Una auditoría de género para la nueva Constitución

La norma que regulará las condiciones de nuestra libertad está en juego. Por tres días, se debatió el pasado fin de semana el Anteproyecto de la nueva Constitución en el parlamento cubano. El suceso acaparó la atención de la prensa nacional e internacional sobre el país.

Hoy sabemos que no habrá reforma constitucional. Será una nueva Constitución, diferente a la de 1976. Puertas adentro, durante las sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular se comenzó a cocinar la Ley de leyes de nuestra República, en su primera versión elaborada por una comisión parlamentaria. Puertas afuera le seguimos la pista. Por ahora, la ciudadanía ha sido observadora. En unas semanas podremos participar todos en la Consulta Popular.

Algunos analistas prefieren, de momento, interrogar el proceso, y no adelantar conclusiones sobre cómo terminará. ¿Qué es una Constitución? ¿Por qué nos debe importar? ¿Qué dice a la vida común de quienes habitamos Cuba? ¿Qué dice el procedimiento elegido para elaborar la nueva Constitución sobre el tipo de relación entre Estado y ciudadanía que se está conformando en fecha poselectoral? ¿Por qué no una Asamblea constituyente, con su consecuente publicidad democrática?

El curso del proceso hablará sobre la posibilidad o imposibilidad del soberano –el pueblo– en Cuba de asegurarse derechos y garantías.

El desenlace que tenga esta coyuntura también permitirá examinar la relación entre legalidad y legitimidad. Los contenidos de la ley no siempre tienen legitimidad popular: pueden no asentarse en aspiraciones, normas, convicciones o costumbres sociales. La legitimidad popular no siempre logra asentarse en ley, pero aspira a lograrlo. Las consecuencias de la Consulta Popular revelará si asuntos con legitimidad popular pueden asentarse en la Carta Magna.

Algunos colectivos y voces individuales han tratado de incidir, desde la sociedad civil, en el proceso. Y se adelantaron a él con voluntad de agregar demandas. Fueron pocos, lamentablemente.

Los análisis –no oficiales– más sistemáticos están evaluando las consecuencias socioeconómicas de los posibles cambios constitucionales. El blog El Estado como tal, del prominente intelectual cubano Pedro Monreal, sigue la pista a las sesiones y noticias, y analiza sus implicaciones.

Previo a los debates del parlamento, uno de los esfuerzos ciudadanos más notables se formuló en un documento colectivo que listaba demandas específicas a quienes tienen potestad constituyente. El documento atendía a derechos y garantías para las personas de la comunidad LGTBIQ. Entre ellas, el matrimonio igualitario y cambios que aseguren la no discriminación por orientación sexual o identidad de género. El texto realizó propuestas concretas respecto a artículos constitucionales y a normas legales como el Código de Familia o Código de Trabajo.

En efecto, el asunto del matrimonio igualitario es uno de los que más perturbación causó en los días previos a las sesiones constituyentes y durante las mismas. Grupos católicos y evangélicos circularon una carta abierta en contra de su inclusión en la nueva Constitución. Las redes sociales se activaron y medios de prensa tomaron nota del debate. Ya en las sesiones parlamentarias, la discusión estuvo entre las más interesantes de las jornadas. No hubo unanimidad ni pasó el asunto como vuelo de pájaro.

El Artículo en cuestión es el 68. A esta altura, ya es un hecho que la redacción que será sometida a consulta popular regulará que el matrimonio es la unión voluntaria concertada entre dos personas con aptitud legal para ello –y no restrictivamente entre un hombre y una mujer. Si la voluntad popular lo reafirma, el enunciado obligará al Código de Familia a normar el matrimonio entre personas del mismo sexo. El tema es trascendente. Invoca una discusión de suma actualidad global. Se ha llegado a decir que en él se juega nuestra revolución “del 68”.

El mismo artículo 68 convocó otro debate. La Constitución vigente establece que el matrimonio “descansa en la igualdad absoluta de derechos y deberes de los cónyuges, los que deben atender al mantenimiento del hogar y a la formación integral de los hijos mediante el esfuerzo común”. Según Mariela Castro Espín, esa redacción circunscribe los fines del matrimonio a dos: mantenimiento del hogar y formación de los hijos. La diputada planteó una redacción diferente basada en el siguiente argumento: el fin de los matrimonios no es sólo reproductivo; la Constitución no debe responder a esa imaginación –católica–. Por el contrario, podría expresar que el matrimonio supone el compromiso común de los conyugues en los fines que ellos definan.

El tema fue largamente discutido. De un lado, la mencionada diputada Mariela Castro Espín, Homero Acosta, y Majela Ferrari. De otro, Gerardo Hernández Nordelo, Ariel Mantecón, Marcia Cristóbal y Yolanda Ferrer, rechazaron el cambio, que se calificó como arriesgado o innecesario. El resultado no fue el propuesto por Castro Espín. El artículo quedó como ya estaba previsto y la Constitución seguirá indexando los deberes del matrimonio a la tenencia de hijos. Sin embargo, se logró que la propuesta de texto constitucional hable de “las familias”, en plural, y que se asegure para toda la diversidad de familias, los mismos derechos. “Todos los derechos para todas las personas”, sentenció Mariela.

Hay razones para que Cuba atienda debates sobre las relaciones de género. Una es la adscripción del país a convenios internacionales.

Cuba es firmante de la “Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer” (1980); de la “Convención sobre los derechos políticos de la mujer” (1954); de la “Convención Interamericana sobre el otorgamiento de los derechos políticos a la mujer” (1949); de la “Convención Interamericana sobre el otorgamiento de los derechos civiles a la mujer” (1951); de la “Convención sobre los Derechos del Niño” (1991), entre otros acuerdos.

La Constitución de la República de Cuba aún vigente asegura la protección estatal de la familia, la maternidad y el matrimonio (Art. 35), y proscribe la discriminación por motivo de sexo (Art. 42). El Art. 44 regula que la mujer y el hombre gozan de iguales derechos en lo económico, político, cultural, social y familiar y consagra que el Estado debe garantizar que se ofrezcan a la mujer las mismas oportunidades y posibilidades que al hombre, para que esta pueda participar en el desarrollo del país.

Para lo anterior, la Constitución prevé la existencia organizada por el Estado de instituciones educativas y de cuidado de los niños y las niñas, que permitan el desarrollo laboral y profesional de la familia, específicamente de las mujeres trabajadoras. La licencia materna –pre y post parto– tiene rango constitucional. El Art. 54 regula el derecho de reunión, asociación y manifestación de las mujeres, a través de las asociaciones de masas y sociales (en este caso, la Federación de Mujeres Cubanas).

En esta coyuntura legislativa –la de mayor trascendencia desde 1976– deberían revisarse los derechos y garantías que aseguran la progresiva equidad entre hombres y mujeres y la no discriminación en base a la orientación sexual e identidad de género. Hacerlo implica rutas diversas. Por ejemplo, la revisión de los contenidos de la Constitución de 1976 para su reforma; y la puesta al día sobre cuáles son los debates regionales y globales en esa materia.

Elevar a rango constitucional asuntos relacionados con las violencias de género, promover la representación paritaria de hombres y mujeres en la política, reconocer la necesidad de políticas de acción afirmativa (y no solo aseguramiento de las mismas oportunidades), otorgar estatus productivo al trabajo de cuidados no remunerado, son algunos de los temas que tendrían que ponerse sobre la mesa.

¿Qué posibilidad tendremos como ciudadanía de agregar demandas en la Consulta Popular para que se constituyan en norma?

Hay otros retos que habrá que asumir antes de que cierre el proceso. Por ejemplo, la revisión del lenguaje utilizado en todo el texto constitucional (evitando expresiones sexistas o excluyentes), el análisis cuidadoso de la interpretación que podría realizarse de artículos específicos que puedan atentar contra la igualdad de géneros o reproducir la desigualdad, y el examen de la distribución de la estructura de poder que va a generar el documento, o fragmentos de él.

Las sesiones de la Asamblea y el proceso que abren es un buen momento para realizar una “auditoría de género” a la Constitución, y sostenerla más allá de la coyuntura legislativa. Hacerlo permitiría asegurar que nuestra Constitución gane en legitimidad, proyecte aspiraciones igualitarias, reconozca las diversidades realmente existentes, y asegure el desarrollo de recursos legales efectivos para proteger y garantizar derechos.

Artículos Relacionados

Comentarios

Con tantos palos que te dio la vida…. Este poema de Fayad Jamís es lo que me viene a la mente para decir que con tanto problemas que hay en Cuba, el tema del matrimonio igualitario es el más discutido.b

jorgealejandro1

24 julio, 2018

¿Por qué es tan difícil entender que el único sentido del contrato matrimonial es asegurar al posible fututo ciudadano descendiente de la pareja casada? El mal llamado matrimonio igualitario, y las pretenciones de los gays de adoptar hijos son una versión deformada de lo que es la verdadera familia; y en el fondo tiene fines políticos que nada tienen que ver con el reconocimiento de derechos que se aseguran con un simple: “Todos los ciudadanos son iguales ante la ley” y “nadie será discriminado por su orientación sexual”. Punto. No se puede privar a un huérfano, que es el resultado de las reloaciones entre una muijer y un hombre, a tener un padre y una madre. En este sentido todos los demás derechos se tienen que subordinar a los derechos del niño, no de los adoptantes, porque ujn nioño no es un animalito de compañía, ni tampoco puede ser el medio de satisfacer las fantasías personales de nadie. Todas las estadísticas al respecto muestran que hay más parejas de hombre y mujer con ganas de adoptar, que niños huérfanos ofrecidos en adopción. Nada, absolutamente nada, justifica darle un niño a una pareja gay cuando hay un matrimonio de mujer y hombre con condiciones para acogerlo. Privar al niño de tener una madre y un padre adoptivos, a semejanza de los que lo trajeron al mundo, es un derecho del niño que sería una canallada violarle.

La posicion de Yolanda Ferrer es indicador no solo de su opinion personal sino tambien de la FMC, organizacion que hace muchos años perdió su rumbo. Sería bueno escribir o leer algo que responda a la pregunta: para qué sirve la FMC.
GRACIAS por el texto!

Evarina

25 julio, 2018

Muy bueno. Lo que me pregunto es si se planteó algo acerca de los “salarios”, yo como la mujer del piojito, dale que dale con este asunto, recuerdan aquello de que “la última instancia es la producción y reproducción de la vida”??, de la cotidiana, de la de la mayor parte de la gente que no tiene de otra que rebuscarsela?. Recomiendo ¿Precariado en Cuba?, de Dimitri Prieto Samsónov, “Espacio Laical”, 1, 2018. Otro articulo ahí importante, “Pensando los símbolos” de Rodolfo Alpízar Castillo, ambos resumen la situación actual en la materialidad de la existencia, que se sabe es material y espiritual. Ojala y sobre estos asuntos tambien se debata y no solo se den opiniones, como tanto he visto y escuchado decir, sino criterios. Y la verdad que por ultimo ni se porque todavia me entusiasmo y digo algo, porque yo ya lo que estoy es agotadisima y recordando la canción de Habana abierta era?, el futuro es cuestión de mandarse a correr!!!, la dirección, yo no la se, que se yo donde voy y no es falta de fe es que ya no se lo que hacer….Abrazos y buena suerte!!!

Creo que el hecho de ser gay o lesbiana no hace ni mejor ni peor a una persona, es su derecho a elegir, no debe ser discriminada por ello. Ahora, ya sabemos que hay homosexuales y “homosexuales”. En cuanto al matrimonio igualitario considero que sería un paso cuanto menos temerario, por lo que implica como concepto de familia. Me preocupa las consecuencias que pudiera tener sobre la formación de los niños. Nuestra sociedad es aún altamente machista y ya sabemos que los niños, en su ingenuidad, también pueden ser muy crueles. ¿Cuál sería la reacción de un niño si se burlaran de él por tener una mamá y un papá del mismo sexo? Tendrán todos la capacidad de entender que eso es “normal” cuando hay otros que tienen un papá hombre y una mamá mujer? ¿Cuál sería la afectación psicológica de esos niños, si pudiera haberla? No sé, me preocupa también que por el viso de “normalidad” algunos en su inmadurez pudieran caer en relaciones homosexuales cuando en realidad no es esa su naturaleza. Pienso que algunos pudieran superar esas experiencias, otros quizás no, y es ese el daño que me preocupa. Son dudas que me surgen, entre otras muchas.

La igualdad de derechos no tiene absolutamente nada que ver con que en el español las formas neutras del plural se expresen igual que el género masculino, es una solución que históricamente adoptó la lengua en su evolución hacia la eficiencia en la comunicación. El lenguaje claramente cambia, pero no con imposiciones. Si quieren luchar por la igualdad, preocúpense de los millones de mujeres en África que sufren mutilación genital, por la prostitución infantil en Tailandia y otras causas realmente progresistas. No quieran imponer la agenda de un grupúsculo como si fuera la primera prioridad mundial. Respecto al matrimonio gay, estoy 100% de acuerdo. Derecho de adopción? Pienso que hay que estudiarlo mejor. En qué medida la orientación sexual de los padres influencia la de los hijos? Si la respuesta es no, no las influencia, pues adelante con el derecho de adopción. Pero debe ser científicamente comprobado, con los respectivos controles. La homosexualidad no debe ser ni perseguida pero tampoco estimulada.

Si el concepto del matrimonio es garantizar la reproduccion de la especie tendrian que empezar a multar a las parejas que no quieren tener hijos, deciden tener uno solo, lo que no garantiza la permanencia de la poblacion, prohibir el uso de condones, o condenar a aquellas mujeres que se practican el aborto. No se puede mirar esto solo desde el punto de vista cristiano por dos motivos: la humanidad no empezo en el cristianismo y segundo: todo el mundo no es cristiano y por tanto no se puede imponer esa filosofia a la cañona. En los lugares donde el matrimonio del mismo sexo esta aprobado hace años la vida continua como siempre y saben por que?, porque la gente no se mete en la vida ajena

El Nuevo Orden Mundial sionista lo que pretende con la imposición del “matrimonio” gay y otras (trasgenderismo e ideología de género) es despoblar la tierra para mantener completamente controlada a a que queda de la población.

jorgealejandro1

26 julio, 2018

Rey:
El objetivo del contrato matrimonial no es “asegurar la reproduccoión de la especie” porque eso se puede hacer perfectamente sin casarse, sino garantizar los derechos de la posiible descendencia y protegerla legalmente. Por eso el matrimonio gay no tiene sentido, ya que no puede producir una vida nueva, que solo es posible a través de las relaciones hombre-mujer. El matrimonio es una institución social y tiene una razón de ser, al margen de las fantasías de los individuos. El problema de todo esto es que el matrimonio gay es solo un elemento de un paquete llamado “ideología de género” que sí, está causando muy serios problemas en los países en que se está aplicando, porque ataca, so pretexto de defender derechos de minorías conflictuadas, las libertades civiles funsdamentales de los individuos. Karel tiene toda la razón cuando dice en su comentario que : es “la agenda de un grupúsculo como si fuera la primera prioridad mundial”. Pero es que este grupúsculo tiene lobbys poderosísimos detrás; que son los que verdaderamente tratan de conseguir sus fines a través de esta ideología, y son fines políticos. Infórmense sobre lo que está pasando ahora mismo en Argentina y España, por ejemplo. Infórmense sobre los crecientes movimientos de protesta contra esta ideología en varios de los países de Latinoamerica. Aclaro especialmente que esta ideología no ha llegado todavía con fuerza a Cuba, pero hago hincapié que lo hace en forma gradual, midiendo fuerzas, yendo de a poco y haciendo como el refrán: “Hacerse el muerto para ver el entierro que te hacen”. Esto es ingeniería social y totalitarismo de la peor clase, porque es la dictadura del “yo quiero”; y el “yo quiero” no tiene límites; y son ataques a la libertad individual, a la libertad de conciencia, a la libertad de expresión, a la libertad religiosa; y a los derechos civiles de los individuos, es un ataque a nuestra civilización en su forma actual. Y se trata de imponerla desde la ley y sin consenso, porque en las urnas no ganaría ni de lejos. Se trata de imponerla en los currículos escolares desde la primaria; y ya hay maestros expulsados y procesados legalmente por no estar de acuerdo; hay individuos sentenciados legalmente por expresar su desacuerdo; hay sacerdotes llevados ante un juez por decir en la iglesía frente a la feligresía que la Biblia condena la sodomís, lo que es verdad. Esto no se trata, no obstante- y entiéndase bien- de un problema religioso, sino político. Hay un libro revelador escrito por dos argentinos: “El libro negro de la nueva izquierda. En torno a la ideología de género”, de Agustín Laje y Nicolás Márquez, que recomiendo a todos para que tengan una visión del problema y saquen sus conclusiones. Vean en internet los movimientos en Perú, en Chile, en Costa Rica, en España, en Argentina a favor y en contra de esta ideología. Infórmense para que no les coja de sorpresa cuando en Cuba le vean su verdadero rostro.

Omar Gutiérrez Arenas

27 julio, 2018

Hola Ailynn,

Se nota entre los comentarios una molestia que me es familiar y que no comparto. Y preocupaciones que son válidas. Me parece razonable el que se tema que una parte importante de la sociedad cubana no está preparada para aceptar varios de los cambios propuestos en torno a la definición de matrimonio. También en Cuba hay una parte importante que le da poca importancia a esa institución. Los cuentos de novios, o no, que se “casaban” para tener acceso a la caja de cerveza y un fin de semana en un Hotel resuenan aún en mi memoria. De las estadisticas de esta y otras innovaciones en torno a la institución no tengo ni idea. Deben haber muchos que se casaron de verdad. Ya el tiempo dirá. Vamos a ver como reacciona la gente en las calles durante la consulta. Es probable que el tema atraiga atención, siendo así un soporte más para la legitimación de un proceder que busca validación o comprensión como una forma democratica más. Sobre todo fuera de Cuba.
A los varones le recomiendo que usen cualquiera que sea el tiempo de licencia de paternidad disponible donde se encuentren. Es una experiencia única que les dará además una perspectiva un poco más sensible sobre la carga que implica la crianza de los hijos y como ello puede limitar el crecimiento profesional de las mujeres. El estado actual de cosas es sensillamente injusto. Del abuso físico, psicológico y financiero asumo que no hace falta hablar acá. Si la hembra no se te da libre, estas viviendo una fantasia, broder. Un cuento. Un abuso.
Una vez dicho esto que es lo más importante a mi parecer, alerto y alertaré tambien de algo que he vivido en carne propia. El activismo en una causa tan legítima como esta sufre de los mismos males de corrupción, extremismo y oportunismo que las causas más nobles. Y diría que más. Esta no es una lucha de clases. La desigualdad y la discriminación de mujeres y personas con otras maneras de entender el amor permea todos los estratos. No es que esto lo disminuya ni mucho menos. Es simplemente diferente, pero sus excesos son también muy particulares. Cuidado. Muchísimo cuidado. Pero pa´lante! Libertad financiera y crianza compartida!

Un fuerte abrazo,

Omar

una pregunta a quienes nos aclaran que “el fin del contrato matromonial es asegurar la herencia (material o no) para los hijos y que entonces solo tiene sentido para las parejas hombre y Mujer”. No creen que, el fin del ese Contrato es asegurar la comunidad de bienes de esas personas, primero, darles esa seguridad, que pueden obtener cosas a manera individual o matrimonial, y que ante la falta de él o ella, la persona que quede siga siendo propietario/a para neneficiar así a los hijos???? Yo creo que en realidad esa sí, fíjense que si un matrimonio de hombre y mujer no tiene hijos y uno de los cónyuges muere, el otro hereda o asume, sigue representando las pertenencias de los dos. Hay viudas cubanas que disfrutan de la pensión de un amrido al que nunca le parieron nada!!! Pero al haber matrimonio legal, hubo protección legal. Entonces Matromonio no es “para heredar a los hijos” es “para proteger bienes en común, proteger decisiones tomadas en común”, para garantizar “representarse en común”. t garcias a eso es que pueden heredar. ustedes los “biológicistas” o no saben bien del tema legal o les gusta intencionalmete falsearlo. A las parejas de un mismo sexo les puede ser completamente beneficioso, les resulta necesario y útil, algún tipo de contrato legal que proteja sus uniones. Incluso ayudaría contra las descalificaciones de los “biologicistas”.

jorgealejandro1

28 julio, 2018

Malco:

La respuesta es muy fácil: Aunque en el contratom marttrimonial, efectivamente, se tienen en cuenta los bienes adquiridos en común durante el matrimonio, se tienen en cuenta dos cosas: 1- Que los posibles bienes hereditarios o a compartir en caso de separación se hayan adquirido durante el matrimonio y no antes. 2- La opción del matrimonio con la claúsula de separación de bienes, es decir, que en caso de divorcio, no se comparte nada. Lo que no existe es el dejar desamparados a los hijos. Y, si lo que te interesa es que las parejas homosexuales puedan heredar o compartr bienes, eso se arregla muy fácil: Ampliando las libertades testamentarias y añadiendo los acápites correspondientes a la Ley de seguridad social. Al estado no le interesa absolutamente nada – ni tiene por qué interesarle – con quién se mete cada cual en la cama, pero sí le interesa la natalidad y el bienestar de los futuros ciudadanos.

jorgealejandro1

29 julio, 2018

Malco:

Una aclaración, si de “biologicista” tratas al que no supedita los resultados de las ciencias a la ideología, y menos a esa mamarrachada que llaman “ideología de género”, conformes, soy biologicista. La ciencia no puede nunca ser interpretada desde presupuestos culturales o “ideológicos” No existen la genética,. ni la neurología, ni la anatomía gremiales. La ciencia es un predicado universal; y a los resultados de la ciencia le importan un pito tus sentimientos: 2 más dos es cuatro, te sientas mal o te sientas bien.la ciencias son construcciones operatorias racionales y categoriales, basadas en interpretaciones causales, objetivas y sistemáticas de la materia. La ciencia es un saber por causas y es un saber objetivo que rebasa la voluntad del individuo o del grupo social. Por eso, por mucho que quiera, un eunuco hormonado, maquillado y operado jamás será una mujer por mucho que lo desee, porque a su secuencia de ADN ni le va ni le viene lo que sienta. Es la que es y punto. Por eso es tan ridícula y tan propia de ignorantes ideologizados esa especia de neolengua orwelliana que tatan de imponer con el nombre de “lenguaje inclusivo. Construir una lengua lleva siglos; no se puede improvisar una lengua. construir una lengua lleva recursos humanos, es decir, millones de hablantes, y lleva cientos de años el que se desarrolle. esta neolengua Está condenada desde su nacimiento porque el grupito ideologizado que la chapurrea y pretende imponerla no da ni de lejos para que ese disparate tenga futuro. La ideología en estos casos deviene enemiga de la libertad individual. No volveremos a los tiempos de Galileo. No es permisible bajo ningún concepto usar la ideología y la elngua en contra ni de las ciencias, ni en contra de la libertad individual o colectiva. La razón no tiene que respetar las creencias, son las creencias las que tienen que demostrar hasta qué punto son compatibles con la razón. Es la razón la que pone a las creencias en su sitio. La ciencia no puede reducirse a la cultura, y menos a la ideología, porque ideologías y cultura cambian históricamente, mientras que el teorema de Pitágoras sigue siendo el mismo de hace 25 siglos ¿Nos entendemos? La ciencia no cambia porque las ideologías cambien. La ciencia no es hija de la política, ni de la cultura; los problemas científicos no tienen soluciones culturales, que es lo que crees tú cuando llamas “biologicistas” a otros; y es por eso que no te queda más remedio, a falta de argumentos verdaderamente científicos que usar la descalificación y la represión del disenso. La realidad no tolera a lo que no es compatible con ella. Tú, desde el p’unto de vista individual, puedes imainarte todo lo que quieras que eres Superman, estás en todo tu derecho, pero el día que te subas con tu capa a un décimo piso y pretendas volar, comprobarás, si sobrevives, esto que te acabo de decir. Lo que no puedes pretender bajo ningún concepto es que yo u otros participemos de tu fantasía fingiendo que de verdad eres un kriptoniano; y, por supuesto, muchísimo menos puedes pretender imponérnoslo.

Pandiame

31 julio, 2018

Una auditoría a la libertad es lo que hace falta, hay problemas mucho más graves en la nación cubana, entre ellos el citado de la libertad, a tratar y discutir entre cubanos si es que queremos un país democrático donde podamos estar todos independientemente de como pensemos ideológicamente.

Yo lo que no entiendo para nada es como un gobierno que impide la diversidad ideologica y politica, que sí es lo más natural del mundo, incluso en nuestra historia como nación (y que se ha desvirtuado lamentablemente a partir de episodios estrictamente coyunturales de la guerra del 95) y esté a favor del matrimonio entre dos personas del mismo sexo, que si es antinatural. No es que esas personas no tengan derecho a determinada protección legal en caso de unirse como parejas, al margen de que tampoco sean discriminadas por su condición de tener esa orientacion sexual, pero no se puede permitir que una institución creada para la fundación y desarrollo de la familia sea utilizada para satisfacer aspiraciones de quienes no tienen derecho ni aptitudes para eso. Y esgrimir que los derechos de adopcion de esas parejas gays serán regulados por la ley, es una vaselina de tres por kilo.
Y para demostrar que la Asamblea Nacional no sirve para nada, se aprobó por unanimidad un texto con muchos puntos polémicos, incluso diputados religiosos aprobaron ese articulo, que debieron exigir votaciones en esos aspectos neurálgicos, pues esas ¨discusiones¨ que vimos en la TV se diluyeron en nada. Para cogerles todavia más lástima.

Marcos Drass

1 agosto, 2018

Leer los comentarios que acá se citan la verdad que me crean un dolor de cabeza terrible, por como personas con un nivel intelectual alto, que tienen una educación desde la base hablen tantas estupideces y se rijan a esterotipos gastados, marginales y discriminatorios. Las personas sea cual sea su orientación tienen derecho a establecerse y formar familia, a las personas HOMO desde que nacieron nunca se les educo que fueran gays o lesbianas y al final al madurar se definieron como HOMOS, por tanto, el que una pareja HOMO adopte un niño no significará que este en el futuro se manifieste como tal. Por tanto, por favor, pensar antes de escribir tantas sandeces y les pido ser empaticos ante todo.

jorgealejandro1

1 agosto, 2018

Marcos:
El gran problema de los abanderados de las ideologías de moda son, precisamente, las personas “con un nivel intelectual alto, que tienen una educación”, y lo son, efectivamente, porque esa formación les permite razonar a tal grado que se dan cuenta de los despropósitos y las sinrazones de las personas que tratan de sustituir la razón, la ciencia misma por la ideología. Ni la razón ni la ciencia están supeditadas a la ideología,ni de un individuo, ni de un grupo. La razón no se supedita a las creencias de nadie, al contrario, son las creencias las que tienen que demostrar hasta qué punto son compatibles con la razón. Un niño es producto de la relación entre un hombre y una mujer; y cuando se adopta a un niño, lo primero que hay que tener en cuenta son los derechos de ese niño, no los derechos de los que lo quieran adoptar. Ese niño, que estápor encima de todo tiene todo el derecho del mundo a recuperar lo que perdió: un padre y una madre; desde el punto de vista científico, ningún psicólogo ni ningún pediatra que se respete dirá que es loo mismo ser criado por una pareja de hombre y mujer, que por otra del mismo sexo, absolutamente ninguno. Si consultas las estadísticas del país que quieras, verás que hay más aspirantes a adoptar, que niños disponibles para adopción; y que la mayoría arrolladora de aspirantes son parejas de hombre y mujer. No hay absolutamente ninguna razón para dar preferencia en este sentido a una pareja gay, porque, repito, lo único que verdaderamente debe ponerse en primer lugar es el niño, no las fanrtasía personales de nadie. Un niño no es un animalito de compañía, ni medio para tratar de borrar frustraciones o anhelos imposibles desde el punto de vista de la naturaleza, sino que es un fin. La adopción es un intento de hacerle recuperar lo que ha perdido, que no es precisamente unops padres del mismo sexo. Esto no tiene nada que ver con discriminación, ni con “homofobia”, ni con “estupideces” ni “sandeces”, únicos argumentos que los que son como tú usan a falta de razones verdaderamente científicas y de peso para debatir. Eso si son estereotipos, por eso es que tratan de imponerlos sin tener el consenso de la mayoría y solo tienen a mano descalificaciones, pero las personas que tienen un nivel de educación y aprovecharon la escuela saben que la realidad no tiene que quedar bien con nadie, y que son las personas que realmente no tienen una formación científica y cultural sólida en la mayoría de los casos esos que forman estas minorías conflictuadas que tratan de ignorar la realidad pera imponer sus dogmas, como si estuviéramos en tiempos de Galileo, pero ¿Quieres que hablemos de discriminación pura y dura? Vamos a hablar: en estos momentos en que escribo los siguientes países castigan la homosexualidad con la pena de muerte:
Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Irán, Mauritania, Somalia, Sudán del Sur, Yemen. Por cierto, el gobierno cubano se negó a apoyar una resulución de condena a estos países en la ONU
Los siguientes países la condenan a penas de cárcel que varían entre unos meses y cadena perpetua:
Argelia ,Libia, Nigeria, Marruecos,Túnez,Gambia,Guinea, Senegal, Togo, Camerún,Santo Tomás y Príncipe, Burundi, Comoras, Yibuti, Eritrea, Etiopía, Mauricio, Uganda, Tanzania, Botsuana, Namibia, Baréin, Kuwait, Líbano, Omán, Qatar, Siria, Afganistán, Bangladesh, Bhután, Maldivas, Pakistán, Sri Lanka,Corea del Norte,Brunéi,Indonesia, Malasia, Myanmar, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Samoa
En estos países se aplican las mismas penas solo a la homosexualidad masculina:
Argelia, Libia, Nigeria, Marruecos, Túnez, Gambia, Guinea, Senegal, Togo, Camerún, Santo Tomás y Príncipe, Burundi, Comoras, Yibuti, Eritrea, Etiopía, Mauricio, Uganda, Tanzania, Botsuana, Namibia, Baréin, Kuwait, Líbano, Omán, Qatar, Siria, Afganistán, Bangladesh, Bhután
Maldivas, Pakistán, Sri Lanka, Corea del Norte, Brunéi, Indonesia, Malasia, Myanmar, Papúa Nueva ,Guinea, Islas Salomón, Samoa.
En estos países se practica la abalción del clítoris a las niñas y mujeres, lo cual está condenado tajantemente por la ONU como una violación de los derechos humanos por la ONU:
Benin,Burkina Faso, Camerún,República Centroafricana, Chad, Yibuti, Egipto, Eritrea, Etiopía, Gambia,
Ghana, Guinea Guinea Bisáu, Indonesia, Irak ,Costa de Marfil, Kenia, Liberia, Malí,Mauritania,Níger, Nigeria, Senegal,Sierra Leona,Somalia, Sudán , Togo, Uganda, Yemen.
Todos los años, según datos de la ONU, se mutila a 3 millones de niñas, y existen alrededor de 200 millones de mujeres en el mundo que viven con los genitales mutilados.
Ahora dime dónde está la escandalera, el rasgado de vestiduras, la gritería, los carteles y las manifestaciones frente a los consulados, las oficinas, las embajadas o las mezquitas de estos países en occidente, ya sea en Europa o en América. Nada, silencio absoluto, ni los lobbys LGBT, ni las feninazis que en Argentina, por ejemplo, se defecan frente a las catedrales, pintan obscenidades en sus paredes y golpean a los hombres en plena calle (Los videos están en youtube) se atreven a ir a protestar ante las instituciones de ninguno de estos países. ¿Por que será? ¿Qué pasa que no se manifiestan por esas personas que son tan seres humanos como nosotros? ¿Por qué la bronca es con nuestra civilización en la que no pasa nada de esto? ¿Qué es lo que se quiere deconstruir, con qué es lo que se quiere acabar realmente? Saca tus propias conclusiones.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Incontenible

Opinión Gráfica