¿Niña, niño, niñx?

Hace unos días mi amigo de 7 años Jorgito Martínez me llamó desde sus lejanas tierras de Nuevitas, Camagüey. Era una llamada de rutina, una llamada que espero, mes tras mes, desde hace casi 4 años. Esta vez, la pregunta de mi amigo tuvo que ver con el sexo de mi bebé.

¿Va a ser niña o niño?, me soltó sin introducciones.

No me tomó por sorpresa porque esta ha sido la interrogación más frecuente en nuestros últimos 5 meses, incluso a manera de: ¿Qué sexo prefieres? (Es curioso, nadie aquí me lo ha preguntado. Sin embargo, en mis redes más cercanas es un cuestionamiento bastante frecuente).

El 30 de abril tuve mi primera consulta de marcadores genéticos. Pude, con cierto margen de error, saber por primera vez el sexo biológico de mi bebé. Pero, apenas entré, le dije a mi médico que no quería saber.

Su sorpresa fue manifiesta: ¡¿No quieres saberlo?!, dijo mientras revisaba cada partecita del cuerpo diminuto de mi criatura, que había decidido estar muy tranquila en mi pancita. Escuchábamos su corazoncito vivo.

¿Está bien? ¿Se le ve bien? Era todo lo que podía interesarme. Todo lo que me interesa. Y como todo marchaba perfecto según su tiempo de gestación, la conversación giró otra vez hacia sus genitales.

No es nada común que las mujeres que van a su consulta se comporten como yo, me comentó. Tanto es así que, en sus años de experiencia, yo había sido la única cubana que no estaba interesada en este dato.

Otro tanto me sucedió en la segunda consulta genética con las amorosas doctoras del Hogar Materno Leonor Pérez, de La Habana Vieja. La sorpresa de las médicas vino con sus preocupaciones sobre la canastilla, el uso del rosado o el azul, de vestidos o pantalones… Ese día, Gorgojitx o Gorgui, como le llamamos, además de Ñoqui y otros motes cariñosos y sin marca de género, había decidido mostrarse animado y movidito en mi barriguita.

Existen otros colores hermosos, más allá de los que supuestamente marcan a los géneros binarios. Tampoco me gusta especialmente el color rosado. Algo así les devolví recíproca por sus atenciones conmigo y con mi bebé.

La otra posibilidad vino con la amniocentesis. Mi ginecobstetra de cabecera –mi amiga– me pidió permiso para saber. Ella nos hará el parto. Así que se lo concedí. A las emociones de hacer nacer a mi criatura, no quise sumarle la sorpresa con su sexo biológico. Puse solo una condición: no puede decirme.

No he querido, tampoco, hacerles caso a los sueños reveladores de mi hermana menor y a los millones de mitos en torno a la forma de mi barriga, el brillo de mi cara, la forma de mis caderas…

Más allá de la ciencia y los mitos, desde mi profesión y mi activismo feminista, he sido testiga del sufrimiento que provoca definir, a partir de los genitales –sexo biológico–, el género en dos polos culturalmente construidos, culturalmente acatados: masculino y femenino, con roles estrictos que exceden los colores para convertirnos, según el caso, en niña o niño, hembra o varón, mujer u hombre –así, en singular.

El escenario comienza a ser otro, por suerte. Y el patriarcado, aunque se resista, ya ha sido expuesto por los estudios de género y la militancia feminista. Las diversidades sexuales y de géneros están siendo respetadas, despatologizadas y normalizadas por la vida misma. También por las estructuras que legitiman qué es ser mujer y ser hombre para que podamos disfrutar de ser mujeres, hombres, trans, queers…, todos en plural.

El pasado 18 de junio, la Organización Mundial de la Salud (OMS), tras más de una década de trabajo, aprobó su CIE-11. En este documento, que rige todas las prácticas médicas planetarias, la transexualidad ya no existe como enfermedad, aunque queda ver cómo se implementa luego de que sea votado por los países en la asamblea mundial de mayo de 2019.

Ocho años antes, los expertos cubanos, reunidos por el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) y la Sociedad Cubana para el Estudio de la Sexualidad (SOCUMES) se habían pronunciado sobre este asunto y la despatologización de otras identidades transgénero. Sin embargo, las prácticas en torno a la transexualidad siguen estando medicalizadas aquí –y hasta nuevo aviso.

Mi Isla cabildea, con no pocas resistencias, por incluir en las reformas constitucionales la figura del matrimonio igualitario, así como por una ley de identidad de género, más otras acciones legislativas y educativas.

Yo lucho para que mi bebé no tenga que padecer estar encasillado en niña o niño desde el momento de su alumbramiento. O incluso antes.

Y, cuando le explico a mi amigo de solo 7 años por qué quiero saber el sexo biológico cuando nazca, su respuesta se aleja un poco de lo binario para dar paso a las sensaciones. Comienzo a sentir ciertas esperanzas para el mundo que le tocará vivir a mi criatura, con x: “¡Ya sé, tú lo que quieres es emocionarte!”, me dijo.

Mitos populares para predecir el sexo del bebé

-Una barriguita puntiaguda es un niño. Si es una barriga redonda y se desdibuja la cintura, será niña.

-Si la cara de la madre está inflamada o tiene las mejillas llenas, será niña.

-Cuando la madre gana peso en sus glúteos y no en la cintura, será niño.

-Un niño provoca antojos de proteínas, grasas, o pastel de chocolate. Una niña, de caramelos, frutas, fresas, yogurt, jugos de fruta.

Dos tests no científicos para determinar el sexo del bebé

Poner unas gotas de aceite en el vientre materno y dejar que corra es una prueba casera antigua. Se dice que, si el aceite se desplaza despacio, es una niña. Si el aceite corre rápidamente, es un niño.

Los sueños reveladores de algún familiar sobre el sexo del bebé indican que tendrá el sexo contrario al que se sueña.

Artículos Relacionados

Comentarios

Un nuevo experimento del feminismo moderno y de la Agenda Política Gay: El “Humano Plural”.
Pero por muchos experimentos que intenten, no se puede anteponer la Ideología a la Biología.

Entonces… ¿ya no existen los sexos biólogicos? Si voy a ser madre y alguien me pregunta el sexo de mi criatura -independientemente de que quiera o no saberlo-, la respuesta correcta sería: “depende, quizás tenga genitales femeninos pero puede ser un error y en realidad sea un niño, o viceversa”? ¿Entiendo que esta mal ser masculino o femenino simplemente, sin todo ese enredo? Igual me parece una tontería eso de colores por género, rosa para las niñas o azul para los niños.. pero, los sexos estan claramente definidos por la biología, si ya después tú quieres decir que naciste con el sexo equivocado y que en realidad eres una mariposa o un unicornio, o un gato -el otro día vi par de videos horribles e inquietantes, uno de un anciano vestido de bebé con pañal y todo, que juega con otros bebés y fue adoptado por dos mujeres tan desquiciadas como él, y otro de una chica que afirma ser un gato y se comporta como uno- terminé con una sensacion desagradable al ver tanta locura desatada.

Lucas, para eso hay un solo remedio: viva su vida y deje a los demas con su locura. No hay de otra

Kati O.

11 julio, 2018

A dia de hoy, en algunos paises , cuando te sometes a alguna encuesta, te preguntan de que sexo eres, y con que genero te identificas, ( me acaba de pasar en España), es asi, la transexualidad existe, el sexo biologico no siempre va acorde al genero, avanzamos en el conocimiento, y debemos asumir las relidades existentes. Recomiendo mucho ver la pelicula ” La chica danesa”, una gran pelicula sobre el primer hombre que quiso cambiar de genero en Europa, y que fue un pintor muy importante. Nada es nuevo, simplemente ahora es visible y nombrado y aceptado, lo cual consigue que haya menos sufrimiento , y un mundo mejor para todos.

Marta María Ramírez

11 julio, 2018

En longaniza como me permite mi oficina de la WiFi de contén:

Tony, no es nuevo ni experimento ni solo feminista. Cuando nací en 1976 no había ultrasonidos para determinar sexo del bebé. Y me criaron como niña, tal como indicaban mis genitales. En mi caso, no hubo disputas con la identidad de género que construí, aunque no soy una mujer muy al uso porque luego el feminismo sí me marcó y me ayudó a descubrir que hay más tipos de mujeres y más tipos de hombres y más personas que no quieren estar en estas categorías culturalmente construidas. Por eso, la ideología se “antepone” a la biología. Y, desde mi punto de vista, es una mirada más justa. Le recomiendo leer el comentario de Katie O, más abajo.

Lucas, existe el sexo biológico, claro. Y sí cuando alguien me pregunta le respondo que quiero que mi hijx sea libre de elegir –no lo consideraría un error- su identidad de género y su orientación sexual, que tenga garantías no solo familiares, sino sociales, legislativas. Ser masculino o femenino no está mal si es lo que se elige y se está conforme, feliz y no interviene en la felicidad de otrxs. Los colores rosado y azul revelan otros problemitas relacionados con los roles, con lo que se entiende por ser mujer y hombre, en singular. Mis respetos para gatos, mariposas y hasta fantásticos unicornios. Pero somos serxs sociales y sugiero debemos entendernos, mirarnos desde ahí. Ser críticxs con la cultura toda y con la patriarcal, en particular. No juzgo el comportamiento de este anciano o de la joven gatuna. Hay un gran debate sobre qué son patologías y qué no. Para mí, si no le haces daño a alguna otra persona, y puedes hacer tu vida más o menos socialmente útil, no sería capaz de hablar de locura.
Yeyo, un buen primer paso. Pero no podemos mirar para el lado cuando alguien sufre por nuestros prejuicios. Un abrazo y seguimos.

Katie O, excelente reflexión. De las feministas aprendí que lo que no se nombra, no existe. Excelente película sobre la historia de Lili Elbe. Gracias miles

Montecristo

11 julio, 2018

Esto de la identidad de género es una aberración, no hay de otra… se viene al mundo con un sexo biológico determinado. Así fuimos creados por Dios, la evolución o lo que cada cual quiera creer. Cada ser humano es hombre o mujer, no hay otra posibilidad porque no existe en la naturaleza.
Bien distinto es que cada cual tenga preferencias sexuales por uno u otro sexo (hetero u homo), eso ya es libertad de cada cuál, pero señores y señoras “un poquito de por favor” vamos…

Ante todo felicito a Marta María Ramírez por tener la dicha de pasar por ese misterioso-maravilloso proceso de la maternidad. En las palabras de Martí se resumen toda la valía de la mujer cuando dijo que no habría obra completa sin el concurso de ellas.
Ya dicho lo primero, a mi comentario:
Me da la impresión, quizás entendí mal, que en lo escrito se mezclan dos “causas”, la feminista y la lucha por los “derechos” de los llamados transgéneros (o gay, no sé si es lo mismo o no). Y aclaro que las comillas en “derechos” no son porque me cuestione que los merezcan o no, lo que creo es que sin importar que sean transgéneros, o transnúmero, o transformer, si son humanos, les corresponden sus derechos. No sé si me hago entender.
Si se trata de la causa feminista, cuando en clases de gramática los profes nos hablaban de “genero”, sabíamos que se refería a “femenino” y “masculino”. Por lo que cuando más tarde oímos hablar de lucha por los derechos de las mujeres, se entendía que se refería a la igualdad de derechos entre los géneros. Aunque en la concreta no era que se luchara por los derechos de las mujeres, o por los de los hombres, se luchaba por los derechos de los humanos todos, independientemente del “genero”. Y sin duda alguna esa fue y es una lucha tan válida como lo fue, y aún lo es, la lucha por la igualdad de derechos entre todos los seres humanos, con independencia del color de su piel, sus rasgos faciales, su nacionalidad, o su estatus social. Esto es lo que pienso en cuanto a los derechos. Válidos y merecidos siempre que no trasgredan los derechos de los demás.
Ahora bien, independientemente de mi reconocimiento de los derechos que todos los humanos tenemos, y que de seguro la autora del articulo también apoya, no coincido del todo en cuanto a la política que nuestro Estado esa siguiendo en cuanto a la sexualidad.
Me gradué como biólogo marino hace ya más de 30 años, y en microbiología unos 10. Bio-logia= Vida-estudio, y para mi, estudiar “algo”, es hallar la “lógica” de ese algo, o sea, el cómo funciona, y por ende, asumir “algo” como verdadero, sin tener ni tan siquiera una hipótesis que me permita entender la lógica de ese “algo”, eso, es religión, (quizás deba aclarar que soy ateo).
Si la lógica de la vida nos dice que todo ser vivo tiene como característica común (por lo general) el propósito de nacer, desarrollarse, reproducirse, envejecer y morir. Si no tenemos problemas para entender que si un ser vivo no cumple una de estas características, se considera que tiene alguna patología, y entendemos además que si esta patología se manifestara en toda una especie esta irremediablemente desaparecería. Si justamente por verlo así es que si un ser humano, por causa de alguna patología tiene la desgracia de no poder concebir un nuevo ser, es tratado clínicamente en la búsqueda de la solución que les permita tener descendencia. Al igual que un enfermo de cualquier otra patología lo requiere para mejorar su calidad de vida. Entonces, ¿cómo puede entenderse la homosexualidad sencillamente como otra opción de sexualidad, y ya? ¿Cómo puedo esperar, normal y tranquilamente a que mañana mi hijo, o hija manifieste su atracción por uno u otro sexo, como si de fresa o chocolate, o de azul o rosa se tratase?
Sin duda ahora, como otras tantas veces me ha pasado, me dirán homofóbico, pero no me siento como tal. Según entiendo “fóbico” refiere miedo, o animadversión, y no le tengo miedo a los homosexuales y mucho menos animadversión. Conozco varias personas homosexuales, (vecinos y compañeros de trabajo), y jamás han tenido ningún tipo de actitud agresiva hacia mi persona ni yo hacia ellos. Los trato como trato a todos y no permito en mi presencia que se les ofenda ni se les falte el respeto que como seres humanos merecen. Se de muchos que son mejores personas que otros tantos que se identifican como heteros. Pero soy honesto, quisiera que mis hijas definiesen sus preferencias sexuales acordes a la “dotación de hormonas” que corresponde a su género. Y que puedan sentir lo que sus padres cuando las concibieron, y lo que han sentido durante toda su crianza.
Reitero, no considero que la homosexualidad otorgue una condición inferior a nadie, como no considero tampoco que debamos mostrársela a nuestros hijos como otra opción a escoger. Son hormonas las que rigen nuestro comportamiento sexual, independientemente de la cultura en que nos formemos. Son las hormonas las que hacen sentir la necesidad del sexo complementario, y quizás sean ellas también las que hacen sentir eso que se suele llamar instintos, como los maternales. Por ello es que a la mayoría nos parece tan “antinatural” el que una madre rechace a sus hijos, o reniegue de la maternidad.
Todo lo anterior dicho es tan solo mi opinión. No intento ofender y espero no hacerlo.
Nota: en cuanto al feminismo y el machismo, los considero otra manera más de marcar diferencias. La Lucha debe de ser por la igualdad de derechos y deberes entre todos os seres humanos, con total independencia del sexo.

Roberto Ramos Mori

11 julio, 2018

Y de paso emocionarnos a todxs!

jorgealejandro1

11 julio, 2018

Lucas: Tienes toda la razón, por ahí van los tiros, ‘pero no es nada de locos, es un intento muy bien coordinado de deconstrucción de la sociedad occidental orquestado desde la izquierda y avalado por postulados del marxismo cultural y de la escuela de Frankfurt que ahora utiliza a minorías conflictuadas porque ya no puede inhtentar la revolución tomando como sujeto a la clase obrera. Es un ataque a todos los valores de loa sociedad occidental, empezando por nuestro concepto de familia; y no por gusto. Es un proceso gradual que se trata de imponer. No es igualdad ante la ley, sino igalitarismo impuesto desde la ley y que pretende instaurarse también en los currículos con que son educados nuestros hijos, que ignora la patria potestad; y que pretende decirnos a todos qué y cómo debemos pensar, y criminalizarnos si nos atrevemos a disentir. Te sugiero una bibliografía que es muy útil para comprender todo este fenómeno: “El Libro negro de la nieva izquierda. En torno a la ideología de género”, de Agustín Laje y Nicolás Márquez.

marx definía la ideología: “no sabes lo que haces, pero lo haces”. si alguno cree que su carácter de macho o su condición femenina personales no fueron construidas bajo patrones de poder, ideológicos, sino dependiendo de lo que traían entre las piernas, es que no entiende esto. y menos podria llamarse marxista, crítico o liberador. de lo contrario, las iglesias que se pronunciaron en estos días en cuba no invocaran “el diseño original” de la familia hetero para cuestionar la (presunta) admisión del matrimonio igualitario en la legislación. hacer este problema visible y discutible es obligatorio para resolver un asunto grave de la sociedad socialista: no liberar (que no otorgarle derechos legales) a la mujer, respetar a los gays (no meterlos en campos de concentración), ofrecer formas de expresión a los que piensan y son distintos –a nombre de una unidad que es y será siempre falsa. aquí nadie quiere imponer nada, jorgealejandro: se quiere quitarle anteojeras a gente como usted, que ya metió la conspiración en el potaje. esa clase de hipótesis paranoicas sabemos a quién le sirve.

Anton Milian

12 julio, 2018

Martica de mi vida, te dejo este mensaje desde el contén de mi oficina corporativa con WIFI porque no pude hablar el otro día contigo. Me alegré muchísimo con tan buena noticia. Tu gorgojitx será una personx espectacular como tú. Besos.

Parece que ya está están llegando a Cuba las tonterías de la corrección política

jorgealejandro1

12 julio, 2018

Pepe:
Si no lo quisieran imponer, no estaría pasando lo que en España, Argentina, Perú, Colombia, etc. Nada más que ver los videos en Youtube, es fácil. Y no creo en ninguna teoría de conspiración, me baso en lo que dicen abiertamente en el ala más radical de esta ideología, porque la mayoría son tontos útiles que tratan de arrimar su sardina a la brasa. Y gradcias que no tengo anteojerass, por eso nadie en este mundo me puede imponer ninguna ideología. Una cosa es que yo, y lo digo con toda honestidad, diga que las UMAP y los gulag; y la castración a los homosexuales en China sean auténticas aberraciones; una cosa es que yo no discrimine, ni odie, ni desprecie a nadie por su orientación sexual; y otra cosa es que admita que un eunuco hormonado y maquillado es una mujer, a despecho de la ciencia; una cosa es que yo reniegue de que se rechace a un gay en la sociedad, y otra que permita que a mi hijo pequeño le digan en la escuela que el no tiene género, sino que el género él lo tiene que construir. Ahí si no hay negociación posible conmigo. Cada cual haga con su vida lo que se le antoje, como yo lo hago con la mía, pero que nadie se meta, ni con mi familia, ni con mis hijos. El sexo no es solo biología, ni es solo construcción social, y esto último es lo que nos quieren vender. Los gays no llegan ni al 5 % de la población mundial, así que esa minoría no puede imponerle a la sociedad nbada de nada. Igualdad de derechos ante la ley no es lo mismo que igualitarismo desde la ley. esto no es solo matrimonio gay, es un paquete que se quiere imponer sin ningún consenso poco a poco, y detrás de esto hay un montón de plata para financiar estos lobbys. Si quieres te lees “El libro negro de la nueva izquierda. En torno a la ideología de género”, de Agustín Laje y Nicolás Marquez. Una vez lo hayas leído, lo podemos discutir cuando quieras.

“Si no lo quisieran imponer, no estaría pasando lo que en España, Argentina, Perú, Colombia, etc.”
Lo que está pasando es que se reconocen derechos que antes se negaban. La abolicion de la esclavitud, el voto femenino, la condena a la tortura también fueron corrientes globales. No hace falta la conspiranoia

Jorge Alejandro: si te parece imposición esta cuestión, ya arrancas de un prejuicio. lo que ese 5% que te resulta ínfimo hace es reclamar su derecho, que el 95 % restante hasta ahora quiso irrisorio e innecesario. no hay que leerse un libro para discutirlo. y tú con tu familia e hijo haces lo que quieres, si ellos te lo permiten. pero que necesitemos incluir estos derechos en la legislación vigente no significa que le vayan a imponer nada a nadie. por ejemplo, en muchos lugares la expresión “eunuco hormonado y maquillado” que usas para referirte a un transgénero, sujeto que te parece aberrante, es condenada por discriminatoria. pero como bien dices, “que nadie se meta, ni con mi familia, ni con mis hijos”. acabas de meterte, en la frase de arriba con el hijo, la familia, de alguien que merece tener sus derechos reconocidos. o sea, que no hay que ir lejos para ver de qué prejuicios parte el lenguaje de la exclusión que usas.

Muy bueno el texto. Pero, “testiga”??? Horrible esa palabra. Rompe con la cadencia de la lectura. Es solo una sugerencia estilística, sin intención subversiva jejeje. Felicidades!

Marta María Ramírez

14 julio, 2018

Desde mi oficina de WiFi de contén… hoy con brisas más frescas.

Montecrist, confunde sexo biológico con la culturalmente construida identidad de género. No hay una única forma de ser mujer ni otra única de ser hombre. Le aseguro por mi experiencia que no está relacionada solo con los genitales con los que se nace, que usted explica desde su Dios y yo busco otras respuestas. Todo, incluso qué genitales queremos, necesitamos, se trata de libertad.

TM.61 Gracias por las felicitaciones. La causa feminista no es homogénea, como no lo es ninguna ideología. En el feminismo que milito ambas luchas están de la mano, también contra la contaminación, la tala indiscriminada de bosques, la violencia venga de donde venga… resultados de un sistema patriarcal. Hay persona que no quieren, no están, incluidas en las categorías binarias. Eso enseñarían lxs profes hoy si estuvieran a tono con OMS y otras organizaciones y grupos. Le escribía antes que lucho por los derechos humanos todos, sin embargo, mientras haya discriminación por ser mujeres, hombres, trans u homosexuales, lesbianas y bisexuales, siento la necesidad de decirlo. También soy atea. He trabajado durante años para grupos e instituciones que trabajan estos temas desde la ciencia, como indicaba antes, con todos los ingredientes de la investigación científica. Usted quisiera que sus hijxs no sufrieran los prejuicios, las fobias de otrxs. Estamos en la misma lucha, le aseguro. Por eso quiero leyes que garanticen que mi Gorgojitx vivirá libre y será respetado en esa libertad con responsabilidad. No me ofende para nada. Canta Serrat: “Nunca es triste la verdad…” Lo contrario del machismo sería el hembrismo, no el feminismo. Prometo alguna columna sobre este tema, aunque ya lo he debatido en mis redes sociales (martamar77). En el momento en el que estamos, necesitamos de medidas de discriminación positiva para poder avanzar. Muchas gracias

Robert, emocionada…

Jorgealejan, paradójicamente a mí la izquierda conocida me ha parecido muy conservadora con lxs cuerpxs disidentes. Nada de lo que escribo es nuevo solo que es visible. Ya no hay miedos y existen estudios científicos, artículos periodísticos… que lo documentan desde hace años. Siento que usted me criminaliza también cuando disiento. Buscaré el libro. En su respuesta a Pepe ofende a luchadorxs valiosxs por su derecho a ser el hombre que es y por el derecho de sus hijxs. Creo que no se trata de que usted admita, se trata de que usted respete y nuestro Estado, nuestro gobierno, legisle, proteja e implemente políticas públicas para lxs que pensamos estos asuntos de otra manera. El género es culturalmente construido, sí. Hasta hace muy poco tiempo las mujeres no podían llevar pantalones o los hombres aretes porque no correspondía a su sexo biológico, y eso no salió de la nada, lo estipularon hombres, casi siempre blancos, casi siempre heterosexuales, casi siempre poderosos, casi siempre de grandes urbes. Esas estadísticas sobre población gay siempre serán un subregistro, provocado por la homofobia. Incluso aunque fueran minorías, habría que legislar para ellas. No se trata de imposiciones, sino de justicia. Serían legislaciones que, en cualquier caso, no le harían ningún daño a su masculinidad. Hablamos de equidad. Ojalá tuviéramos mucha plata para trabajar. Le aseguro que la mayor parte de mi lucha la he financiado con mi trabajo en otras lides y he sido voluntaria buena parte del tiempo. Mientras me acusan, sin pruebas, en medios oficiales de ser financiada por Trump, percibo que usted lo hace, sin pruebas también, al situarme en la conspiración tramada por la izquierda. Yo creo que debía prestar atención a las respuestas de Pepe. Gracias

Pepe, gracias

Anton, te quierooooooo

Javier, si se tratara de corrección política, llegó hace mucho, un poco tarde respecto a otros lugares del mundo. Pero llegó.

Mauro, conspiranoia. Te daré el crédito cuando use el término. Gracias por los argumentos.

Daddy, gracias. Lo tendré en cuenta. Pero confieso que me gusta lo que provoca esta ruptura, igual que cuando uso la x. Viva tu subversión siempre. Gracias miles.

Para el lector que quiera estar informado y sacar sus propias conclusiones después de leer puntos de vistas divergentes, les recomendaría dos libros. Curiosamente ambos escritos por homosexuales. Uno es “El comportamiento sexual de hombres varones” (1948) del mismo tema sobre la mujer (1953). El otro seria “After the Ball” de los estrategas homosexuales, Marshall Kirk, y Hunter Madsen.
En lo que se refiere al numero de entrevistados el estudio de Kinsey es considerado el mas amplio. Sus libros conmovieron a la sociedad americana y fueron Best Seller en su época. Recibió criticas positivas de las revistas Time y Life, es altamente usado por la Agenda Gay y es cita constante en todas las clases de “Educacion Sexual” en las escuelas publicas de Estados Unidos. No solo en USA sino en el resto del mundo es considerado “El Padre de la Revolución Sexual”. El Instituto Kinsey esta financiado por la Fundacion Rockefeller y actualmente también por el consorcio Playboy.
Sus estudios están llenos de cifras, tablas estadística y cruces entre tablas. Entre sus resultados entre otras cosas nos dice que el 70% de los hombre de aquellos años se habían acostado con prostitutas, que del 30-45% tenia relaciones extra-matrimoniales y que del 10% a un asombroso 37% de los hombres habían tenido relaciones homosexuales. Además de su “estudio profundo” sobre la sexualidad infantil Kinsey nos informa que el 10% de los hombres han tenido relaciones sexuales con animales, (3.6 % en las mujeres) y que en áreas cercanas a las granjas la cifra aumentaba a un 40-50%.

El problema principal que yo le veo a los famosos estudios de Kinsey es su “técnica de muestreo” y su “metodología”. Aunque es cierto que entrevisto a muchas gente, muchos datos no es investigación. En sus muestra no pudo ser mas selectivo. De lo que podríamos considerar una población adultos de hombres adultos aproximamente un 86% de la muestra estaban formada por una aberrante población de de presidiarios, prostitutas, pedófilos y homosexuales promiscuos. La muestra incluía a 200 psicópatas sexuales, 1400 entrevistados estaba en prisión por delitos sexuales, el mismo personal que participo en el “estudio científico” declaran que además de que Kinsey escogía muy selectivamente, al personal que iba a participar en la investigación haciéndole todo tipo de preguntas sobre su preferencia sexual, según miembros de su propio staff afirman, las tres cuartas partes de las entrevistas fueron destruidas secretamente, y que “forzaba” a los entrevistados a dar ciertas respuestas.

De especial interés es el capitulo 5 de su libro, Donde para probar “la sexualidad infantil” experimentó y violó a niños desde 5 meses a 14 anos. Todo esto hecho con su personal entrenado “técnicamente” En una ocasión sometió a uno de 1 ano por 24 horas para probar el numero de orgasmos que tenia. Se cronometraba.
Para el estudio de la pornografía filmaba a su mujer teniendo sexo con sus empleados, etc etc. En fin…. los estudios de Kinsey no son mas que un verdadero Fraude y este “Padre de la Revolución Sexual” el mismo era un hombre con serios problemas psiquiátricos.

He visto algo sobre el tema en castellano en la Internet.
ww.mercaba.org/Filosofia/Etica/gran_fraude_de_la_.htm

También un sitio católico Chileno con varios artículos interesantes,
http://www.accionfamilia.org/temas-polemicos/homosexualidad/tacticas-movimiento-homosexual/

También recomiendo por you tube conferencias de la Doctora Judith Reisman que fue de las primeras personas en denunciar este fraude que increíblemente ha influenciado tanto la cultura sexual y las Leyes de muchos países.

jorgealejandro1

16 julio, 2018

“El género es culturalmente construido, sí. Hasta hace muy poco tiempo las mujeres no podían llevar pantalones o los hombres aretes porque no correspondía a su sexo biológico, y eso no salió de la nada, lo estipularon hombres, casi siempre blancos, casi siempre heterosexuales, casi siempre poderosos, casi siempre de grandes urbes. Esas estadísticas sobre población gay siempre serán un subregistro, provocado por la homofobia. Incluso aunque fueran minorías, habría que legislar para ellas. No se trata de imposiciones, sino de justicia”

Yo no tengo espacio para ponerte la cantidad de ejemplkos históricos que echan por tierra de un plumazo esta definición de la ideología de género que has resumido magistralmente en un párrafo, solo te diré que el género es una mezcla de lo social y lo biológico: Solo hay dos formas de nacer, salvo excepciones que no son regla ni de lejos : hembra y varón. Y nuestro sexo, ni es solo biología, pues no nos diferenciaríamos de los perros, ni es solo cultural, dijera lo que dijera Simone de Beuvoir, que entre otras lindezas decía que el feto era un “párásito de la madre”. Lo de los derechos de los gays y de los que no son gays se resuelve respetando algo muy simple: Todos somos iguales ante la ley. Punto Creo que eso excluye cualquier discriminación. Cuando yo hablo de que se impone es porque nadie me puede llevar ante un juez por no admitir que un hombre de 55 años sea una niña de seis, o porque alguien que se cree un gato, no lo sea. Si se quieren “percibir” así en su vida privada es su problema, nada que objetar, pero absolutamente nadie en este mundo me puede forzar a que yo siga ese juego que las ciencias duras hacen polvo solo con una simple ‘prueba de ADN. Tampoco tengo que aceptar que en los currículos escolares se imponga el cúmulo de barbaridades que se están tratando de imponer en muchos países, hasta en los niños de primaria. Ya eso le costó el puesto a una ministra de educación en Perú ante la presión de los padres, que crearon un movimiento denominado “Con mis hijos no te metas”; y salieron a la calle por cientos de miles. Yo creo en la ciencia; y la ciencia , la de verdad, no cree en lo “políticamente correcto”: 2+2=4, Lo mismo para la derecha que para la izquierda. Y se quiere hacer adaptar a la ciencia a la política; y se ignoran a propósito los resultados, cuando, por ejemplo, trataron de quitar la pedofilia de los manuales de siquiatría y casi lo consiguen, de hecho la quitaron, pero después fue puesta de nuevo ante la indignación y la firme postura de los profesionales del ramo, precisamente tu frase: “Hay un gran debate sobre qué son patologías y qué no. Para mí, si no le haces daño a alguna otra persona, y puedes hacer tu vida más o menos socialmente útil, no sería capaz de hablar de locura.” demuestra cómo para ti la ideología es más importante que la ciencia, sobre todo si no coincide esta última con lo que a ti te gustaría cree, lo cual, claro está, ni es científico, ni mucho menos es serio.

jorgealejandro1

16 julio, 2018

Pepe:
La expresión “eunuco hormonado y maquillado” – ¿Dónde dije que me parece “aberrante” ?- no es más que una verdad. Una persona así se puede percibir como una mujer, puede ser feliz creyéndolo; y a mí me tiene sin cuidado, está en todo su derecho, es su problema; pero lo que sí te digo con todas las letras que me parece a-b-e-rr-a-n-t-e es que tú me criminalices si digo que es un hombre; y eso sí está sucediendo y es inaceptable, porque es torcer lo que una simple prueba científica demuestra con toda la facilidad del mundo. Es un hombre, y quizás su gran tragedia sea que, aunque se ponga un camión cisterna de hormonas y se ponga todos los implantes habidos y por haber jamás va a ser una mujer. es más, que deje de hormomnarse para que veas como la naturaleza le deja saber enseguida lo que realmente es. Eso no significa que yo lo margine o lo odie, pero la verdad es la verdad, le guste a quien le guste. Lo mismo de las mujeres que se “perciben como hombres”, amás lograrán serlo; y eso es lo que pretenden imponer desde la ley. Quieren imponer una dideología (Y ya el nombre lo dice todo), a despecho de la ciencia. es la dictadura del “yo quiero”, que sería el peor de los totalitarismos porque el “yo quiero” no tiene límites Un triángulo es un polígono de tres lados; y ya tu puedes percibir lo que te dé la gana, estás en tu derecho; pero no puedes legalmente llevar a juicio a nadie porque te lo diga, si tu crees que tiene nueve. No se puede falsear la realidad con ese nivel de irracionalismo. No se puede legislar a partir de postulados irracionales que nieguen verdades tan elementales que no vale la pena ni discutir, como no sea desde el fanatismo. La realidad es como es, aunque a ti no te guste. De eso se trata, solo de eso; y los grandes fracasos vienen por no reconocerlo, aceptarlo y aprender a vivir conforme a eso.

jorgealejandro1

16 julio, 2018

Marta
“paradójicamente a mí la izquierda conocida me ha parecido muy conservadora con lxs cuerpxs disidentes.”

Bueno, eso tendrías que discutirlos con todos los homosexuales rusos que pasarojmn por el gulag; con todos los cubanos que pasaron por las UMAP y por todos los chinos que sufrieron cárcel y castración hasta la década del 90. De mundo islámico, ni qué hablar.

Por cierto, veo que utiliza una “x” para no escribir el genérico. lamento que hayas caído esn ese absurdo ridículo que no muestra más que un nivel de ignorancia de proporciones oceánicas en lo que a lingüística y gramática se refiere, en primer lugar porque ignoras que el género en lingüística es una categoría gramatical, al punto de que hay cosas que en un idioma son masculinas, y en otros femeninas; y eso no está sujeto al cambio arbitrario de nadie. Ignoras, además que la lengua es un sistema, es decir, que al afectar a una parte, afectas al todo. ¿Qué hacer cuando la “a” no es marca de género gramatical como en “pianista”, “mapa” teorema”; o con la “l ” de inútil? ¿Vas a decir “pianistx” o “inutila” ?. las lenguas ni se cambian por decreto, ni por moda, ni por la ignorancia de un grupito conflictuado ideológicamente. ¿O me vas a salir que los idiomas los inventaron ” hombres, casi siempre blancos, casi siempre heterosexuales, casi siempre poderosos, casi siempre de grandes urbes”? ¿O me vas a salir como decía un miembro de la RAE burlándose de esa ridiculez que entonces, en el cuerpo humano “los brazos son miembros y las piernas son miembras”? De veras que pocas muestras de ignorancia en función de la ideología he visto como estas burradas. realmente el que tuvo esa brillante idea de lo único que dio muestras es de tener el coeficiente intelectual de ujn microbio. Ya los chinos lo dijeron con su sabiduría milenaria: “Ignorante no es el que actúa mal porque no sabe, sino el que sabiendo actúa como si no supiera”

Jose Ramon

16 julio, 2018

El tema es “intelectual” y no científico.
Solo hay que ver la verborrea de los comentaristas

Jose Ramon, el tema no es intelectual, es principalmente político. La agenda gay es una propuesta que tiene su ideología política, su organización, estrategias y tácticas para influenciar las legislaciones, una historiografía justificadora y hasta sus estudios “científicos”. En cuyo caso, entonces sus opositores se ven obligados a contrarrestar con otros que demuestran lo contrario. Una organización con estas características y objetivos tiene que ver con la Política y el Poder y así debe de ser tratada. Esto no es nada nuevo, ya la Agenda Política “Gay” viene caminando desde finales del siglo 19. Por aquella época se denominaban Uranianos. Estaban liderado por el Abogado Alemán Karl Heinrich Ulrichs. Su lema militante “Uranos del mundo, uníos” se hizo famoso internacionalmente. (sus opositores les llamaban simplemente pederastas). Ulrichs es considerado hoy en día “El Abuelo” del Movimiento Gay. A propósito de un libro escrito por el, Federico Engels en una carta a Carlos Marx fechada en 1875 decía sobre ellos que, “comienzan a contar sus números y descubren que son un grupo poderoso en nuestro estado. Lo único que falta es una organización, pero parece existir ya, aunque está escondida”

jajajajaja, cada vez que te leo me haces vivir de nuevo lo que pase con mi LucyFer… tan linda como siempre! Sabes, cuando entre a esa consulta también le dije lo mismo al médico que me atendió y me trataron de loca, bueno en fin sabes lo que dicen, es más de lo mismo… lo único que una pide es que sea sano, si de todas formas no lo puedes cambiar, no es un paquete que se devuelve si no te gusta su contenido… da igual el sexo de la criatura, es como si no estuviera ya definido por génesis en la concepción y saberlo cambiara algo, lo único que interesa es que tenga salud, y que te kiera y te respete como tu lo v a hacer con el o ella! un abrazo grande pero no muy fuerte, ahora hay que cuidar no apretarte mucho! besototes

Marta María Ramírez

19 julio, 2018

Tony, le respondo sus dos comentarios aquí. Le recomiendo actualizar bibliografías y le hago propuestas concretas, que si le interesan puedo prestarle de la biblioteca de Cáñamo. Plataforma Editorial Transmedial (https://caxamotransmedia.wordpress.com): Teoría King Kong, de Virginia Despentes (2013); En casa. Una odisea del espacio doméstico, de Mona Chollet (2017); Economía Feminista. Cómo construir una sociedad igualitaria (sin perder el glamour), de Mercedes D´Alessandro (2016, con licencia para nuestra plataforma de 2018); Unspeakable things. Sex, Lies and Revolution, de Laurie Penny (2015); Cuestión de sexos, de Cordelia Fine (2010). No por últimos ni más viejos, menos importantes, los libros del francés Michael Foucault: Historia de la sexualidad (1976) y Microfísica del poder (1980); y, por el valor en un contexto como el cubano y la visión totalitaria que intenta imponer el patriarcado mundial, refrescar con Los orígenes del totalitarismo, de la alemana Hannah Arendt (1951).
Recuerdo que Lenin, para 1918, había sacado a la homosexualidad de la lista de crímenes. Luego, Stalin, volvió a criminalizarla como buen fascista. De ahí otra herencia que arrastramos hasta hoy en esta isla.

Jorgealejan: Le respondo todos sus comentarios en este. No se trata de echar tierra.., ¿o sí? Pensé que dialogábamos sobre un tema en el que no estamos de acuerdo. Espero que nuestro (asumo que es cubano) país legisle para la justicia. Tenemos conceptos distintos de barbarie. Hay un sinnúmero de investigaciones científicas, avaladas por academias de “hombres blancos…”, que indican que no estamos tan equivocadxs.
Me está leyendo mal: cuando hablaba de la izquierda conservadora con lxs cuerpxs disidentes, sí me refería a las UMAP´s, a los otros campos de trabajo, a la penalización de la identidad de género, la resistencia a leyes de salud sexual y reproductiva, solo por ni estar de acuerdo con el aborto y otros tantos temas que esperaba esta tendencia asumiera no desde el conservadurismo… Le comentaba a Tony que para 1918, Lenin había sacado a la homosexualidad de la lista de crímenes. Stalin volvería a la carga…
Sí, creo que el lenguaje es sexista, machista, misógino. Pero usted ya sabe cómo pienso y escribe por mí. Solo le reafirmo.
No existe una verdad, Josealejan, aunque imagino usted también lo sabe. Si esta columna sigue o usted decide seguir leyendo mis textos, iremos viendo cómo seguimos mi bebé y yo. Con gusto, si intenta usted ser respetuoso (Me ha escrito cositas muy agresivas aquí. Leo: ¿burra? Ja), mantendré el diálogo. Estoy ejerciendo, desde el respeto, mi libertad de expresarme, que peleo aquí y ahora. Haga lo suyo sin violencias.

José Ramón, le recomiendo bibliografía que compartí para Tony.

Roberto

25 julio, 2018

Excelente artículo, lástima que la autora caiga en el juego de cambiar las vocales por consonantes (a,o por x), como dice Jorge Alejandro es tomar el idioma (o deberíamos decir idiomx? ) y lanzarlo al piso. La RAE ya se pronunció al respecto de esa nueva “moda” inventada por personas que creen que por escribir X son más inclusivas (no me estoy refiriendo a la autora de este artículo no lo tome como un ataque personal, sino a los las que iniciaron esta tendencia, nuevamente me pregunto si debo escribir lxs? )
Los idiomas tienen sus reglas gramaticales, sus normas de pronunciación, me pregunto como van a pronunciar :
Lxs niñxs son seres humanxs pequeñxs. Supongo que también eliminarán los artículos Él o Ella, seremos X. El “yo” también dejará de usarse pues por tener una “o” al final es sexista masculino.
En fin, usar una X para referirse a ambos géneros es un error y no significa mayor inclusión.
Luchemos por la igualdad de derechos (derechxs???) entre géneros, no nos veamos como hombre-mujer sino como seres humanos. Hay muchas cosas más importantes por las que luchar que escribir una X donde siglos de evolución de una lengua han demostrado que no va.
Por lo demás, muy buen artículo, el sexo es biológico, lo otro es preferencia sexual y cada quien debe ser libre de ejercerla como le plazca sin discriminación.
Muchas gracias
Saludos.

Marta María Ramírez

7 agosto, 2018

Roberto, sí creo que hay que cuestionarse a la RAE y su ideología, no solo machista sino clasista, racista, entre otros males que aquejan a los que aprueban qué se nombra y cómo (Fíjese que uso el masculino, como me comenta alguien irónicamente antes en un comentario, casi siempre son -o equivalen- a hombres blancos, de grandes urbes occidentales, académicos, científicos, con dinero y poderes políticos). La propia RAE ha ido modificando esas reglas y adaptándose, lento, muy lento… en un reconocimiento de que el lenguaje es ideología. La x la tomo prestada para incluir. Ojalá fuéramos seres humanos y punto, pero ser mujer u hombre -mujeres u hombres o personas que no quieren estar en estas categorías culturales- tiene sus diferencias, claras desde el lenguaje. Como también, las definiciones del diccionario de negro, por ejemplo. Hay colegas que usan la e para el genérico. Podría ser una solución eufónica. Esta es parte de mi lucha, que seamos vistxs con equidad. La considero tan importante como las otras a las que me enfrento día a día. Le respondo desde lo personal porque no me siento en el derecho de escribir en nombre de otras personas que también usan la x u otras variantes.
Seguimos en la lucha por separar lo biológico de lo cultural. Por la no discriminación. Estoy con usted en esta lucha, aunque con el lenguaje y sus reglas estemos en desacuerdo. Gracias a usted. Un abrazo

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Armar la nación

Opinión Gráfica