Cuba profunda

Buena parte de la riqueza que históricamente ha sostenido la economía de Cuba, sobre todo la agrícola (amasada con azúcar, café, minas) la aportan los llamados orientales, gente que vive en las faldas mismas de la Sierra Maestra (dobladillo empapado por el mar del sur), o encaramados en ella. Son paisanos generosos con el forastero, porque es pecado no replicar el gesto de la naturaleza que les da hogar, los alimenta, les hermosea la vida con escenarios soberbios… Esa vida tiene otro tempo y otro carácter, a veces de pasmo para el viajero: es en el Oriente cubano donde el surrealismo se vuelve rutina.

Allí viven pescadores con redes infinitas que cada mañana peinan el mar para arrancarle a la playa exhausta tres mochuelos. Y aun así, repetirán la dura maniobra ese “día siguiente” en el que siempre habrá más suerte.

También puede suceder que se cruce en tu camino un hombre con la cabeza emergiendo de un excusado, la forma más fácil de transportar a pie el tipo de letrina preferida en la región.

En lo más recóndito del lomerío, vive una guajira llana que una tarde me ofreció un café fuerte y dulce que le ordeña a las matas del patio y que procesó a pilón, de la manera más rudimentaria. Desde su taburete de palo y piel de chivo, con la punta de los pies apoyados en el piso de tierra apisonada de la habitación que la familia usa como sala, disertaba cómodamente acerca de los problemas de la Sierra con frases como “estrés hídrico”.

Y supe que, en el bohío vecino, en el corazón de la Sierra Maestra cubana, donde es imposible el cableado eléctrico, y el panel solar aún está en camino… vive Byron. “¡Byron, tate quieto! ¡Byron, muchacho, deja al caballo ya!”. En el bohío del pequeño Byron hay cientos de versos escritos sobre las paredes de tablas de palma. Entre ellos, mi favorito es aquel que, con galanura anticuada y atrevida a la vez, ofrece atención especial a la mujer divorciada en muy cómodos horarios vespertinos.

Artículos Relacionados

Comentarios

Karim Ben Houssain

8 abril, 2018

El estado cubano se desentendió de la industria azucarera,de la industria cafetalera y del proletariado cubano.Salieron beneficiados los capitalistas extranjeros y los trabajadores privados quienes les importó un bledo el desarrollo comunitario y social del país.Los reformistas ideológicamente han distorsionado el legado del socialismo.

Muy de acuerdo con Karim, esto no tiene nada que ver con el ideal socialista ni mucho menos, sino que se han aprovechado de todo lo justo que representa esta concepción, para buscar sus propios intereses que cambian de acuerdo a lo que le es más provechoso y oportuno, unas veces quieren parecerse a Lenin y otras compiten con Milton Freedman
Por la otra parte tenemos los apasionados de un “capitalsimo bueno” en Cuba , muchos de ellos escriben en estas páginas, pero estan sustituyendo un mal por otro pero de forma más inteligente. Solo vean las cifras que una universidad inglesa esta señalando del nivel de pobreza y concentración de la riqueza en el mundo (y no es desde psociiones marxistas)

Magdiel

12 abril, 2018

Riqueza? La agricultura? Que dices??? Eso es lo único que se pudo hacer en Cuba luego de descubrir desilucionados que no había ni oro, ni plata como en Perú, ni diamantes ni petrole ni nada de valor…

Que miseria generalizada,personas viviendo casi que en la Era de Piedra.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

A un mes de la tragedia

La caricatura