Semifinales, esperando la definición

El mismo idioma

Francia – Bélgica

Una vez un amigo francés me dijo: “¿Por qué los belgas se visten mal cuando viajan en avión? Porque los carteles dicen No Smoking”.

También tengo un amigo belga que me contó: “Cuando Dios terminó de hacer Francia, miró su obra maestra y se dijo a sí mismo: Francia es tan hermosa, con tantos paisajes diferentes, tantas cosas bellas, que no es justo para otros países … Entonces, para restablecer el equilibrio ¡Creó a los franceses!”

Dos países vecinos. Que hablan el mismo idioma, pero no solo por el francés, sino porque se bromean el uno al otro. Los franceses molestan a los belgas: les dicen tontos. Los belgas a los franceses les dicen altaneros. No es xenofobia, se lo toman bien de ambos lados. Brindan con vino de Burdeos y con cerveza de Brujas.

Pero en esta semifinal no hay chiste: está en juego llegar a la final del mundo. Son las dos mejores selecciones de las cuatro que quedan. Hay olor a final anticipada.

Bélgica saldrá a la cancha, probablemente, con los mismos 11 jugadores que derrotaron a Brasil. En el banco estará como asistente técnico Thierry Henry, el histórico jugador francés finalista en 2006 y campeón en 1998.

Thierry Henry supervisa un entrenamiento el lunes 9 de julio de 2018, en Moscú, un día antes de enfrentar a Francia en las semifinales del Mundial. Foto: Alexander Zemlianichenko / AP.

Henry ha llegado para entrenar a los delanteros y ha contribuído decisivamente en armar una de las ofensivas más peligrosas de los últimos mundiales: De Bruyne, Lukaku, Hazard.

De Bruyne está convencido, lo dijo a la prensa estos días, de que es el Mundial de Bélgica: la oportunidad histórica. Lukaku lleva 40 goles en la selección belga; 17 en los últimos 19 partidos. Hazard quiere ser el máximo goleador de la Copa. Para las estrellas belgas este es mucho más que un partido.

El volante de Bélgica previo a un entrenamiento del Mundial en Moscú, el lunes 9 de julio de 2018. Foto: Alexander Zemlianichenko / AP.

En el último entrenamiento antes de la semifinal, Mbappé no pisó el césped. Todo el país galo se asustó aunque solo habría sido por precaución. En Francia, según se escucha en una de sus radios más escuchadas, “France-Inter”, creen que si ganan podrán jugar la final mundialista más accesible de la historia contemporánea.

La base de este mismo equipo, a pesar de ser muy joven, viene de jugar la final de la Eurocopa frente a Portugal: tiene más experiencia en etapas decisivas que las otras tres selecciones finalistas.

La clave: Los espacios. Ni Lukaku-De Bruyne-Hazard ni Griezmann-Giroud-Mbappé desaprovecharon los espacios que se les abran. Por antecedentes tácticos, Francia esperará un poco más en su campo, de los dos es el que tiene la defensa más aceitada. No será un partido de goles, sino de espacios.

Termómetro OnCuba: Francia 50%, Bélgica 50%

Didier Deschamps, seleccionador de Francia, durante la conferencia de prensa del lunes 9 de julio de 2018, previa a la semifinal de la Copa del Mundo ante Bélgica, en San Petersburgo, Rusia. Foto: David Vincent / AP.

Aire contra tierra

Inglaterra- Croacia

“Llevamos años esperando la ocasión de hacer algo grande”, dijo Mario Mandzukic, el delantero croata. Pero también vale para los ingleses. Ya lograron algo grande llegando a semifinales. Ahora los dos equipos se jugarán el pase a una instancia a la que, antes de empezar la Copa, ni en los mejores sueños, creían poder arribar.

Será un juego donde uno buscará por abajo, Croacia, a través de la posesión del balón y la creatividad de los mediocampistas. Y el otro buscará por arriba aprovechando las jugadas de pelota parada y la altura de Harry Kane. El aire contra la tierra.

Harry Kane, de la selección de Inglaterra, festeja con su compañero Ashley Young (8), después de anotar el gol del triunfo sobre Túnez en el Mundial, el lunes 18 de junio de 2018. Foto: Frank Augstein / AP.
Harry Kane, de la selección de Inglaterra, festeja con su compañero Ashley Young (8), después de anotar el gol del triunfo sobre Túnez en el Mundial, el lunes 18 de junio de 2018. Foto: Frank Augstein / AP.

Croacia buscará jugar en campo inglés y los ingleses aceptarán la propuesta, buscando salir de contragolpe. Si van a penales no se puede saber quién es candidato: Croacia viene de ganar dos series seguidas pero Inglaterra es el equipo que más ha entrenado desde los 12 pasos.

Gareth Southgate, el entrenador inglés, tiene un trauma. En la Eurocopa 1996 organizada en casa falló un penal que le dió el título a Alemania. Inglaterra tenía un trauma, antes de la definición contra Colombia nunca había ganado un partido que fue a penales. Por eso, desde que asumió como entrenador de Inglaterra ha desarrollado todo tipo de métodos para que sus tiradores fueran infalibles y su portero imposible de abatir. Hasta lo ha hecho practicar golf a sus jugadores mientras les gritaba groserías para entrenar la concentración y el control de las emociones.

Croacia es un equipo con toque, correcto. Es un buen equipo, no es pretencioso. Su desafío estará en la resistencia física: acumula una hora más de juego que su rival.

La clave: El ritmo del partido: si se impone de ida y vuelta o se alarga, Inglaterra tiene las de ganar porque tiene mayor capacidad de resistencia física. Las chances de Croacia están en ponerse por ventaja primero y lo más rápido posible: Inglaterra sufre cuando no siente el control del partido o está en aprietos.

Termómetro OnCuba: 55% Inglaterra, 45% Croacia

 

Vea la cobertura completa de OnCuba:

 

Artículos Relacionados

Comentarios

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

El sueño del emigrante

Opinión Gráfica