Revista OnCuba Edición No.45

Febrero-Marzo

Magazine suscription

¡Los invito a Cuba!

Nada disfruto más que enseñar mi casa. De Cuba conozco muchos recovecos, la he recorrido de punta a cabo, pocos rincones aún se me resisten. No puedo decir que tenga un sitio preferido en Cuba, me conmueve el monte cubano, la sana ingenuidad de su gente; me impresionan sus ciudades coloniales, de armonía o desarmonía impecables; adoro las playas cubanas, cuando me zambullo en ellas es como estar dentro de casa. Pero cuando cierro los ojos y pienso en Cuba no hay ningún paisaje deshabitado, siempre está la gente.

Por eso les digo a mis amigos: si tienes deseos de estar solo, de coger sol, de disfrutar del verano, de aislarte en la tranquilidad de una hermosísima playa; no vayas a Cuba. Tenemos todo eso, pero es un desperdicio ir a Cuba y no aprehender su cultura, no relacionarse con su gente.

No se puede entender Cuba y a los cubanos, yo dejé de intentarlo, pero no hace falta. Se puede ir a Cuba y sentirse vivo, gozar y sufrir; cuestionarse, sorprenderse. Puede gustarte más o menos, pero de Cuba no te vas a ir indiferente, emoción, una marca te va a quedar para siempre.

Esta revista es la invitación que le hago a mis amigos a visitar mi casa. Intentaré mostrárselas toda, me complacen sus luces y no le temo a sus sombras, solo quiero que se acerquen con honestidad, que suelten todas las máscaras que puedan y se adentren, y gocen, y sufran, y vivan.

Tahimi Aboleya

Directora editorial

En Cuba, dicen, circulan entre 60 mil y 75 mil autos antiguos, aunque la cifra no es oficial. En esos números acerca del medio de transporte que los cubanos no han podido dejar, de seguro cuentan el Plymouth 56 de Armando; el Chrysler Windsor 1957 de Alberto, o el más ...