El juego de las fuerzas que la Constitución convoca

Lo que sigue son anotaciones, dudas y preguntas a propósito del Proyecto de la que va a ser la Constitución de la República de Cuba. Como no soy experto en Derecho debo haber cometido mil errores en los comentarios, ya sea en el empleo de conceptos jurídicos o al imaginar que una determinada cosa puede ser realizada o no.

Lo único que me aligera de haberme empeñado en un esfuerzo vacuo es la sinceridad y, menos para mí mismo que para mis hijos, los de mis amigos, los de otros que me caen bien y, en general, los de cualquiera que nunca conoceré y que van a seguir viviendo en mi país.

A mi entender, una Constitución trata de eso: lo posible y lo imposible, el presente y el futuro, lo que tiene sentido (aunque sea) soñar y lo que no, las estructuras que van a poder ser creadas y aquellas para las que no hay oportunidad alguna, las continuidades y los cambios, las rutinas y las aperturas, el mundo que hemos vivido y el otro que podríamos tener, los errores y su superación, los límites.

Al mismo tiempo, después del colapso del socialismo en Europa del Este y en un momento de retroceso de los procesos de izquierda en América Latina, la revisión, reconstrucción y refundación del ordenamiento constitucional cubano es un hecho necesario, memorable, fascinante, inquietante, llamativo, delicado, comprometedor, fuerte, incómodo, trascendente.

Podría agregar decenas de adjetivos y aún no alcanzaría a precisar el juego de las fuerzas que la Constitución convoca, acoge, organiza y afecta, desde nuestro presente y hasta que vuelva a ser realiza una transformación de esta magnitud.

En el contexto político señalado, al cual habría que sumar el aumento y diversificación de la agresividad del capital e imperial, revisar la Constitución de un país socialista que, por demás, reúne como características mínimas el pertenecer al circuito del subdesarrollo y el estar bloqueado por su enemigo mayor y vecino, es una acción con ribetes de épica.

Si además recordamos esa evidencia simple de que –como las cosas que están delante de los ojos, casi siempre se olvidan–, vamos ya para la tercera década del siglo XXI (en una isla, del Caribe, dentro de América Latina, y en el denominado “mundo occidental”), entonces el desafío se revela como algo desmesurado, poco menos que propio del delirio total.

La explicación es sencilla: la Constitución está obligada a desplegar las estrategias e instrumentos que van a permitir –dentro de un orden socialista– no sólo sobrevivir, sino mantener conquistas igualitarias; no sólo mantener conquistas, sino expandirlas; no sólo mantener, sino avanzar por el camino hacia un desarrollo económico continuo y siempre mayor.

A la vez, puesto que nos adentramos en ese siglo XXI, la Constitución está obligada –junto con la defensa de la continuidad del ideario marxista– a absorber los cambios de lenguaje y pensamiento que son resultado de las luchas democráticas en el mundo que a todos nos rodea e integrarlos a su corpus.

Además de lo anterior, la Constitución tiene que impregnarse del espíritu de un tiempo donde las comunicaciones y la sociabilidad humanas han cambiado; época de redes sociales, copia de contenidos en memorias, celulares, computadoras, instantaneidad, imágenes viajando sin descanso y en multiplicación exponencial, contactos e intercambios transnacionales constantes, crecientes.

Y, finalmente, para que la desmesura se convierta ya en locura radical, usando todas las fuerzas y tensiones mencionadas, la Constitución está obligada a hacer lo más imposible de todo: presentar, a los ciudadanos del país y a ese mundo en el cual vivimos, un modelo que transmita voluntad de justicia, posibilidad clara de desarrollo y estabilidad, y que resulte atractivo e interesante (de continuar desarrollándolo) para quienes lo lean o escuchen hablar de él.

La gracia del asunto, “el pollo del arroz con pollo”, como decimos los cubanos, está en que a las personas les entren unos deseos irresistibles de vivir en el país que les dibuje su Constitución.

Mientras está siendo analizada y comentada, a lo largo y ancho del país, confieso que varias cosas me inquietaron al leerla por primera vez y tantas anotaciones hice (a modo de revisión íntima, en los bordes de mi tabloide) que pienso haber superado mis posibilidades de intervención en la reunión que me toque a propósito del documento.

Dos cosas es importante aclarar.

Primero, el procedimiento que elegí fue destacar en negrita aquellos momentos en los que agrego algo (palabra, párrafo, idea) que nuestro Anteproyecto no tiene; con la herramienta de resaltar en color azul destaqué cuestiones que, a mi entender, deben ser eliminadas o resultan altamente problemáticas y precisan de debate profundo; otras veces, para cuestiones de interés especial, usé la negrita resaltada en verde; finalmente, para realizar comentarios que explican el porqué de proponer este o aquel agregado, me valí de la negrita en color rojo.

Segundo, en numerosas ocasiones los textos en negrita vienen acompañados de un pequeño número al final. Aquí empleé el subíndice para que, pinchando en el número, se pueda ir a la sección de notas, donde aparece el fragmento de Constitución que me sirvió de inspiración (para el fragmento que antes resalté en negrita), el país de donde procede, el número del artículo concreto que entonces reproduzco para que se pueda hacer comparaciones.

Todo esto fue posible gracias al sitio web Constitute colocado y mantenido en línea por Google Ideas y también a numerosos artículos, libros y Constituciones de otros países que consulté en línea o descargué para chequear con calma en casa. Esto me permitió leer unas 35 Constituciones o fragmentos, de diversas épocas y así disfrutar de un interesante paseo por modos de pensar problemas de ordenamiento constitucional.

Después de este delirio, son tantas las anotaciones que sólo podré seleccionar unas pocas y decirlas el día que asista a la asamblea. Sin embargo, ya sea que el momento llegue o pase, puedo compartir –con amigos, colegas y personas que respeto– el documento que por fin salió después de todas estas anotaciones.

PARA ESTUDIAR EL ANTEPROYECTO CON LAS PROPUESTAS Y COMENTARIOS REALIZADOS POR VÍCTOR FOWLER, puede DESCARGAR desde el siguiente enlace el documento:

Proyecto de Constitución de la República de Cuba (con agregados y comentarios de Victor Fowler Calzada)

 

Nota de la edición:

*El texto anterior y las anotaciones y comentarios hechos por el ensayista cubano Víctor Fowler (documento adjunto) al Proyecto de Constitución de la República de Cuba, han sido publicados en OnCuba con la autorización expresa de su autor, con el ánimo de contribuir a su difusión y con ello al debate sobre la Carta Magna que entre todos los cubanos debemos construir.

 

Vea la cobertura completa de OnCuba:

Artículos Relacionados

Comentarios

He hecho una lista de propuestas argumentadas respecto a la nueva Constitución tratando de hacerlo más breve posible mis criterios:
1.MODIFICACIÓN: Quisiera que mediante la nueva Constitución exista justicia constitucional, que exista un Tribunal de Garantías Constitucionales. En el Proyecto se establece que la defensa de la Constitución (art. 103, inc. e y b) es una facultad de la Asamblea Nacional o sea que el propio Parlamento es quien decide sobre la inconstitucionalidad de la leyes que él mismo emite y además es quien las interpreta. De esta forma se excluye la llamada “jurisdicción constitucional” del sistema jurídico cubano y se impide que el poder judicial, emita resoluciones de constitucionalidad. Así mismo se imposibilita que su acción jurisdiccional ordinaria, condicione y oriente las acciones de gobierno y legislativas. Como consecuencia el poder judicial en Cuba queda debilitado y con él (en mi criterio), el Estado de Derecho ya que los órganos estatales superiores serían impunes a abusar del ejercicio del poder del Estado y por tanto también serían irresponsables ante la ley, de los excesos de gobierno.-
A ello se suma el hecho de que a pesar de que la Asamblea Nacional es un órgano legislativo, constituyente y además puede declarar la inconstitucionalidad de cualquier acto o normativa, incluidas sus propias leyes; nunca lo ha hecho, incluso existiendo muchas que van contra la Constitución vigente. ¿Por qué no se ha declarado jamás la inconstitucionalidad de alguna de esas normativas? Porque se ha creado un vicio, donde se ha confundido políticamente el funcionamiento de la Asamblea con la desunión. Es la fórmula de la unanimidad en la Asamblea. Se ha viciado eso de forma tal, que si se divide la Asamblea, significa desunión a nivel nacional. Y no es así, el Parlamento es un órgano que tiene un funcionamiento, una necesidad, y se espera de él un trabajo, que en muchos casos no ha podido hacer, porque se ha viciado con estas cosas.-

2.MODIFICACIÓN: Quisiera que respecto a lo que establece el artículo 21 se eliminara aquello de que el Estado estimula las formas de propiedad de carácter más social, porque es innecesario expresarlo en el texto. Todas las formas de propiedad deben ser consideradas como formas que operan en la economía e igualmente importantes sin que ninguna tenga supremacía sobre la otra porque cada una tiene su función y su alcance. El Estado lo que debe hacer es promover y estimular el crecimiento y desarrollo de la economía en beneficio de todo el Pueblo apoyándose en todas porque al final todas las formas de propiedad, según las regulaciones a las que estén sometidas, contribuyen al fomento y desarrollo del país.-

3.MODIFICACIÓN: En mi criterio el tema del salario quedó desprotegido en el Proyecto. Debe existir un mayor comprometimiento del Estado con este tema dada su implicación en la vida de los cubanos. El salario mínimo debe servir para sufragar los gastos básicos a precios no subsidiados y que luego sea una ley la que establezca cuáles son los productos y servicios que conforman esos gastos básicos.-

4.MODIFICACIÓN: Quisiera que se eliminara lo que establece el artículo 22 respecto a que “el Estado regula que no exista concentración de la propiedad”, ya que al igual que intentar regular la concentración de la riqueza esta limitación se convertiría en la práctica en un absurdo de hecho y de Derecho que derive en una innumerable cantidad de violaciones, ilegalidades y corrupción en cualquier nivel y lugar. Ya tenemos suficientes ejemplos criollos sobre eso y sobre la suspicacia de los transgresores de la Ley. En todo caso lo que hay que evitar y sancionar, como ya está legislado, es el enriquecimiento ilícito. Las Constituciones de China y Viet Nam, dos países también socialistas, brindan soluciones muy inteligentes para este tema.-
En términos jurídicos, la propiedad es el derecho que, conforme a la ley, se tiene de disponer de la riqueza, la generada conforme al trabajo honrado y legal o la obtenida legítimamente por cualquier vía. En mi opinión no es mala la acumulación de riquezas. Ya se sabe que hay deportistas que por su rendimiento ganan legalmente millones de dólares, sabemos que hay artistas que legalmente ganan miles de CUC, lo mismo ocurre con cientos de campesinos en todo el país y con muchos trabajadores por cuenta propia también. Eso no está mal porque lo que ellos hacen es legal y además pagan impuestos según sus ingresos.-

Todos queremos una sociedad más próspera y así lo pregonamos todo el tiempo. ¿Entonces hablamos de socialismo próspero; pero se limita la riqueza, incluso la obtenida lícitamente? ¿Me pregunto hasta qué punto se concibe o se entiende “demasiada riqueza” o “demasiada prosperidad”: con 1 casa, 1 refrigerador, 1 celular, 1 pan, basta? Incluso utilizando la fórmula de que sólo se podría tener uno solo de cada bien material para evitar la concentración de la propiedad, incluso así habría enormes diferencias. Por ejemplo: De una parte tenemos un cubano común y honrado que vive en Caimanera tiene 1 vivienda de 3 cuartos bien construida, en buen estado; pero de madera, tiene además 1 refrigerador Haier obtenido durante la Revolución Energética y 1 celular marca BLU, de uso, que le costó 60 CUC. De la otra parte tenemos otro cubano común y honrado que vive en Centro Habana, tiene 1 vivienda de 3 cuartos en buen estado, pero de mampostería, 1 refrigerador Samsung que compró al vender el Haier que tenía y completar con unos cuántos CUC de más y 1 celular iPhone que se lo pudo comprar porque además renta legalmente 2 de los cuartos de su vivienda a extranjeros. En este punto los dos cubanos tienen 1 sola casa, 1 solo refrigerador y 1 solo móvil, por lo que la cantidad de sus propiedades está limitada. En la práctica, todos sabemos que la vivienda de Caimanera nunca tendrá el mismo valor monetario que la de Centro Habana, lo mismo ocurre con el refrigerador y el celular. Por tanto aunque está limitada la propiedad no está limitada la riqueza que resulta de esas propiedades y que en el caso de la vivienda del habanero puede incrementarse sostenidamente de manera legal por el arrendamiento. En la práctica también se sabe que la forma de vida en los dos lugares es distinta y los pensamientos también, porque son realidades totalmente opuestas bajo el mismo cielo y aclaro que ambos cubanos llevan su vida honradamente.-

Lo que no podemos confundir nunca es la honradez con la pobreza. No tiene nada que ver una cosa con la otra. Y socialismo no tiene por qué rimar con pobreza. Entonces, si se sabe y se permite que deportistas, artistas y muchas personas puedan ganar mucho dinero y que es justo además que lo disfruten, por qué entonces limitarla. Sería un absurdo político y legal regular eso, además contraproducente porque este país pide a gritos riqueza. La solución no está en la Constitución sino en la lucha diaria y en el respeto al orden establecido. Sólo así podría satisfacerse poco a poco y cada vez mejor las necesidades materiales y espirituales del pueblo cubano, que tanto lo necesita. No puede haber miedo a la riqueza fruto del trabajo. José Martí para esto tuvo una razón: “… desconfiar de lo peor del ser humano y creer en lo mejor de este”. Por tanto debemos fortalecer el valor del trabajo honrado y derrotar lo más infecto; en un soldador, en un chofer, en un maestro, en un escritor o en un pelotero; para que no imiten a un oso de circo que actúa por el caramelo prometido, sino por el justo goce de la riqueza creada con su trabajo. Un pueblo rico no es reprochable; lo verdaderamente reprochable es un pueblo pobre.-

Es por ello además que considero como alguien dijo, que la Constitución debería proscribir la acumulación y la concentración de la pobreza. Debería ser una obligación del Estado, una de sus funciones principales, la lucha contra la pobreza. Y además, tener leyes que establezcan un límite, unos mínimos permisibles, sobrepasados los cuales tendría el Estado la obligación de intervenir y sacar, a quien sea, de lo que legalmente se considere pobreza, allí donde sea detectada, que no es difícil ahora mismo encontrarla.

5.ADICIÓN: Que se adicione en un artículo lo que en otras Constituciones se denomina “Proceso de Cumplimiento” mediante el cual se procede legalmente contra cualquier autoridad o funcionario renuente a acatar una norma legal o un acto administrativo.-

6.ADICIÓN: Que respecto al derecho a recibir asistencia jurídica para ejercer la defensa es cierto que se debatió con fuerza en el Parlamento este tema sobre todo el hecho de si el acusado estaba obligado a declarar al ser detenido, al final la cuestión no se incluyó en el Proyecto. Esto además de ser una falta de garantía del acusado, puede ir en contra del artículo 49 del propio Proyecto; porque si no tienes un abogado, ¿cómo demuestras que te obligaron a declarar?, ¿cómo encausas los hechos de la mejor manera en beneficio de tu defensa? Por sólo expresar dos interrogantes. Es cierto que no puede haber un abogado en cada carro patrullero ni junto a cada oficial del orden público para defender al ciudadano desde el momento de su detención. Por tanto y en todo caso, debe establecerse el derecho a no declarar hasta tener un abogado defensor presente.-

7.ADICIÓN: Que en el artículo 28 se agregue que las personas naturales cubanas (vivan dentro o fuera de Cuba); así como las cubanas que tienen otra ciudadanía extranjera puedan ser sujetos de la inversión extranjera en Cuba e interactuar entre sí en cualesquiera de las modalidades autorizadas. Hoy las personas naturales no tienen esta posibilidad, cuestión que las excluye de participar en una actividad que urge al país. En China y Viet Nam hay miles inversores nacionales y no por eso se ha distorsionado ni destrozado el concepto de Partido único, ni de sociedad socialista en construcción.-

8.ADICIÓN: Que se agregue lo siguiente: El Estado impulsa la planificación familiar, con políticas y recursos, para que el crecimiento demográfico concuerde con el plan de desarrollo socio-económico previsto.-

9.DUDA: Sobre lo planteado en el segundo párrafo del artículo 60 del Proyecto respecto a que los medios fundamentales de comunicación social, en cualquiera de los soportes, son de propiedad socialista de todo el pueblo. ¿Puede entenderse eso cómo que se daría la posibilidad de que coexistan legalmente otros medios de comunicación dentro del país no gestionados por el Gobierno teniendo en cuenta que el propio artículo enuncia la libertad de prensa a todos los ciudadanos y que el propio Estado regularía el funcionamiento de todos los que existan?-

Considero que lo cubanos que somos un pueblo culto, tenemos derecho también, previo pago de las cuotas que correspondan (porque en todo el mundo se paga) a acceder desde nuestra casa a canales de televisión que brindan varios operadores de este servicio en Cuba y no sólo acceder a los canales nacionales. El Estado puede perfectamente ordenar este tema, ya que la televisión digital lo permite, y ofertar paquetes de canales de diversas temáticas que ampliarían las opciones para la población.-

Esto no puede ser un temor, ni entenderse como lamentablemente se ha entendido, como una vía para la subversión interna porque el Estado tendría el control de aquellos canales que podrían verse y cuáles no. Vías para la subversión hay muchas y el acceso a internet, que se espera sea masivo antes de que acabe este año, permite un flujo constante de información que es muy difícil controlar. Al final, y todos lo sabemos, lo que no entra por la puerta del frente, entra por la puerta del fondo. Que hay riesgos, es cierto. Que habrá publicidad también es cierto. ¿Acaso nuestras tiendas (donde hay que comprarlo prácticamente todo) no están inundadas de publicidad, acaso nuestros centros nocturnos y casi todos los lugares de recreación no anuncian refrescos, helados, cervezas y cigarros nacionales, acaso nuestras casas y centros de trabajo no se adornan muchas veces con almanaques u otros objetos publicitarios? Por tanto la publicidad es inevitable y necesaria y si se hace de manera inteligente podríamos convivir armoniosamente con ella, como ya hacemos en nuestra sociedad. Tampoco puede haber temor a que el cubano vea o conozca otras realidades, incluso muy distintas a las nuestras. Para eso tengo el siguiente y breve argumento: miles de cubanos viven en el exterior, miles pueden viajar legalmente al exterior y otros tantos miles conocen del mundo por internet, por “el Paquete” o por “La Mochila”. Así que la mayoría de nuestro pueblo conoce o ha experimentado otras cosas y aun así la Revolución sigue su rumbo.-

Jose R.Oro

11 septiembre, 2018

voto por el no.darle la espalda a la construccion de la sociedad comunista empobrecera a las grandes mayorias.

Acepto que personas del mismo sexo puedan tener acceso a una unión jurídica de algún tipo, pero No que se utilice el término MATRIMONIO para este tipo de contrato. La palabra MATRIMONIO viene de “mater”, madre y madre implica MATERNIDAD. MATRIMONIO es pues una denominación reservada a una institución de la sociedad que comprende casamientos con potencialidad de MATERNIDAD. Por un respeto elemental a nuestra lengua española al vocablo MATRIMONIO no se le debe atribuir a un vínculo que no tiene esa posibilidad.
Unión consensual, sería mi propuesta para este tipo de suceso.
!A cuánto disparates anticientíficos y fracturas culturales absurdas nos llevará la ideología de género mientras nuestros medios, diputados e intelectuales mantienen un silencio cómplice!
Por ejemplo, ya que se rompió la barrera de los sexos diferentes para casarse ¿por qué no seguir y superar la de “dos personas” y sustituirla por “dos o más personas”?
Lo más preocupante es la educación sexual que tratarán de imponer a nuestros hijos en las escuelas, como ya lo hacen en países donde está más avanzada.

Jose R Oro

como me has hecho reír, jajajajaja que jodedor tu eres jajaja

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Incontenible

Opinión Gráfica