“Choco”, Premio Nacional de Artes Plásticas

El pintor y grabador cubano Eduardo Roca, conocido artísticamente como “Choco”, fue reconocido con el Premio Nacional de Artes Plásticas 2017 por su “valioso aporte al desarrollo de las artes visuales en Cuba”, informaron medios de la Isla.

Nacido en Santiago de Cuba en 1949, Choco es graduado de la Escuela Nacional de Arte y licenciado en Historia del Arte por la Universidad de La Habana. Cuenta con una amplia trayectoria artística en la que destaca su trabajo dentro del grabado, en especial en la técnica de la calografía. En los últimos años ha incursionado también en la escultura.

“Pienso que la escultura en bronce dota de una mayor connotación a mi obra –dijo a OnCuba en 2014–. Es interesante poder trasladar mis grabados y pinturas, sus personajes y motivos a la tercera dimensión. Esto le da mayor impacto y puede ser percibida e interpretada de una forma más abarcadora y general.”

Choco, de la colagrafía a la tridimensionalidad

El artista tiene parte de su obra expuesta en importantes instalaciones museísticas del mundo, entre ellas el Museo de Bellas Artes de La Habana, el Museo de África en Chicago (EE.UU.), el Museo de la Estampa en México y el Museo de Kochi en Japón. También en la Fundación Miró de Palma de Mallorca (España) e instituciones culturales de Suecia.

Conocido por su manera de plasmar en sus obras las raíces africanas de la cultura cubana y las expresiones religiosas afrocubanas, Choco también ha desarrollado una importante labor docente en su especialidad de Historia del Arte en universidades en Cuba y España y otras instituciones académicas. En la actualidad es Profesor Consultante por la Universidad de las Artes (ISA).

Entre los galardones que ya había merecido antes de recibir el Premio Nacional de Artes Plásticas se encuentran el Premio de Grabado en el Salón Nacional Juvenil de Artes Plásticas de La Habana en 1977; la Medalla de Honor Salón de Gráfica de Bulgaria en 1981; el Gran Premio IV Trienal Instituto de Grabado, en Japón en 1999, y el Primer Premio en la Bienal de Grabado de Kochi en el año 2000.

Dentro de Cuba fue reconocido en 1995 con la Orden por la Cultura Nacional.

A lo largo de su carrera ha expuesto en numerosas ocasiones dentro y fuera de Cuba. Entre sus más recientes exposiciones personales se cuentan “Choco. Abriendo caminos”, en Boston, Estados Unidos, y “Equilibrio humano”, en Zurich, Suiza, ambas en 2016, y “Materia prima”, en la XII Bienal de La Habana, en 2015.

En mayo de 2017 participó en la muestra colectiva “Construyendo Puentes: la Política del Amor, Identidad y Raza” en el estado norteamericano de Maryland junto a otros pintores de Cuba y los Estados Unidos, y también en murales y exposiciones en Harlem, Nueva York.

El Premio Nacional de Artes Plásticas le fue otorgado por decisión del Consejo Nacional de las Artes Plásticas y el Ministerio de Cultura de Cuba. En 2016 lo había recibido José Manuel Fors.

EFE / OnCuba

Artículos Relacionados

Comentarios

Diana Hernández González

4 noviembre, 2017

Muchas felicidades al Choco, por este merecido premio nacional. ¡Que lo disfrute mucho!
A revista OnCuba, enhorabuena y agradecimiento por tan excelente trabajo en la información.
Saludos desde Madrid.

Caridad Pérez

4 noviembre, 2017

Muchas felicidades a Choco por este merecido Premio Nacional que aunque instituido por el Ministerio de Cultura y convocado por el Consejo Nacional de Artes Plásticas para reconocer al artista por la obra de toda la vida, fue resultado de la votación de un Jurado que presidido por José Manuel Fors (laureado en 2016), contó con la presencia de otros artistas Premios Nacionales, Críticos de Arte de reconocido prestigio, Académicos de la Especialidad y de jóvenes artistas con una destacada presencia en el actual panorama de las artes visuales en el país.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

A un mes de la tragedia

La caricatura