Cadena perpetua para autores de feminicidio en Cuba

Dos de los tres hombres responsables por la violación y el asesinato de la joven Leidy Maura Pacheco Mur, de 18 años de edad, fueron condenados a cadena perpetua, informa el periódico 5 de Septiembre de Cienfuegos, provincia donde ocurrió el hecho.

La dirección del medio afirma que obtuvo la información a través de la familia de la víctima. Se trata de la sentencia dispuesta por el Tribunal Provincial Popular de Cienfuegos, por la causa 124/18, cuyo juicio concluyó el pasado 8 de agosto.

Como resultado de la causa, el Tribunal sancionó a Irael Enrique Campos, de 32 años de edad, y a Darián Gómez Chaviano, de 25, a privación perpetua de libertad. El tercer acusado, Henry Hanoi Tamayo Hernández, de 19 años, fue condenado a 30 años de prisión.

El periódico explica que la sentencia “puede estar sujeta al derecho del recurso de Casación, por parte de los acusados o el Fiscal, ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo Popular”, entidad que podría ratificar o modificar la decisión del Tribunal Provincial de Cienfuegos.

El juicio tuvo carácter privado, con una alta seguridad, aunque tuvieron acceso algunos familiares de la víctima y de los acusados, y también el peródico provincial. Durante dos días de sesiones se escuchó el testimonio de más de 40 testigos y se presentaron pruebas documentales.

Fue feminicidio, y eso importa

Los hechos juzgados ocurrieron el 26 de septiembre de 2017, cuando Leidy Maura Pacheco, casada y madre de una niña de 10 meses, se dirigía a su casa en las afueras de Cienfuegos, a donde nunca llegó.

Familiares y vecinos –entre ellos uno de los ahora detenidos por el crimen– buscaron durante una semana a la joven, hasta que dieron con sus restos, que habían sido enterrados junto a una pequeña presa en una arboleda de la zona.

Según relató entonces a medios locales el padre de la joven, Pedro Valentín Pacheco, tres hombres –todos residentes en la comunidad de la víctima– la habrían secuestrado cuando estaba a punto de llegar a su casa, la llevaron a una zona boscosa, la violaron, la mataron y a continuación enterraron su cuerpo.

Pacheco explicó asimismo que el testimonio de un vecino permitió identificar a uno de los autores del crimen, quien tenía antecedentes por violación y fue visto a la misma hora que la víctima en la zona en la que ésta desapareció.

El Código Penal cubano sanciona con penas de quince a treinta años de cárcel o pena de muerte, al que mate a otro “al obrar por impulsos sádicos o de brutal perversidad”. Aunque la pena capital sigue vigente en la Isla, desde 2003 existe una moratoria de facto por la cual se conmuta por condenas de prisión.

El caso de Leidy Maura Pacheco, considerado un feminicido –figura legal no reconocida en Cuba–, ha generado conmoción en la Isla, donde no suelen divulgadarse estadísticas sobre la violencia contra las mujeres y tampoco es común que la prensa se haga eco de este tipo de delitos.

Artículos Relacionados

Comentarios

Diego Ortolani

23 agosto, 2018

Una condena ejemplar, y sin morbo amarillento y asqueroso por tv ni por la prensa, como es costumbre en el resto del mundo. Cuba dando el ejemplo de cómo enfrentar femicidios de esta naturaleza, tan terribles, al menos en este aspecto penal e informativo

Pedrito

23 agosto, 2018

Diría que los fusilen, pero eso sería solo un instante y ya. Prefiero la cadena perfetua, unida a que cada preso que les rodee sepa bien que estos tipos asesinaron a una mujer… algo que por lo general se cobra bien caro dentro de una cárcel. Saber que ese calvario que les espera, y nada menos que por el resto de sus vidas, me parece bien. Que se pudran.

Aunque soy opositora al gobierno cubano quiero darles las gracias por hacer justicia, yo los habria condenado a pena de muerte a los 3 ni siquiera me hubiera importado el menor de edad , pena de muerte, pero yo no soy juez y entiendo que la pena de muerte esta bajo observacion en el mundo , hoy estoy con el gobierno cubano en cuanto a este tema, pero seguimos en combate porque tenemos diferencias irreconciliables hasta que no respeten los derechos humanos de todos los cubanos porque Cuba somos todos sin discriminacion politica ni de ningun tipo, ayer un grupo de amigos le hemos escrito a un importante congresista cubanoamericano con testimonios de hijos y padres que no pueden verse hace años porque el gobierno cubano no lo permite, hoy hay cientos de miles de cubanos impedidos de entrar a Cuba en 8 años sin haber cometido delito alguno solo ser profesionales, medicos, deportistas, artistas, el dolor de una madre, un padre, un hijo, una hija, hermqnos, abuelas, el dolor de la familia cubana tambien es nuestro dolor y los denunciaremos diariamente por todos los canales posibles.

La pena de muerte no devolverá la vida perdida. Mi decisión hubiera sido: Cadena perpétua para el reincidente, 20 años para el de 32 años y al de 19 le hubiera echado 10 años. Aun no hemos logrado que la cárcel sea realmente re-educativa, es un problema mundial. Pero matar no es la solución, y 10 años realmente privado de libertad es ya un castigo durísimo.

Anonymous

24 agosto, 2018

@Karel:

Karel, es muy fácil ser compasivo y comprensivo cuando no es una persona allegada a usted a quien le pasó eso. Yo también me alegro de que no les hayan impuesto la pena de muerte, pero no porque respete sus vidas, sino porque sé que en la cárcel muy probablemente se ensañen con ellos y los hagan sufrir de mala manera. Espero que cada día de estas 3 personas se vuelva un infierno, tanto que deseen la muerte para escapar de él.

Las penas de cárcel moderadas no le van a devolver la vida a la muchacha, ni la madre al hijo, ni la hija a los padres, ni la esposa al marido. Tienen exactamente lo que se merecen. Los violadores no merecen re-educarse, merecen ser exterminados, todos y cada uno de ellos.

Orlando Aguilar

27 agosto, 2018

Siempre he creido en la pena de muerte.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Incontenible

Opinión Gráfica