En Suecia gana poder la extrema derecha

Suecia se enfrenta a un prolongado período de incertidumbre política después de unas elecciones que dejaron a los dos principales bloques parlamentarios empatados pero lejos de la mayoría. Pero, sobre todo, dejaron a los “Demócratas de Suecia”, de extrema derecha, prometiendo ejercer una “influencia real” en el parlamento.

El partido político anti-inmigrante, de Jimmie Åkesson, ganó el 17.6 por ciento de los votos, de acuerdo con los resultados oficiales preliminares, muy por encima del 12.9 por ciento que obtuvo en 2014, aunque también por debajo del 25 por ciento que algunas encuestas habían pronosticado.

Los socialdemócratas, liderado por el primer ministro Stefan Löfven, mantuvieron su récord (terminaron primeros en todas las elecciones desde 1917) pero vieron caer su puntaje al 28,4 por ciento, el más bajo en un siglo. Mientras tanto, el principal partido moderado de oposición de centro derecha se acercó al 19.8 por ciento.

En una noche donde ganó la atomización: todos los partidos pequeños quedaron conformes: la izquierda ex comunista y el partido Demócrata Cristiano avanzaron respecto a elecciones anteriores. El Partido Verde superó el umbral para la representación parlamentaria con 4.4 por ciento y tendrá cierto peso a la hora de opinar en la constitución del nuevo gobierno, quizás influyendo que este se incline hacia la centro-izquierda.

Varias mujeres inmigrantes asisten a un acto del partido de extrema derecha Demócratas Suecos, contrario a la inmigración, el 31 de agosto del 2018 en Estocolmo. Foto: Michael Probst / AP.

Los centros necesitan los extremos

El nuevo gobierno podría tomar semanas en formarse porque necesitará alianzas de bloques cruzados entre partidos de centroderecha y partidos de centroizquierda. Y los Demócratas de Suecia, largamente rechazados por todos los demás partidos debido a sus raíces extremistas, tendrán mucho poder para aprobar cualquier legislación, dando a los populistas una voz real y ya no marginal en la política sueca.

Sumando votos, el bloque de centro izquierda alcanza un 40.6 por ciento de los votos y el de centro-derecha un 40.2 por ciento. Los analistas predicen que ahora se necesitarán largas y complicadas negociaciones para construir una mayoría, o al menos, una minoría que no se hunda fácilmente. Esto parece difícil en la izquierda, donde cualquier coalición debería incluir a la izquierda ex comunista, excluyendo efectivamente la cooperación de la centroderecha. Y la centro derecha siente cerca la necesidad de negociar con la extrema derecha.

Esta fotografía muestra gente votando durante las elecciones de Suecia, en la capital Estocolmo, el domingo 9 de septiembre de 2018. Foto: Hanna Franzen / TT News Agency vía AP.

Primera elección post recepción migrante

La elección fue la primera en Suecia desde que el gobierno permitió a 163,000 inmigrantes instalarse en el país durante la crisis migratoria de Europa en 2015. Eso polarizó a los 7.3 millones de votantes y sobredimensionó la hipotética preocupación popular por la continuidad de un sistema de bienestar que muchos sienten amenazado.

En la campaña, Jimmie Åkesson, el líder del partido de extrema derecha dijo varias veces: “Suecia necesita espacio para respirar. Necesitamos políticas de inmigración estrictas y responsables “.

Los partidos de extrema derecha han logrado avances significativos a expensas de la corriente política en toda Europa occidental en los últimos años tras la crisis financiera global de 2008 y la crisis de refugiados de 2015. Ahora están en el gobierno de Italia, Austria, Noruega y Finlandia. Además de haber recalado posiciones en países como Francia, Alemania y (ahora) Suecia.

Artículos Relacionados

Comentarios

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Armar la nación

Opinión Gráfica