Aquí no hay coronas para reyes

La resistencia es una de las banderas del discurso estatal cubano desde el comienzo de la agresividad norteamericana contra el gobierno revolucionario, instaurado en 1959.

El bloqueo estadounidense al gobierno y pueblo cubanos, que es jurídicamente distinto a un embargo, ha creado, más que un trastorno económico, uno de tipo político, porque ha enrarecido el ambiente de creatividad y revolución del Estado y la sociedad civil para trastocarlo en otro de vigilancia y guardia en alto, que no es casi nunca propicio para la mejor política.

Apenas en 1964, Ernesto Che Guevara contestaba a una periodista norteamericana sobre el bloqueo recién estrenado y su respuesta enseñaba un camino que no se ha seguido después por la propaganda política oficial. El Che decía que el bloqueo nos obligaría a hacer las cosas bien por nosotros mismos, y nos dejaría sin opciones que no fueran las de trabajar mejor.

A casi sesenta años de cerco comercial y financiero el Estado cubano prefiere comenzar las justificaciones por su incapacidad productiva con el sambenito del bloqueo, que todos sabemos que es real, pero que también sabemos superable, como el mismo Estado cubano ha demostrado en algunas de sus funciones y servicios sociales destacados.

El bloqueo, el terrorismo, las campañas de desinformación sobre Cuba, que el Estado y la sociedad cubana han sufrido desde 1959, y las agresiones de todo tipo que conocemos bien, nos llevaron por un callejón ideológico que hasta ahora no ha tenido salida: la plaza sitiada.

La fortaleza asediada enardece los ánimos patrióticos, nacionalistas, extremistas, el dogmatismo y el culto a la personalidad, y en ella, además, no se comprenden las disidencias, las críticas, la desunión y las reuniones informales.

Todo es traición en la plaza sitiada, la verdadera conspiración de un general hereje, el intento de un artista de tocar la trompeta en otro paraje con mejor acústica, la huida de un atleta que quiere pertenecer a un club célebre que le pagará mucho más, el libelo de un periodista que piensa que la democracia cabe también detrás de las almenas amenazadas; un nuevo gremio, una nueva asociación, una idea demasiado fresca, un ave migratoria con olor a extranjera ostentosa, una revista en otro idioma, un anuncio de un alimento que no existe entre los muros asediados, un peinado a la usanza de otra villa donde la gente debe ser frívola, un ritmo musical que no hemos inventado nosotros mismos.

Por todo esto hemos pasado con mayor o menor intensidad dentro de esta, nuestra vieja plaza sitiada. Dentro de estas murallas se erradicaron las fiestas populares que festejaban fechas de santos católicos, se abolió la fritura de carita y la de bacalao, y se extinguieron oficios, de seguro burgueses como los de encargado de edificios y bedeles de escuelas. Hemos tenido que pelear en el campo de batalla para que nos dejen poner arbolitos de Navidad y para que el Día de Reyes no sea una ofensa a la patria.

Hemos resistido dentro del asedio, cuando nadie apostaba un centavo por Cuba, sobre todo después de 1991, pero cuando hemos tenido la posibilidad de abrir ventanales y de construir vidrieras para que la luz entre con más fuerza en nuestros corredores, no lo hemos hecho.

Se aprende a vivir también en la plaza sitiada, existe una escuela de la resistencia, que enseña temple, la frugalidad de algunos para que otros vivan mejor, la valentía de los que se arriesgan por cuidar las murallas, la solidaridad entre nosotros, los bloqueados por todos los bloqueos.

Se aprende también que pensar tiene un costo, que se debe asentir para conservar la paz y el empleo, para que no te tachen de contrarrevolucionario o apátrida.

En todos estos años, los jefes de la plaza no han entendido que los que se quieren ir del asedio, no es porque quieran pasarse a otro ejército, o al menos no en todos los casos, sino porque no soportan más vivir sin saber cuándo terminará la vida dura.

Los que hemos decidido permanecer en la plaza sitiada sabemos que aquí la patria es lo mismo que el castillo, que cualquier caballero del Estado es tan importante como toda la historia, que no hay más que un partido donde militar, aunque dentro de los muros haya miles de ideas encontradas.

La resistencia tensa los músculos y los conceptos, deja sin lubricantes a la burocracia, nadie se prepara para discutir en armonía sino para pelear en un ring de boxeo. ¿Para qué haría falta ser un dirigente culto, prudente, comprensivo, instruido y humano, si lo que lo hace exitoso es estar callado, cumplir órdenes, no llamar la atención, no parecer un sabiondo, no proponer nada nuevo y aparentar ser simple sin exageraciones?

En la plaza sitiada no se resuelven muchos problemas porque el orden y el equilibrio dependen de que todo se mantenga igual, porque ya hemos aprendido a estar así, o eso es lo que piensan los que mandan e interpretan por nosotros, los que debemos seguir hacia adelante.

El bloqueo nos ha puesto en este lugar, la agresividad nos ha puesto en esta situación: el mejor ambiente para la cultura de la guerra, de la disciplina, de la virilidad, de la unidad y de la incondicionalidad.

Pero los muros son tan altos y tan sólidos que hace tiempo que no vemos que tal vez dependamos más de nosotros mismos que lo que imaginamos. Los enemigos existen, algunos ansían adueñarse de todo lo que queda de bueno dentro de este archipiélago, pero nada mejor que un pueblo libre para impedirlo, y nada más propicio para entregar un país y una cultura, que un pueblo que le dé la espalda a la política.

No conservaremos esta plaza solo de resistencia en resistencia, de alarido de guerra en alarido de guerra, de consigna en consigna, de marcha en marcha, celebrando el pasado sin querer mirar al futuro.

Hay que producir política, esta es tan importante como la papa, alimenta y salva de la misma manera, sin ella no hay presente ni futuro, y no puede ser exclusividad del Estado, ni propiedad del gobierno. La política no tiene dueños, si alguien se queda con toda ella la hace inservible e inviable, porque esta depende de la controversia, de la lucha por el poder, de la emulación de capacidades para adelantar un país.

Dentro de la plaza sitiada es imprescindible la democracia, el cuento que nos hicieron era un fraude, la única forma de resistir la vida que pende de un hilo, es bajo el convencimiento de que todos somos parte del proyecto, de que contarán con nosotros para cada movilización de nuestro sacrificio. Es falso que dentro del asedio toda disidencia es traición, porque hay una verdad que no puede ser superada por un lema coyuntural: esta plaza estará sitiada, pero es una república, y en ella la política es de todos, aquí no hay coronas para reyes.

Artículos Relacionados

Comentarios

Mimisma

20 abril, 2018

Buen artículo periodista si cada quien entendiera el rol que le toca en esta plaza sitiada estaríamos mejor, no conocía esa frase del Che, ese grande con una luz tan larga deberíamos estudiarlo mas, así saldríamos de este bache que cada día se nos hace mas grande.

Leticia

20 abril, 2018

Excelente

Cada dia veo mas asertados los artículos del autor, es quizas la persona de todas las que leo, que mejor aborda los temas de derechos e intercambio de opiniones para la construcción de un mejor país.
Jose Antonio tienes alguna red social donde pueda seguirte o escribirte directamente?

NO se necesitan comentarios. Inmejorable.

Se plantea textualmente : “En todos estos años, los jefes de la plaza no han entendido que los que se quieren ir del asedio, no es porque quieran pasarse a otro ejército, o al menos no en todos los casos, sino porque no soportan más vivir sin saber cuándo terminará la vida dura.” Le falta señalar que la vida dura y de sacrificio la tiene el que trabaja honestamente y recibe un salario en cup, cuando esta viendo desde hace muchos años la mejor vida de los diirgentes y funcionarios, las residencias de miramar y el Vedado que se convierten en paladares sin haber tenido el patrimoni original del inmueble, la corrupción dentro de un pais bloqueado que es peor que la connotación que tiene en otros países del continente, la inmunidad de los que dilapidan los bienes propiedad de todo el pueblo, junto al inmenso mercado negro privado y cooperado que acaba con los que trabajan

“Se aprende también que pensar tiene un costo, que se debe asentir para conservar la paz y el empleo, para que no te tachen de contrarrevolucionario o apátrida”. Esto ha sido una de las principales razones que deforman la transición socialista, y Stalin fue el clásico de conformar tal sistema burocratico y dictatorial. Pero hay que pensar tambien en la otra parte, que tiene que ver con el miedo colectivo a apoyar una idea por buena que sea esta y le sirva para mejorar la sociedad, solo pensar en los jovenes que prefieren irse (es su derecho) pero mientras apludieron y acataron todo tipo de decisión unilateral, qu ealgunos de ellos desde el exterior empiezan a criticar y realizar desde lejos propuestas que no fueron capaces de hacer y acompañar desde aquí. Es lamentable con la tradición historica de rebeldia y valentia de la juventud cubana y que no sea capaz de defender los que sus antecesores hicieron al precio de sus vida. Si por tratar de conservar el empleo o la carrera, no se defiende los que otros proponen para una mejor sociedad, y dejan solo al que le dicen conflictivo, loco, o le sugieren “que no se meta en candela”….esa sociedad va directa al fracaso y ha sido verificado con el fracaso del llamado socialismo real. Si ya la experiencia se conoce , a quién le interesa que se repita?…. solo le es de interes para los que acusan desde su poder burocratico, cualquier opinión honesta de que “va contra los principios de la revolución”, o “se aparta de lo que esta aprobado por el PCC”, ellos que han acumulado poder, influencias y riqueza se convertirian en la clase propietaria capitalista desde el subdesarrollo, incluido familiares y amigos , como ya se peude observar en los negocios

Juan Carlos

21 abril, 2018

De vuelta a la ortodoxia autor ? teme que de verdad el recien estrenado cierre a OnCuba. Este articulo es una sarta de tonterias. Haber expliqueme “juridicamente” por que es un bloqueo y no un embargo. Plaza sitiada no, guerra de verdad e interna es lo hubo en colombia durante el mismo periodo de este gobierno y no por eso dejo de haber oposicion no por eso dejo de haber derecha e izauierda. Plaza sitiada hay en corea del sur con un kim que durante anos ha estado a punto de lanzar cohetes niucleares y no por eso deja de haber elecciones democraticas, a aquellos que les guste comportarse como soldaditos es su problema, pero no todos pensamos igual

alfredo

21 abril, 2018

estas loco por ser un mártir… pero todavía… tienes que radicalizarte más… cómo esta esa cabeza Dios mío…

Yamiska Ortelio

22 abril, 2018

El gobierno cubano gobierna por mayoría parlamentaria, pero es impopular.Corrupcion, ineficiencia y demagogia es la realidad cubana actual.

“porque no soportan más vivir sin saber cuándo terminará la vida dura”

la vida dura? No queras decir la “Dicta Dura”.

uncubano

22 abril, 2018

Jajajaj, Julio retrató a cierto personaje en este fragmento: “¿Para qué haría falta ser un dirigente culto, prudente, comprensivo, instruido y humano, si lo que lo hace exitoso es estar callado, cumplir órdenes, no llamar la atención, no parecer un sabiondo, no proponer nada nuevo y aparentar ser simple sin exageraciones?” Adivina, adivinador, ¿quién será?

Bueno, cada dia mejor. Excelente todo lo que dices. Hacen falta muchos julios antonios pa intentar salvar a Cuba.

LuisGauche

23 abril, 2018

Felicidades por tan buen artículo. De paso se lo recomiendo a Diaz-Canel y a Raúl Castro. Pero no hace falta, ellos se lo van a leer.

Pandiame

23 abril, 2018

En el maestro, en José Martí, en sus ideas, tenemos muchas respuestas a este excelente artículo de Julio Antonio.
-Los bárbaros que todo lo confían a la fuerza y a la violencia, nada construyen, porque sus simientes son de odio.
-De la independencia de los individuos, depende la grandeza de los pueblos.
-La patria es dicha, dolor y cielo de todos y no feudo ni capellanía de nadie.
-Hacer de la política, no el arte de retener el gobierno, ni de dar a las naciones brillo pasajero, sino de estudiar sus necesidades reales, favorecer sus instintos, y tratar del aumento y amparo de sus haberes.
-Política es eso: el arte de ir levantando hasta la justicia la humanidad injusta; de conciliar la fiera egoísta con el ángel generoso; de favorecer y de armonizar para el bien general, y con miras a la virtud, los intereses.
-En plegar y moldear está el arte político. Sólo en las ideas esenciales de dignidad y libertad se debe ser espinudo, como un erizo, y recto, como un pino.
-La unidad de pensamiento, que de ningún modo quiere decir la servidumbre de la opinión, es sin duda condición indispensable del éxito de todo programa político.
-El pueblo que quiera ser libre, sea libre en negocios.
-Nadie a la libertad tiene derecho, cuando no hace hábito y gala de respetar la libertad ajena.
-Grande es la palabra cuando cabalga la razón.
-Todo está dicho ya, pero las cosas, cada vez que son sinceras son nuevas.

El Cenizas

23 abril, 2018

Quiero decir que entro a esta pagina para leer los artículos de este ya grande Julio Antonio y del profesor Arango que no lo he visto más por cierto,Gracias por escribir

Pandiame tosas las citas de Martí es solo para Cuba o tambien se lo expones a la gente de Miami, pues tambien Martpi dijo que vivio en el mostruo y le conoció las entrañas . Y tambien dijo quie todo lo que hizo fue para impedir que los Estados Unidos cayera sobre Cuba, Creo que te falata completar algunos pensamientos y enviarselo a Marcos Rubio y compañia. así estaría pareja la cosa para los dos lados y no solo para una parte, eso no es democratico, por favor se puede ser martiano pero no con doble moral

Pandiame

25 abril, 2018

Angel, las citas son para todos los cubanos, yo no distingo entre gente de Miami y Cuba, para mi todos son cubanos, todos son mis compatriotas.
Si lees el principio de mi comentario verás que esas frases las busqué en relación con el artículo, cada cuál que interprete lo que quiera, pero no me vengas con eso del monstruo y las entrañas que Martí lo escribió en 1895, a ver si nos actualizamos un poco que estamos en 2018.
De la doble moral mejor no hablar que si cotizara en bolsa, Cuba sería el país más rico de todo el planeta.

Juan de los vivos

25 abril, 2018

No soporto la forma que escribe este tipo. Oiga! Si tienes deseos de escribir críticamente o si tienes de ganas de sacarte del pecho lo que t jode de la forma en que vives, mi hermano ponte los pantalones y escribe directo y al pecho. Deja de ponerle tantas metáforas y flores a la crítica. Escribe duro y deja los castillitos y los soldaditos que bastante viejo estas ya.

Mario Cobas

26 abril, 2018

Excelente Julio Antonio!. Es una lástima que usted no pueda publicar en medios los medios oficiales.

Mike L Palomino

27 abril, 2018

El artículo está bonito, pero ingenuo.
Veamos lo más importante: analicemos la agresividad de Usa.
Usa es el país que más países en más continentes con más excusas por más largo tiempo ha invadido. Casi todas esas excusas Cuba se las ha brindado. No toca ahora analizar si son justas o no.
_Ataques a la democracia.- Al principio del gobierno revolucionario, los piquetes de revolucionarios formaban comités, juntas, consejos, para intervenir el curso democrático normal de colegios de abogados, de periodistas, de médicos, universidades. Llegaban sin camisas pardas, sino verde olivo, pero con la misma actitud.
_Violaciones a la Constitución.- La del 40 prohibía la pena capital excepto casos especiales. Es cierto que se hizo una especie de enmienda, pero se impuso sin el debido proceso.
_ Subversión.- Desde el primer año de gobierno revolucionario los países latinoamericanos emitieron quejas y expulsaron diplomáticos acusados de intromisión. Se enviaron soldados tan lejos como Argelia. A lo largo de los años en el poder se adoctrinó, entrenó y llevó a diferentes fuerzas militares y subversivas a los tres continentes.
Rebeliones.- Hubo rebeldes antigubernamentales en muchas zonas de Cuba, que habrían podido justificar (a su manera, una intervención). Con cada amenaza de Usa, todo desafecto era detenido, amenazado, hostilizado o advertido.
_Instalación de bases de misiles, submarinos, bases militares, estaciones de radioescucha.
_Cabeza de playa.- Transportaron y entrenaron una brigada que llegó a desembarcar en una ciénaga, fue abandonada y se evitó dar cobertura aérea. Si el desembarco hubiera sido por Trinidad, las condiciones eran muchísimo más propicias por la cercanía del Escambray.
_Explosión inmigratoria.- En más de una ocasión el sur de la Florida se ha visto amenazada con una bomba demográfica como las de Camarioca en el 65, Mariel en el 80 y Guantánamo en el 96.
_Tráfico de drogas.- Caso Ochoa-la Guardia.
_Granada.- Construcción de aeropuerto con posibilidades militares. El gobierno americano advirtió al cubano unos días antes de invadir.
_Acuerdo de no intervención.- Después del desmerengamiento de la URSS el ministro de defensa cubano fue a Rusia a indagar sobre el acuerdo resultado del retiro de los misiles de octubre. La respuesta fue negativa; no habría ayuda rusa en un eventual ataque americano.
Estoy seguro de que algo se me ha quedado olvidado, pero creo que lo anterior es suficiente para convencerse de que la agresividad americana es más rollo que película.
Los americanos quieren paz, aunque sea sepulcral, en su traspatio. Lo de democracia, derechos humanos, legalidad, es puro cuento de camino, larguísimo camino.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

#FuerzaCuba

La caricatura