca de origen” a lo especial del hotel, así el hotel podría integrarse al territorio y no ser una especie de enclave. Pero esa decisión escapa a las posibilidades del director del hotel.

Sería una forma de aumentar el efecto multiplicador del turismo donde esos programas están enclavados y de mejorar la integración de ambos: el territorio y el desarrollo turístico. Sería también una manera de integrar “cadenas productivas” a escala local. Es cierto que es a escala micro, pero los habitantes de esos territorios viven a esa escala.

Estoy seguro de que hasta el más simple de los trabajadores del hotel –y lógicamente su director– han pensado más de una vez en esas potencialidades. Pero sus facultades son mínimas, su “libertad” para elegir mejores opciones apenas existe. Es probable que su hotel no sea una empresa, sino una UEB de alguna empresa del grupo hotelero.

Su hotel, un hotel muy especial, pequeño, alejado de casi todo, que ofrece además un producto turístico muy específico, es tratado igual que todos los otros hoteles de la cadena. De los almacenes de la cadena va al hotel lo que los almacenes de la cadena logren comprar, una buena parte importando productos que pudieran producirse en el país e incluso en el territorio.

Siempre me viene a la mente la Isla de la Juventud, antes Isla de Pinos, un lugar con potencialidades turísticas increíbles: más de 35 playas con valor turístico, agua de beber por manantiales, dos aeropuertos (el de Gerona y el del Colony, si aún existe) una riqueza pesquera indiscutible, un río navegable en más de 300 metros desde su desembocadura, y tan poco tenido en cuenta para los programas de desarrollo turístico del país, sólo o casi solamente proveedor de fuerza de trabajo para los hoteles de Cayo Largo del Sur, donde el agua de beber se lleva desde la isla grande hasta los hoteles, teniendo la Isla la posibilidad de un pequeño proyecto local para embotellar agua y proveer de ese recurso no solo a Cayo Largo del Sur, sino también a Gran Caimán. El pozo está ahí, el agua también. Jesús Montané Oropesa, en su momento albergó ese sueño, sin embargo, el proyecto, aún no sé porque razón, no existe o al menos yo no lo conozco, o quizás haya que tener la anuencia del MINAL para producir el agua. O la ciudad de Santa Fé, (La Fé) allí mismo, con su río de manantiales de aguas medicinales y que en su tiempo fuera un lugar donde turistas de Norteamérica llegaban para curar sus dolencias. ¿Cuánta riqueza mal aprovechada? ¿Cuántos ingresos dejados de percibir? ¡Cuánta subordinación territorial a intereses sectoriales que desconocen las potencialidades e intereses de los municipios!

Algún día, espero, estas cuestiones pueden ser cambiadas, y los territorios sentirán que tienen derecho no solo a preguntar, sino a exigir y que además cuentan con el respaldo legal para hacerlo, pues el proyecto de nueva Constitución así lo determina.

No es un problema sencillo ese de la inserción en las economías territoriales de los grandes programas nacionales y viceversa, el de la inserción de los territorios en los grandes programas nacionales. Múltiples factores objetivos y subjetivos deberán ser atendidos y resueltos para lograrlo. Desde la manera de pensar y actuar de los actores locales, exigiendo y haciendo cumplir los derechos que la nueva Constitución les conferirá, hasta la manera de pensar y concebir de los que tienen a su cargo esos grandes programas nacionales.

¿Qué por ciento de la demanda de productos y servicios de este proyecto se pueden cubrir con producciones y recursos locales? ¿Cuánto potencia este programa o proyecto la producción territorial?  ¿Cuál es el por ciento de los ingresos de este programa-proyecto que se queda en el territorio? ¿Cuáles son las demandas en infraestructura que pueden ser resueltas desde el municipio? ¿Cuáles deben ser los destinos de los ingresos percibidos por el municipio gracias a este programa-proyecto? Preguntas como estas deberán estar presentes en cada una de las discusiones cuando las autoridades territoriales sean convocadas a participar en esos programas y proyectos desde su concepción inicial.

Es toda una gran tarea de aprendizaje mutuo, desde uno y otro lado, y es muy necesaria.

Artículos Relacionados

Comentarios

jajaja es el mismo cuento de jugar con la cadena y no con el mono, … mucha deshonestidad intelectual, entre otras, es lo que abunda en la Cuba de hoy … esta bien q no pueda llamar las cosas por su nombre pq en eso le va la vida, pero sabe que? mejor entonces no diga nada …

Todo eso y muchísimas cosas más, es lo que trae por resultado el altísimo costo por peso de ingreso en el turismo nacional. El turismo tiene que ser visto como una “locomotora” que hale el resto de la economía Pero una locomotora sin vagones no es un tren. No trae el efecto de impulsor de la economía. Hay muchas más historias verídicas que demuestran que “el Cuadro” realmente no tiene vías para demostrar ideas y hacer más eficiente la empresa que tiene para administrar. Existen empresas en el propio Mintur a las cuales les “sobran” cosas que no pueden donar o vender a otras congéneres. NO lo pueden hacer porque el Objeto social de ellas no recoge la posibilidad de vender ni ceder. En un momento en que había pasado un huracán, se dio el caso de que empresas nunca obtuvieron permiso siquiera para donar a la población o a hoteles nacionales afectados, esas cosas que para ellos ya no tenían valor. Estamos hablando de televisores que se cambiaron por pantallas planas, sábanas, camas, descartadas en hoteles 5 estrellas por algún detalle, etc, Estas empresas tenían que alquilar almacenes y pagar por guardar durante años lo que para ellos, contablemente era “basura” pero que no los dejaban por ningún modo deshacerse de ellas. El control, siempre fue más importante que las personas que las empresas del ramo o incluso que la economía nacional.

Con todo respeto Dr. Triana pero Usted sigue haciendosw las mismas preguntas una y otra vez y de la misma manera una y otra vez tendra la misma respuesta: la economia socialista, estatal no sirve y mientras sigan poniendo trabas a los empresarios privados, mientras mantengan el monopolio del poder de decidir y actuar Usted seguira dandole vueltas a la noria y nosotros seguiremos respondiendo lo mismo. es como el juego del gato y el reton. Saludos.

delarosa

21 agosto, 2018

Todo lo que usted plantea está muy bien,pero el estado no está interesado,el estado está más preocupado por llenar la plaza de la revolución el primero de Mayo que llenar el bolsillo de los ciudadanos,en mis viajes a Gran Canaria acostumbro a almorzar pescado fresco que los pescadores con licencia pescaron durante la noche, estos pescadores son locales que salen cada noche y en la mañana le venden el pescado directo a los restaurantes.

Las verdades que ud expone son aplastantes , no hay manera de rebatirlas pero lamentablemente su reflexión llega al 0.001% de la población cubana en contraste con el cantinfleo de los medios nacionales . Sus ideas nunca saldrán publicadas en un medio nacional , donde puedan ser motivadoras de reflexiones masivas y de cambio de estados de opinión , de la misma manera que a LOS DECISORES no les interesa para nada cambiar el status quo , dónde lo verdaderamente importante no es hacer sino controlar . Sin la voluntad política de cambiar regulaciones para generar entonces un ambiente de libertad económica, será imposible ver los cambios que ud propone … por lo demás todo será el mismo cantinfleo vacío de siempre , las declaraciones altisonantes, los cuadros parlanchines cuidando cargo y carro , la Mesa Redonda cantando loas y dando justificaciones, los jugos de cajita por jugos naturales , el pescado importado de la conchinchina, el picadillo de soya y todo lo ya conocido … pero nada , se aprecian sus excelentes comentarios.

excelente escrito pero me gustaria verlo en Granma o Cubadebate.

Desafortunadamente estamos pisando el mismo suelo y no sabemos que es los que debemos hacer, aunque nuestros dirigentes hablen por la televisión una cosa y en sus oficinas otras. Después de aprobarse la nueva Constitución, habrá que ver si todo o la mayor parte de su contenido será aceptado tal y como está escrito. Muchos de sus artículos al final dicen “según le ley dispuesta” más o menos. Llegará el año 2030 y nuestra economía habrá cambiado quizás un poco, pero no más. La falta de iniciativa para estimular al emprendedor privado y ofrecer al estatal el lugar que se merece en la economía está regido por mentalidades caducas que tienen sus raices aún sembradas en los años 60 y no ven la paja del ojo ajeno. Sabrán los qué ocupan altos puestos en el país la situación real y las formas productivas que son necesarias implementar para salir adelante, creo que sí, pero me parece que existen otras razones de orden político que están determinando la lentitud con que se está moviendo el economía nacional. Aunque existan mil pueblos costeros que puedan aportar con su desarrollo mejoras a sus habitantes e instituciones estatales y privadas cercanas a sus predios, no creo que se lleguen a explotar todas las potencialidades humanas para ello. Leerán los artículos del profesor Cordoví, tal vez si, pero de ahi no pasa. Tal vez tenga la razón que otros no quieren reconocer con tal de no dar su brazo a torzer y seguir justificando los problemas nacionales con el BLOQUEO YANQUI, que hasta cierto punto afecta, pero, podríamos estar mejor si nuestros dirigentes fueran más pragmáticos y concientes de lo que heredamos, tenemos y tendremos si no asumimos nuevas formas de pensamiento.

Pandiame

21 agosto, 2018

En Cuba, como dijo el forista Tavo, lo único que les interesa es controlar. Es ese su principal lineamiento económico y político. Donde no hay libertad económica no hay libertad y nuestro país encaja perfectamente en esa frase, bueno no encaja, es esa frase exactamente.
Nuestro apóstol José Martí dejó frases sobre la economía que posiblemente no se conozcan en la isla y vienen una vez más como anillo al dedo:
-Es rica una nación que cuenta muchos pequeños propietarios.
-El pueblo que quiera ser libre, sea libre en negocios.
-El derecho del obrero no puede ser nunca el odio al capital; es la armonía, la conciliación, el acercamiento común de uno y del otro.
-No es rico el pueblo donde hay algunos hombres ricos, sino aquel donde cada uno tiene un poco de riqueza.
-“… No hay más medio de asegurar la libertad en la patria y el decoro en el hombre, que fomentar la riqueza pública. La propiedad conserva los Estados. Un déspota no puede imponerse a un pueblo de trabajadores.”

jose dario sanchez

22 agosto, 2018

por que no le deja al mercado esa tarea tan impropia para funcionarios y dirigentes ??? Estos estan enfrascados en la lucha ideologica y en la guerra de todo el pueblo !!

sachiel

23 agosto, 2018

El robo al estado caracteriza el turismo cubano,los trabajadores son mal pagos y se roban la materia prima que el estado cubano pone en sus manos.

Excelente trabajo solo un detallito, no es Antillas sino Antilla.

EXCELENTE CRITICA DLE DR JUAN TRIANA, SIEMPRE CON LOS PIES EN LA TIERRA Y CERTERO. Eso me sucedio en el unico hotel frente al mar de Caibarien: no habia pescado en la carta. Cuando le pregunte al camarero las razones, me dijo en voz baja:_”el director del hotel no tiene potestad para comprar verduras y viandas a los agricultores locales, ni tampoco a los pescadores> Tiene que esperar porque nos llegue el suministro”.
Estuve 10 dias recientemente en un hotel de Palma de Mallorca en la zona llamada Can Pastilla. Todos los dias, antes de las 10 am, llegaba el pescado fresco en cajas platicas con hielo de la captura de la noche anterior. La diferencia, que ese hotel no es una empresa estatal y que el director tiene potestad para comprar libremente lo que necesite para el buen funcionamiento de sus restaurantes, que es la variedad de productos. LA ECONOMIA ESTATAL NO FUNCIONA Y EL GOBIERNO LO SABE, PERO SIGUE OBSTINADAMENTE EMBARCADO EN ESE DESASTRE QUE NO LLEGA A NINGUNA PARTE

Qué bueno que me publicaran aquí el link al artículo de Montero en Cubadebate y una pena que en Cubadebate no me publicaran el link a este de Triana. Cubadebate es uno de los medios oficiales que más comentarios publica pero todavía tiene muchos prejuicios supongo…. deberían ampliar su política respecto a la publicación de comentarios y así ganarían más lectores y se enriquecería más el debate. Aprovecho para preguntarle a Triana si ha enviado alguno de sus trabajos a Cubadebate?

Antonio Comeron

8 septiembre, 2018

El problema no es como dicen algunos,que su trabajo no es leido por la mayor parte de la poblacion,sino que,lo que ud denuncia siempre se va aquedar en eso,oidos sordos. Los que toman las decisiones son solamente tres o cuatro personas en toda Cuba,porque todo es en extremo centralizado. Para que pase algo bueno algun dia,tendria que venir esto como solucion unica a una profunda crisis. Cuba no carece de personal altamente calificado capaz de echar a andar a paso acelerado cualquier sector economico,pero se sigue priorizando el control politico,por lo que todo lo demas pasa a segundos,terceros y septimos planos. Sobran personas capaces de hacer las VERDADERAS reformas economicas radicales y profundas,gente que sabe muy bien de que se trata todo esto,pero no se quiere,NO se tiene una verdadera voluntad de cambiar-para bien,claro-porque los encumbrados creen que cualquier cambio real,verdadero,traeria consigo riesgos,y los tae eh,para su dominacion total y absoluta. Ellos se sienten bien servidos si solo se sigue haciendo lo que se ha venido haciendo hasta ahora,peor que les ha garantizado 60 anios de tranquilidad en el mas absoluto de los poderes,y ahi quieren ellos vivir hasta el fin de sus dias. Mientras tanto siguen diciendole al pueblo que,””el pais trabaja incansablemente en la implementacion de medidas para mejorarle al pueblo su nivel de vida,pero los efectos del BLOQUEO??no nos dejan avanzar todo lo que hubiesemos querido”” MENTIRA!!!! Ellos saben perfectamente cuales son las recetas del exito,pero no las aplican porque ese nunca ha sido su objetivo. Su verdadero objetivo es hacer las cosas diferentes,siempre que se obtengan los mismos resultados. Hacer creer que se esta cambiando todo,pero que en realidad nada cambie,porque esta es la forma que les garatixo’ 60 anios de poder absoluto,entonces,por que cambiar lo que les ha dado exelentes resultados??? Se mueren de viejos en el poder y nunca llegaran a conocer al pueblo de Cuba. A la mayor parte del pueblo no le importa libertad ni democracia de verdad,lo que le importa es vivir mejor,comer bien,que su salario le alcance para vacacionar y darse una vida mas holgada,pero eso parece ser una quimera en la Cuba “revolucionaria?”

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Incontenible

Opinión Gráfica