Cuidar ancianos en Cuba: entre el asilo y el home

En un terraza descansan un grupo de 10 ancianos. Esther tiene más de 100 años y con la vista casi apagada dormita sobre el sillón. A su lado Martha, casi siempre triste, tiene la condición de ser la abuela que más tiempo lleva allí. Muy cerca, arropado con varias mantas y una demencia que lo vuelve huraño,  Pancho recibe un medicamento de la mano de una de las cuidadoras.

Un poco más activo, en su esquina, Radamés, el “más joven”, no pierde ocasión para dialogar. En un rafagazo me cuenta que fue asesor de un Ministro, que tiene 79 años, que la pelota de antes “si se jugaba de verdad”, que sus familiares no pueden cuidarlo entre semana y que se siente bien allí. Me dice que no está solo.

Los cuatro ancianos son los usuarios más permanentes del primer asilo “privado” del que se tiene noticia en Cuba. Sus propietarios nombraron “Vida Nueva” a esta casa del reparto Capri que acoge en cuatro pequeñas habitaciones a sus clientes.  En un espacio muy reducido se tiene lo básico. Todo está pulcro, ordenado.

Maday Segundo Páez es la guía de este emprendimiento. Unos años atrás no tuvo otra opción que dejar su trabajo de laboratorista para velar por el padre enfermo. “No había ningún lugar estatal dónde pudiesen cuidarlo y decidí yo misma estar con él”, afirma. Cuando Maday tomó esa determinación no podía imaginar que también sería el primer paso para su propio negocio particular: dirigir un “home” dentro de su propia casa.

La dueña explica a OnCuba que atienden a los clientes tanto desde la mañana a la tarde, con horarios similares al de las tradicionales Casas de Abuelos; como también las 24 horas de lunes a viernes. En esta segunda modalidad se integran la mayoría de los ancianos a su cuidado. Ambas variantes incluyen dentro del precio (muy superior al salario medio de un trabajador en Cuba) la alimentación, el aseo, el lavado de las ropas y el seguimiento médico.

“Dentro del personal de asistencia se incluyen dos enfermeras jubiladas. En la casa también convive mi esposo, quien es doctor y está pendiente del estado de cada uno de las personas que atendemos. Son pacientes con patologías y trastornos diversos, la atención a ellos debe ser individualizada: Pancho tiene parkinson; Martha, físicamente está saludable pero recae en crisis depresivas y comenzó a quejarse de padecimientos irreales; Dulce es diabética…”

Una de las cuidadoras de Nueva Vida, con una de las clientas. Foto: cortesía de la entrevistada
Una de las cuidadoras de Nueva Vida, con una de las clientas. Foto: Cortesía de la entrevistada

La encargada se queja de dormir a veces con las manos entumecidas, de tener que despertarse constantemente  para verificar que todo esté bien, de no tener momento de descanso… “Quien pretenda construir un negocio semejante –dice– debe saber que hay que ser paciente con ellos y sentirse a gusto con este oficio. La retribución económica es importante, por supuesto, pero si no eres una persona que le agrada el contacto con los ancianos es mejor ni intentarlo”.

Los hijos de los ancianos de Maday se encuentran fuera del país transitoriamente. Para ellos diseñó una tercera modalidad de cuidado: la estancia allí durante espacios temporales delimitados de antemano.

“Cuando decidí abrir el club, no habían referentes legales. Era una experiencia nueva en el país y no se habían establecido concretamente los procedimientos jurídicos. Mi patente es de cuidadora, la cual establece que puede atender al anciano dentro de mi casa, en el hogar del cliente o un espacio rentado para ello; pero una patente de “Home” no existe, y es esa realmente la que debería pensarse. El gobierno no es capaz de resolver por sí solo el déficit de centros de este tipo, por lo mismo deberían ofrecer la posibilidad al sector privado de contribuir como una opción más.”

La demanda de sus servicios parece corroborarle a Maday que es necesario crecer: “Si el Estado me permitiera rentar un lugar, el cual pudiese acomodar a las necesidades de los adultos mayores, y construir un centro mayor que el que hoy tengo, creo que sería beneficioso para mí, como propietaria, para los familiares y para el propio país que se enfrenta a un envejecimiento poblacional sin precedentes”, asegura.

Foto: Claudia Padrón Cueto
Instalaciones de “Nueva Vida”. Foto: Claudia Padrón Cueto

Hoy en el archipiélago cubano existen 258 casas de abuelos y 144 hogares de ancianos, con 8 794  y 11 174 plazas, respectivamente (20 mil capacidades en total). Con una población de más de 60 años que supera la cifra de 2 millones de personas, el número de capacidades es, a todas luces, insuficiente. Una reciente comprobación de la Contraloría General de la República detectó falta de supervisión en los asilos de ancianos y problemas con las condiciones higiénicas y constructivas de esas instituciones.

Además, y debido a ciertas condiciones neurológicas o impedimentos físicos, las Casas de Abuelos subsidiadas por el presupuesto público (incrementado en 2015 en 66 millones de pesos) no aceptan a determinado tipo de ancianos.

Nidia Díaz Castillo, trabajadora social de una Casa de Abuelos explica que los centros de este tipo aceptan adultos mayores con familiares incorporados a la actividad laboral o sin amparo filial.

“Un requerimiento indispensable es que sean personas válidas para la vida diaria. No podemos admitir ancianos carentes de capacidades funcionales. Para ello tendríamos que tener un personal y condiciones infraestructurales que no poseemos. Además nuestro objeto social como institución es convertirnos en un club de socialización entre abuelos que puedan hacerlo”, describe.

Por el alcance parcial del servicio desde las instituciones del Estado es que ha tomado notable relevancia el oficio de “cuidador” de ancianos por cuenta propia, uno de los 200 aprobados como parte de la apertura al sector no estatal. Pero ni siquiera ellos son suficientes.

Anuncio Revolico cuidadores de ancianos

Tras una restructuración de la plantilla laboral, Arlenys Martínez quedó “excedente” en su trabajo y comenzó a cuidar ancianos en sus domicilios. “Sé que existe una patente pero no la tengo para no pagar impuestos, esa es la verdad. Prefiero guardar todo el dinero para los gastos de mi familia. Tengo dos hijos adolescentes y una abuela que viven conmigo. Paso el día pendiente de una anciana ajena y tengo la mía sola en casa, así de dispar es la vida”, confiesa.

Una alternativa para las personas que no pueden valerse por sí mismas y sus familias no disponen de recursos para pagar a un cuidador son los asilos de ancianos, pero entre varias personas consultadas siempre emergió algún criterio negativo.

Primero porque para los hogares de ancianos las listas de solicitudes siempre son extensas; las capacidades (ya vimos) insuficientes y las que se otorgan se dirigen, preferentemente, a aquellos que clasifiquen como “casos sociales”. Estar allí, además, no es garantía de acceder a condiciones de vidas más favorables.

Historias de un asilo contadas en primera persona

“Vivo en el asilo General Peraza hace 4 años, desde que mis hijos salieron de Cuba. Tengo mi casa cerrada, pero prefiero estar aquí. Entrego 40 pesos de mi pensión, y ya está.  En mi casa estaba solo y nadie me atendía, mientras que aquí estoy acompañado, y al menos si me muero alguien me entierra”, dice César de 65 años.

Foto: Claudia Padrón Cueto
César. Foto: Claudia Padrón Cueto

“Siempre fui un hombre fuerte, de trabajo: primero chofer de rastra en Manzanillo, después me mudé para Holguín y fui minero; y cuando vine para La Habana volví a manejar que es lo que más gusta. En 45 años no tuve ni un accidente. Llegué a este asilo después que se quemó mi casa. Mi hija vive en una muy pequeña con su familia donde no hay lugar para mí, pero no me quejo. Aquí estoy bien. Y después que pasó una visita de la ministerial, estoy mejor. Todo se ha corregido. Están reparando, limpiando (antes era insoportable el olor a orine y la suciedad).

Además la comida  es como de la noche al día: el pollo que hasta hace poco era dos veces al mes, ahora lo como cada semana y repetido, y también dan carne de res. Por otra parte en el aseo las cosas eran muy pocas, teníamos, incluso, que compartir un tubo de pasta; en cambio después que asumió esta nueva directora hemos recibido colonia, abrigos, calzoncillos, más jabones”, cuenta Luis Orestes, de 75 años.

Foto: Claudia Padrón Cueto
Luis Orestes. Foto: Claudia Padrón Cueto

“Lo más difícil de estar en un asilo es que tienes que convivir con ancianos de todo tipo. Hay algunos muy malos, quienes están aquí porque nadie en su familia los quiere cerca.  Hay veces que el abandono se justifica. También hay otros que son buenas personas pero les ha tocado envejecer solos, como a mí. Yo era bailarín y coreógrafo hasta que en México tuve un accidente de trabajo: me corté el pie con unos espejos. Después se complicó y en Cuba tuvieron  que amputar. Ahí se me acabó la vida. En el tiempo que estuve ingresado ninguno de los sobrinos que vivían conmigo fue a verme al hospital. La casa estaba a mi nombre pero yo se las dejé y vine para acá. No quería ser una carga. En este hogar de ancianos me tratan bien. No tengo quejas, pero vivo con la esperanza de que cuando aprenda  a manejar la prótesis podré salir de aquí”, cuenta Santiago, con 64 años.

Foto: Claudia Padrón Cueto
Santiago. Foto: Claudia Padrón Cueto

Son sus historias parte también de esta realidad compleja de la atención a la tercerdad edad en Cuba. Mientras en en el país aumenta el número de jubilados, disminuye la fuerza laboralmente activa. Mientras asciende la cantidad de ancianos que requieren cuidados sigue en declive la cifra de personas que puedan hacerlo. En asilos estatales y privados, la atención hacia ese sector necesita crecer.

Artículos Relacionados

Comentarios

Ya llego el capitalismo: asilos privados!!

Alicia heguy

5 febrero, 2016

Yo creo que en Cuba no maltratan a los ancianos Como aqui!

No se trata de un asilo ni un Home , sino un grupo de trabajadores por cuenta propia con licencia legal para el cuidado de ancianos, que lo ejercen, como establece la ley cubana en una de sus variantes, en la casa de un cuidador y su objetivo no es el simple cuidado,sino una atencion integral dirigida a estabilizar y elevar en lo posible la calidad de vida de estos abuelos, que aun no tienen criterios de inclusion en el actual sistema de atencion estatal. En cuanto al precio por el servicio es alcanzable para la media economica de los cubanos y la limitacion en el numero de ancianos no esta en los precios , sino en las limitatadas capacidades de una casa de familia dedicada a esta responsable y compleja actividad.

Cuidadores de Nueva Vida

5 febrero, 2016

Nosotros los trabajadores cuenta propistas ,que realizamos esta abnegada labor ,queremos aclarar que estamos totalmente convencidos que nuestro estado a demostrado que es capaz da asumir las mas dificiles tareas en beneficio de nuestra sociedad, se trata de una iniciativa para apoyar con casos ,que por su edad y problemas de salud, aun no tienen criterios de inclusion en los hogares de ancianos en la actualidad y que debe ser paulatino debido a que en un pais digno y pobre como el nuestro no se generan metas de impacto , sino estructuras sostenibles que requieren, por todas estas razones tiempo y esto que nosotros realizamamos puede ser una oportunidad para apoyar al estado en esta creciente demanda.

Hola.
Me gustaria contactar con doňa Maday Segundo Paez y Arlenys Martinez. Mi nombre es Yamila y mi correo es:
yamila.falon@gmail.com
Por favor si ustedes leen mi mensaje ponganse en contacto conmigo en cuanto les sea posible.
Espero vuestra contesta.
Muchas gracias por atender mi mensaje.
Saludos y bendiciones para todos.
Yamila.
Por favor mi nombre es Yamila y mi correo es : yamila.falon@gmail.com

realmente llegar a la tercera edad en esas condiciones es triste,los asilos del estado realmente no cuentan con todas las condiciones necesarias par el cuidado de estos ancianos,los asilos privados son una buena opción para el que pueda pagarlos , por cierto en el articulo no se señalan los precios de estos asilos privados deben ser altos.

Q buena opción este asilo o grupo de cuidadores

Marlenis

7 febrero, 2016

Hola!buenas noches, me interesa ponerme en contacto con Maday, cuanto antes, soy la Sra Marlenis mi email es: marlenis_70@hotmail.com por si no distingues bien es guion bajo.

Marlenis

7 febrero, 2016

Disculpe nuevamente soy la Sra Marlenis, por favor necesito saber el precio y si puedes aceptar a mi padre con problemas de alzhaimer,muchisimas gracias, espero su respuesta y Dios los bendiga por esta labor tan hermosa.

Leslie Salgado

8 febrero, 2016

No me parece qie la existencia de asilos privado signifique que haya llegado el capitalismo. Eso se define en escenarios más complejos. Esta iniciativa es necesaria, porque obviamente, por la situación en la que se encuentran los asilos en Cuba y el envejecimiento de la población cubana, el Estado no puede asumir toda la demanda de espacios para cuidar a nuestros ancianos, ni ha logrado hacerlo con eficacia. Que exista un lugar así, ordenado es útil, para los ancianos y las familias. Ah! deberían ocurrir dos cosas, una que los ancianos que no puedan pagar un hogar privado tengan condiciones dignas en los hogares del Estado; dos, que exista un amparo legal para crear el hogar de ancianos privado- en insisto en la palabra hogar, que suena tan linda, tan cálida, tan familiar…

Si la mentalidad capitalista llegó a Cuba no es precisamente porque existan asilos de este tipo. Habría que preguntarse que está generando el contexto en términos de desigualdades sociales y, aunque es obvio que el Estado no puede “dar” a todos como lo hacía en tiempos pasados, también cabría preguntarse por qué nos come el burocratismo, la falta de iniciativas, la indolencia, la insensibilidad y otros muchos males… en centros de asistencia sanitaria y, en sentido general, en los servicios… No creo que la iniciativa privada sea “la salvación” para nuestros problemas, pero hay que saber aprovecharla siempre que intente contribuir a mejorar la calidad de vida de una población que ya es y continuará siendo muy mayor en tiempos no tan lejanos. Este es un asunto que tiene muchas puntas y caminos, pero prefiero a una abuela o un abuelo, CUIDADO Y SOCIALIZADO y no dejado al olvido o solo en su propio hogar.

Ernesto

9 febrero, 2016

ese asilo de 10 de octubre deja mucho q desear… aun hay q gacer bastante en este país para darle a los ancianos la vida digna q merecen

Francis

9 febrero, 2016

excelente artículo . no sabía ke existían estos home en Cuba

Dariagna

11 febrero, 2016

todos los comentarios hablan de si el capitalismo, de si el asilo privado; nadie se detiene a hablar de las condiciones de lo asilos estatales.

Merces Delgado

14 febrero, 2016

por favor, den el contacto de la señora maday. me gustaría hablar con ella

maletblanco

29 febrero, 2016

Esa del sueter negro y los guantes rojos es mi tia Esther!!!! ella es la que tiene mas de 100 años, lamentablemente fallecio 10 dias despues de la publicacion de este articulo, pero en este centro se le atendio muy bien, segun los cuentos que he escuchado en mi familia.

Mi tierra me encanta extraño mucho a Cuba Vivo en los Estados Unido pero quisiera estar allá quiero morirme allá Quiero comprar una casita en la Habana

Hola soy Cubana residente en Holanda. Mi madre vive en Santiago de Cuba y poco a poco se esta isolando a pesar de la edad:63 años. Me preocupo mucho por ella y quisiera encontrar una solucion en donde Ella se encuentre mas activa y tenga posibilidades de SER cuidada si esta enferma. Ella todavia esta fuerte para una casa de ancianos, pero su situacion me preocupa mucho. Por favor señora Maday, hay posibilidades de ampliar sus capacidades a Santiago de Cuba? Yo estoy dispuesta en ayudar dentro de mis posibilidades. Puedo contactar con usted a traves de mi correo electronico?
Gracias mil por adelantado. Espero su reaccion con mucha atencion. Saludos cordiales,
Adriana

Hola mi nombre soy estudiante de Sociología y me parece geneial este tipo de trabajo q está desarrollando Maday junto con las otras personas q colaboran con ella y me gustaría poder contactar con ud de forma urgente, pues necesito de su ayuda. mi correo es dianacr@infomed.sld.cu, por favor creo q sería para ambas muy provechoso.
Saludos y Felicidades x su trabajo

Me gustaría saber algún número de contacto de este maravilloso lugar si me pueden ofrecer alguna información la dirección ,un número telefónico u algo estaré muy agradecida ,saludos

Estan muy bien todo me gusta amo a cuba

Marta Jimenez

2 febrero, 2017

Hola Maday,
Mi nombre es Marta y vivo en Hialeah US. Necesito encontrar una solucion para mi madre que ya tiene 87 años, esta muy sola y deprimida. Ella es una persona muy activa, pero ahora esta muy triste. Me gustaria tenerla en un lugar que ella se sintiera a gusto y acompañada. Por favor necesito contactar con usted, mandeme su informacion , direccion del lugar, costos y cualquier otra informacion como que documentos tendria que mostrarle.
Mi correo electronico es:
mjimenez750@gmail.com
Le estaria muy agradecida por la informacion, Gracias

Dianelys

24 marzo, 2017

Hola Maday creo q estas haciendo una buena labor para personas q lo necesitan y q sus familias no lo pueden cuidar . Necesito poder comunicarme con usted para poder reincorporar a mi abuelo en su hogar si pudiera me llamo Dianelys y mi telefono es 78735323 mi correo es diane4@nauta.com.cu gracias

Odette

17 mayo, 2017

HOla Maday, me parece una labor encomiable la que realizas y como el resto de los que quieren contactar contigo, necesito una solución, en este caso para mi papá. Mi correo es etttedo9@hotmail.com. Muchas gracias.

Elizabeth

2 junio, 2017

por Favor necesito comunicarme con usted ,,para que me oriente ,,,me interesa la actividad que esta realizando Mi correo es elizabethms@nauta.cu Muchas gracias

Hola senora Maday ncesito conctatar con usted este es mi correo omiade@outlook.com yo me llamo maura soy cubana y vivo en alemania necesito un sitio para mi papa en cuba si puede mandarme su conctato como puedo comunicarme con usted gracias por sus labor muy buenas.

Cesar con mis saludos si usted desea ya que tiene su casa cerrada y yo no tengo donde vivir, puedo ocuparme de usted y si vive en bajos mejor llevaria a mi mama tambien

Maday tengo mi madre de 90 años.Quisiera hacer eso mismo en mi casa la cual reune condiciones para esta funcion necesarisima en nuestro pais. Podria contar con su experiencia para ampliar el servicio y hacerlo en nuestra casa tambien.
Ud tendria capacidad para mi mama?

ketty Quintero

14 septiembre, 2017

Me gustaria contactar con ustedes para tener mas informacion .Por favor si es posible mi correo electronico es kettyl@yahoo.com

iramis recino

2 octubre, 2017

Me gustaria contactar con ud. Si es tan amable. Tengo a mi papa de 78 años con anzahimer un poco avanzado. Y vivo fuera de cuba.

Bárbara González Piloto

3 octubre, 2017

Hola, yo vivo en Madrid y mis padres están en La Habana , necesito un sitio donde les cuiden internos y con calidad ,. Por favor, es muy importante, necesito orientación

Qiana Williamson

10 octubre, 2017

Hola, Mi nombre es Qiana y busco un lugar para trabajar en Cuba. Tengo experiencia trabajando en acilos de ancianos. Mi trabajo consistia en bañar, limpiarlos, darles de comer, y hacerles compañia. Tambien tengo experiencia con individuales que tienen alzheimers, problemas mentales, y droga addiccion. Por favor comuniquese conmigo si tiene trabajo disponible para mi.

Ana lanz

19 marzo, 2018

Maday muy humana su labor necesito contactar con usted

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

El vuelo

La caricatura