La sal de la justicia

Se puede vivir enfermo, pero no se puede vivir sin justicia, decía mi papá, que gustaba de exagerar las cosas para que se advirtiera mejor la importancia del Derecho.

Me repitió muchas veces que la única razón por la cual jóvenes en la flor de su existencia son capaces de arriesgar su vida, su libertad, sus comodidades, es por alcanzar la justicia, esa que solo es comprendida en su anchura cuando nos falta o está herida.

No entiendo el desarrollo sin justicia, como tampoco lo comprendo sin democracia. Los indicadores actuales para medir las sociedades e instituciones de avanzada deben considerar a la justicia como parámetro, porque sin ella da igual cuánto pan y petróleo se tenga en la despensa y en el pozo.

En el libro I del Digesto del emperador Justiniano se lee que la justicia es la voluntad constante de dar a cada cual lo suyo. La vida que llevamos es todavía la persecución de un poco de ese equilibrio, para que al menos cada cual tenga una parte de lo que le debería tocar.

Es extraño cómo hemos aceptado como civilización humana prescindir de la justicia y la democracia. Nadie sopesa hoy vivir sin electricidad después de haberla conocido, ni vivir sin Internet y su Facebook y su YouTube, después de haber navegado por sus aguas arremolinadas pero fascinantes.

Pero aceptamos como destino vivir en sociedades injustas, sin estado de derecho, sin democracia, como si estas cuestiones no fueran producto de nuestras luchas milenarias, de nuestro estudio, de las revoluciones que los seres humanos han hecho y sufrido, del estado de la ciencia, del pensamiento humano, de las ideas políticas que han acompañado el avance de las sociedades hasta el presente.

Sin justicia la existencia es miserable, nauseabunda: Lo que nos hace seres humanos no es solo lo que comemos, decimos, escribimos y calzamos, sino por lo que luchamos. La justicia es un valor humano que toca a todos los demás, es el sol del mundo moral, sin ella no hay alegría posible porque esta dependería de otros, y siempre estaríamos a expensas de perderla sin justificación.

La justicia nos permite después pensar en la equidad. Los romanos decían que una interpretación extrema de la norma podía llegar a ser injusta porque se basaría en una lectura fría de la ley, que nunca es tan intensa y viva como la realidad humana y como los hechos vívidos. Por eso se inventó la equidad, la herramienta sanadora, la justicia del caso concreto, la sabiduría del magistrado que lee en la ley más allá de su letra para encontrar la justicia donde esta intenta esconderse.

Hace miles de años que confiamos –es verdad que también por la fuerza– en jueces, hombres primero, después también mujeres, que por su pureza y conocimiento tienen en sus juicios decidir sobre a quién la justicia debe tocar con sus manos.

Vivimos en sociedades donde el Estado, el Derecho, la justicia, son compañeros de nacimiento de nuestras vidas. No sabemos vivir sin Estado, no imaginamos la vida sin él, tampoco sabemos lo que es vivir sin Derecho, pero tenemos una idea de lo que es la existencia con su ausencia repetida y su presencia confusa.

Pero la justicia es algo más, no basta con tener un derecho más o menos construido, es necesaria además la voluntad constante de hacer que ella aterrice sobre las situaciones humanas, sobre las relaciones jurídicas, sobre los hechos y actos de nuestra vida.

La justicia debe ser protegida, primero tiene que aparecer como referencia en la Constitución, debe estar brillante y defendida en la Ley, con medios, normas, instituciones y procesos que la aseguren y garanticen. También tiene que ser parte de nuestras prácticas políticas, para que la inmoralidad y la corrupción sean desterradas, para que la transparencia sea la medida de la actuación de la administración, para que nadie hable más alto que la justicia, a la que no queremos ciega sino con ojos en todas partes.

Si aprendemos a vivir sin justicia, si aceptamos que los poderosos manejen la ley, la política y la economía, no habrá esperanza para la civilización humana en ninguna parte. Podemos apretarnos el cinto y comer menos y más malo durante décadas. Hay cosas que nos hacen humildes, frugales y simples, pero ninguna de ellas es vivir sin justicia o bajo el gobierno de su olvido.

La justicia nos hace tan humanos como la razón y como el amor; junto a las obras de arte de la civilización humana deben colgarse con la misma admiración los cuadros de la libertad, la democracia y la justicia.

Cuba debe discutir en breve su destino político y jurídico. No veo en ninguna parte el ensayo de la discusión que vendrá, ni veo el teatro del juego de tensiones que deberá ser proponer una Constitución nueva para Cuba. La justicia estará en juego, sus mecanismos de viabilidad y posibilidad estarán en juego, su propia definición y encuadre estarán en cuestión.

Hay momentos que definen a un pueblo para siempre. Le tengo terror a que el nuestro no se percate ahora de la sagrada y permanente lucha por la justicia que nos han hecho humanos respetables y dignos.

La Constitución no es un juego. En todo caso es un juego a muerte. O mejor, es un juego a vida.

Artículos Relacionados

Comentarios

Excelente articulo!….hijo de gato caza raton….su padre estaria muy orgulloso de el.

No debes absolutizar la justicia para el desarrollo, pues de no alcanzarseel desarrollo economico y predominar la miseria y la escacez , se imponen todos los vicios y lacras que contiene la miseria y el subdesarrollo
Necesitamos un sistema de justicia que promueva el desarrollo y este a su vez debe consolidar a la primera

De acuerdo de que es muy bueno el articulo. Y que podemos hacer para que prevalezca la justicia y los derechos en Cuba? Que no es solo velar y exigir un reajuste positivo de la Constitución, sino su aplicación a la realidad. Si el Sistema Jurídico no es Independiente, como garantizaremos el primer paso para que se cumpla lo acordado?

Magníficas ideas.Quiero señalar sin embargo una otra: Las personas no desean, añoran, luchan por cosas que NO CONOCEN. Las posibilidades de libertad y realización personal que ofrece la democracia no son ampliamente conocidas y por tanto a mucha gente no le interesan de la misma manera que hace 10 años a muy pocas personas les interesaba tener internet. Como explica el marxismo, el hombre para hacer política, religión, etc, primero tiene que comer, vestirse, etc. En fin, qué nivel de interés pueden tener las personas, cuya principal preocupación es ver como alimentar a su familia, en la democracia, Estos temas, son preocupación de una vanguardia pero no es de interés de un pueblo muy instruido y a la vez muy inculto en temas de política. Tengo muchos amigos en Cuba que son capaces de realizar análisis económicos y de ofrecer muy buenas soluciones a nuestros problemas. Pasan la vida en eso: haciendo ejercicios teóricos, muy buenos pero que no se aplican porque pertenecen a esa vanguardia pero sin capacidad de decisión.

Gina Rivero

12 julio, 2018

Pues mi opinión personal es que para el pueblo de Cuba salvo la élite esa que se reduce al grupito que decide todo y que todos conocemos el resto ha vivido sin justicia incluyendo al autor de este artículo que expresa un anhelo por el que el pueblo de Cuba ha luchado pero no ha podido alcanzar. No hay justicia cuando esta tiene un apellido como es decir justicia revolucionaria o justicia ejemplarizante , la justicia no puede tener apellido. Si el presidente de un país dice que si le dan el nombre de alguien que este preso por problemas políticos él lo libera enseguida puede haber duda de que en Cuba no hay justicia porque la Institución que tiene la obligación y el deber de impartir y velar porque se cumpla esa justicia está subordinada a otro poder el político que por naturaleza es represivo y ahí se acabó la justicia. Concuerdo plenamente que la mayor miseria de Cuba es la falta de justicia que nos hace indefensos y no ciudadanos porque para el gobierno la justicia que merecemos es ir a la escuela y tener una cama en un hospital si alguna vez en la vida nos enfermamos. Y que vamos a hacer si ya la Constitución está hecha y aprobada , hay alguien que dude de que eso es así

Pandiame

14 julio, 2018

Efectivamente estimado Julio Antonio, no verás en ninguna parte el ensayo de la discusión que vendrá ni el teatro del juego de tensiones que deberá ser proponer una Constitución nueva para Cuba, ya todo eso se decidió hace 60 años. ¿Justicia?, solo existe una, la que ustedes han llamado revolucionaria, la que ha mandado al exilio a más de 3 millones de hermanos y metido en la cárcel a decenas de miles. Ahora es demasiado tarde, pero bienvenida sea la denuncia y la crítica ante la injusticia. Solo el paso a un sistema democrático donde haya verdadera separación de poderes, es decir independencia de los poderes judicial, legislativo y ejecutivo, y la Constitución de un Estado de Derecho donde se respeten las libertades individuales, la dignidad plena del hombre, y las conquistas sociales, podrá sacar a Cuba del atolladero donde se encuentra, pero mucho me temo que el letargo socialista en que está sumido el pueblo cubano seguirá y seguirán las eternas discusiones para mejorarlo. Un saludo

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

El sueño del emigrante

Opinión Gráfica