La vejación de Martí y las fotos de la discordia

Desde antes del nacimiento de la República en 1902, moradores de ciudades portuarias de Cuba fueron víctimas de las tropelías de los marines estadounidenses que tocaban puerto en la Mayor de las Antillas. La Habana, Matanzas, Santiago de Cuba, Gibara y Caibarién estuvieron entre las localidades “asediadas” por los marines en visitas de “buena voluntad” o para ajustar los tornillos en el transcurso de sus maniobras y viajes de entrenamiento.

Hasta el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, a los enviados del Tío Sam se les vinculó con el alcohol, las drogas, las meretrices, el juego ilícito y otras lacras, y fueron causantes de camorras sensacionales difíciles de olvidar.

Sucesos del Parque Central

En 1949 el gobierno de la “cordialidad” de Carlos Prío Socarrás estaba campeando por sus respetos: pandillerismo, carestías y bolsa negra, asesinato de líderes obreros y una férrea censura a la libertad de prensa. Aun así, al gobernante del Partido Auténtico le faltaba todavía la culminación: que unos “graciosos” marines profanaran la estatua de José Martí en el Parque Central.

El jueves 10 de marzo el portaviones Palau, los barreminas Rodman, Hobson y Jeffers y el remolcador Papago, pertenecientes a la marina de los Estados Unidos, echaron anclas en el puerto de La Habana y, al día siguiente, alrededor de las 9 de la noche, sus dotaciones bajaron a tierra y protagonizaron, como buenos napoleones, una afrenta a la imagen del Apóstol de la independencia cubana.

Hoy, periódico del Partido Socialista Popular, dio una visión bastante exacta de lo sucedido:

De repente, un grupo numeroso de marinos llegó al parque en son de “fiesta”. Como en una pista de carrera, los bravos miembros de la Navy comenzaron a trotar, a brincar y a dar gritos de todas clases. Aquel inocente pasatiempo de los visitantes fue acogido con sonrisa comprensiva por los habituales. Continuaron dando saltos atléticos y, de pronto, uno de ellos señaló la cima, la cabeza de nuestro prócer máximo. Riendo y gritando se dirigieron a ella y, ante la sorpresa de todos los espectadores de la repulsiva hazaña, el más atrevido comenzó a trepar ayudado por algunos de sus compañeros, mientras los demás le animaban con sus voces y sus burlas.

Fue un instante de gran confusión. Desde todos los puntos, llegaron ciudadanos llenos de indignación para exigirle al intruso que descendiera; aunque él y sus compañeros respondían con burlas y gritos del peor gusto. El hecho llegó a su clímax cuando el ofensor se atrevió a hacer agua desde la cabeza de la estatua donde estaba sentado a ahorcajadas. La reacción subió de tono. Sobre ellos comenzaron a llover botellas y vasos, obtenidos en los cafés cercanos. Los más decididos avanzaron hacia el grupo. Hubo discusiones bilingües, desafíos, riñas tumultuarias, puñetazos y navegantes regados por el suelo”.

Los gestores más notorios del incidente del viernes 11 fueron tres tripulantes del Rodman: el sargento Herbert Dave White y los marineros George Jacob Wagner y Richard Choinsgy, el principal escalador. Ellos, tras escenificar junto a otros marines una juerga de borrachos a lo largo del Paseo del Prado, encabezaron el desafuero que se acaba de narrar. Al parecer, la escultura les pareció ideal para lucir sus habilidades gimnásticas por su abundancia de ángulos y su suavidad marmórea.

La mayoría de los provocadores, escoltados en caravana por el pueblo, fueron conducidos después a la Sección de Turismo de la Tercera Estación de Policía, situada en Dragones, entre Zulueta y Montserrat, donde el capitán Pedro Delgado, oficial de guardia, inició de inmediato las indagaciones de rigor.

Los "graciosos" marines en la Tercera Estación de la policía. Foto: Bohemia.
Los “graciosos” marines en la Tercera Estación de la policía. Foto: Bohemia.

Horas más tarde, comenzaron a llegar a la unidad personeros del gobierno, militares y diplomáticos estadounidenses. Hubo enlaces telefónicos misteriosos, se hicieron promesas y se lanzaron algunas amenazas… Al final, cuando el chanchullo estaba en su apogeo, el agregado naval de la embajada gringa en La Habana, capitán Thomas Francis Cullens, se presentó en el lugar y “rescató” a los marinos, no sin antes prometer que estos sufrirían acciones “severas” de acuerdo con las leyes de su país.

A partir del vejamen del Parque Central, el ambiente se hizo hostil para los norteños: casi a media noche, en el café El Dorado, en la esquina de Teniente Rey y Prado, decenas de parroquianos formaron un lapidario círculo alrededor de las mesas de unos tripulantes, quienes se libraron de un seguro linchamiento gracias a la acción de los agentes del orden público de la zona y de una patrulla.

A la misma hora, a unos pasos de actual Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, un criollo se lio a puñetazos con uno de los marines. Cuando un policía trató de apartarlos, el cubano gritó: “De ninguna manera, vigilante, a este lo castigo yo así, como se merece…”. Y continuó dándole trompadas al otro.

¡Te las compro!

El periodista Jorge Oller Oller en su crónica “Las fotografías de la afrenta de los marines yanquis a José Martí” narra que cuando el ultraje estaba bien caliente pasó por allí Fernando Chaviano, un fotógrafo “banquetero” de esos que, armados con antiguas cámaras de cajón, se presentaban en los banquetes y, sin pedir permiso, le hacían fotos a los comensales para luego vendérselas. Al ver la inédita acrobacia, Chaviano, sin pensarlo dos veces, gastó sus dos últimas planchas y salió disparado hacia su casa lleno de curiosidad.

Empezó entonces la cacería de aquella “bomba noticiosa”, como la calificó cierto gacetillero.

Una de las célebres fotos de Chaviano. Foto: El Caimán Barbudo.
Una de las célebres fotos de Chaviano.

Enterado de los sucedido, Pedro Beruvides, fotógrafo en la casa Romay y eventual colaborador de la prensa, fue a buscar a Chaviano y lo encontró en su destartalado cuarto oscuro ubicado en un solar de la calle Virtudes, entre Consulado y Prado, frente al Jhonny’s Bar. De inmediato quiso comprarles las dos instantáneas que había captado y le ofreció los diez pesos que llevaba. Sin embargo, la insistencia le hizo comprender a Chaviano que sus fotos valían mucho más y pidió veinte pesos por ellas, por lo que Beruvides tuvo que salir corriendo en busca del dinero que le faltaba, sin imaginar que su gestión estaba condenada al fracaso.

Al final, fue Isaac Astudillo, reportero gráfico de Alerta –un periódico situado en Prado y Teniente Rey, en un ala del edificio del Diario de la Marina–, quien se llevó el gato al agua. Como Berubides, este conoció de las fotos y fue en busca de Chaviano con una propuesta más jugosa: cincuenta pesos por los negativos y el compromiso de darle el crédito de las fotos que publicara.

Astudillo imprimió las imágenes y se las entregó a su director, Ramón Vasconcelos, y al jefe de información Raúl Quintana, quienes, tras largas cavilaciones, decidieron publicarlas el día siguiente bien destacadas en la primera plana. Vasconcelos permitió, además, que este invaluable testimonio gráfico fuera reproducido por Hoy y las revistas Bohemia y Carteles. Al mismo tiempo, varias agencias de noticias internacionales se encargaron de difundirlo en todo el mundo. El escándalo fue mayúsculo.

Por supuesto, no solo Beruvides y Astudillo estuvieron detrás de las imágenes. Dos funcionarios de la embajada estadounidense, en función de sabuesos, trataron infructuosamente de localizar al fotógrafo y ofrecerle dos mil dólares para destruir la terrible prueba.

Sobre el asunto de las fotos se han tejido durante años varias leyendas, propias más bien de lunáticos. Unos dices que Astudillo, con once premios en el concurso Juan Gualberto Gómez que organizaba la entonces Asociación de Reporters, intentó hacerle creer a Vasconcelos y a Quintana que él también les había hecho fotos a los marineros y que al mezclarlas con las de Chaviano se podrían haber confundido.

Mientras, los más calumniadores regaron en la Habana Vieja la bola de que Chaviano les había regalado unos billetes a los marines para que escalaran el monumento. Lo único cierto en todo esto es que el “banquetero”, un hombre humilde y nada brillante,  se presentó en Alerta cuando las fotos ya estaban en manos de todo el pueblo y le dieron otros cien pesos.

Los sucesos posteriores son más o menos conocidos: Fidel Castro, Alfredo Guevara, Baudilio Bilito Castellanos y varios miembros de la Federación Estudiantil Universitaria, junto a muchos cubanos, se concentraron el sábado 12 en la Plaza de Armas, frente a la embajada estadounidense, y protagonizaron una airada protesta que fue brutalmente reprimida por la policía.

Robert Butler, el embajador norteño en La Habana, colocó ante la estatua de Martí una ofrenda floral –comprada en secreto por el hermano del canciller cubano Carlos Hevia– y pronunció un discurso de desagravio que pocos escucharon. Y el domingo 13, un consejo de guerra de la armada solo condenó a Richard Choinsgy a quince días de prisión en las celdas del Rodman, barco que huyó de la Isla ese mismo día junto al resto de la flotilla.

La lamentable conducta de los marines estadounidenses el 11 de marzo de 1949 fue uno de los episodios más tristes de un entramado republicano repleto de barriles de ron barato, alardes sandungueros, ladrones de guardarropía y matones disfrazados de detectives.

El historiador Sergio Aguirre, autor de la obra Ecos de camino, escribió en la edición de Hoy del día 16: “Aquí no ha pasado nada. Miembros de las fuerzas armadas de la nación vecina pueden orinarle la cabeza a Martí sin temor a que el gobierno de Cuba se dé por enterado. Así, como suena.  Lo de Martí se ha resuelto con agua, jabón y una esponja, supongo, y con el ramo de flores de Mr. Butler, destinado a disimular, ante los transeúntes del Parque Central, ciertos olores que, quizás, exhala la estatua”.

Como prueba de la infamia quedan, no obstante, las fotos de Chaviano.

Artículos Relacionados

Comentarios

Carlos mANUEL

10 diciembre, 2017

Miserables marinos yanquis, son los mismos que masacran en Iraq, Afganistán, Libia (ante la amplia sonrisa de la zorra de Hilary) y son los mismos que nos ocupan la base de Guantanmo en contra de nuestra voluntad. Pero ese día infausto de ofensa a nuestro Apóstol, estuvo Fidel en enérgica respuesta. Por eso a esos ni tantico así

Lo que no entiendo es como si antes del 59 no habia libertad de prensa lograron publicar las fotos de los marines y la ofensa a Marti, y una manifestacion con Fidel y Alfredo y todo…algo no anda bien aqui.. Bueno si en plena Revolucion han destituido a tantos directores de diarios, sancionado , desterrado, censurado y expulsado a periodistas pues imagino que al director de Bohemia en aquel tiempo de Dictadura pues lo deben de haber electrocutado.. jajaja bueno las cosas del Orino ni tu la sabes ni yo tampoco.

Carlos Manuel que esos marinos yanquis son longevos, mira que segun ud. son los mismos de las masacres actuales. Hay que cuidar la redaccion… y tambien aprender a perdonar a los que nos ofenden.

Chacal_CUJAE

11 diciembre, 2017

Y el día q quitaron el busto de Julio Antonio Mella de la Manzana de Gómez?? Digo Manzana de “Kerpisnkayalarrala”??
Donde estaba?

Dece un paceito por el vedado y visite la casa donde murió Máximo Gomez,tirele una foto al busto que esta a un lado de la entrada,mirelo y huela bien,después lo publica en el Granma.

bien perfecto por recordar la historia para que a nadie se le olvide este gestico del buen vecino americano ahi esta la historia, no es un invento, y como dicen algunos comentaristas: hay que aprender a perdonar pero OLVIDAR NUNCA.

Calico Jack

11 diciembre, 2017

No quiero pecar de sabihondo pero el articulista usa indistintamente los términos “marine” y “marino”. Un marine es un soldado del cuerpo de infantería de marina, un marino es el tripulante de un buque. En este caso los autores del hecho eran marinos. FYI…

Abdel correa

11 diciembre, 2017

Evidentemente se trata de un triste hecho y de una injustificable agresion a un simbolo patrio de un pais soberano, muestra de prepotencia e ignorancia de sus autores. Seguro q ningun oficial cubano( de cualquier epoca) habria hecho algo igual.
Ahora bien, dejemonos de hipocrecia, al maestro lo han mancillado de maneras mas horribles, algunos de los q salieron a criticar la acccion por cierto, y usted señor periodista no ha dicho media palabra, asi q deje de hacerse el patriota.

a Carlos Manuel, el rojo, se le fue la catalina¡¡¡ pa mi q ese se da sus vueltas al monolito y coge cuerda allí.

Claro que había tremenda censura en Cuba antes del 59 pero en contra de los comunistas y los sindicatos, no en contra de los golpes publicitarios como este. Al final para los periodistas era solo eso, un golpe publicitario.
No desvíen la atención, los soldados norteamericanos de 1949 fueron iguales de asesinos que los de ahora, sino ¿Quienes impidieron la reunificación de Corea metiéndose en una guerra que no era de ellos y asesinando a millones?¿Quienes invadieron dominicana y Cuba? La misma cosa, ahora a lo mejor un poco más asesinos porque tienen más impunidad.
No hay que olvidar ni perdonar nunca cosas como estas, eso es un paquete de Saul que no sabe ni donde está parado

Abdel correa

12 diciembre, 2017

Sr Dani, las tropas sovieticas q indistintamente invadieron y masacraron poblacion civil en finlandia, hungria, checoslovaquia y afganistan , no eran tambien agresoras?, no lo eran tambien las tropas chinas en viet- nam. O es q hay invasores buenos y malos?.
Los yanquis ofendieron a la estatua de marti y somos impacables con ellos, pero a sus asesinos materiales los premian con hoteles, firmas y privilegios q se le niegan al cubano de a pie.

Y dale juana con su palangana. A la tremenda borrachera de este marinero los comunistas le han sacado muchisimo provecho atizando las brazas del amor a Jose Marti.

Al borracho lo metieron preso y cuando el Embajador se disponia a pedir disculpas ahi llego la brigada de respuesta rapida, la turba, o sea, la chusma, a impedirlo.

A juzgar por el provecho que le han sacado pienso que si la profanacion de la estatua de Jose Marti nunca se hubiera producido, los comunistas la hubieran fabricado . Ellos son muy buenos en eso de inventarse agentes provocadores

Abdel ¿Y cuando yo he hablado de Rusia, China o no se quien invadiendo a no se quien? No se como sabe m punto de vista sobre ese asunto. Yo simplemente hablo sobre Cuba y EEUU que es de lo que trata este artículo.
No se deje llevar por su extremismo, aténgase al tema.

Orland, aprenda historia. Antes del 59, de hecho esta historia es del 49, en Cuba no habían muchos Comunistas. Estos que salieron a limpiar la afrenta contra Cuba eran patriotas, no Comunistas ni chusma como usted dice. Usted lo que pasa es que no sabe el significado de la palabra patriota, ni sabe ni pizca de amor a la patria, porque no lo tiene. Recuerde que Martí dijo: el amor madre a la patria no es el amor ridículo a la tierra o la hierba que pisan nuestros pies, es el odio invencible a quien la oprime, es el rencor eterno a quien la ataca.
Aprenda y salga de su ignorancia

en todo este articulo lo que mas resalta es el nivel de libertad de prensa de aquel tiempo, sin contar con el gobierno o esperar “orientaciones de arriba” se publicaban fotos, se ridiculizaba a los embajadores, los politicos nacionales, hasta al presidente, increible que todo eso lo perdimos en cuestion de meses despues de 1959. supongo que se puede buscar en los archivos del G2 la cantidad de “sucesos” que deben haber provocado los “marines” rusos que por tanto tiempo estuvieron estacionados en cuba, pero todo eso se callaba, se ocultaba y el pueblo nunca se entero de nada. asi vamos chanito.

Copio

…Las tropas sovieticas q indistintamente invadieron y masacraron poblacion civil en finlandia, hungria, checoslovaquia y afganistan , no eran tambien agresoras?, no lo eran tambien las tropas chinas en viet- nam. O es q hay invasores buenos y malos?.

_______
Me sorprende leer como Che Guevara
Justifica y arenga a su guerrilla para que no se apenen por matar soldados bolivianos. ..Esas muertes no tenian importancia ninguna ante el futuro esplendoroso que vendria con el triunfo. Ja, Ja. Un futuro de colas, racionamiento, doble moneda y doble moral, entre otros males.

Invito a Orlando Carrió a hacer un artículo en igual sentido histórico sobre las vejaciones de las tropas cubanas en angola y otras tierras de este mundo, o es que somos tan parciales cuando de Jose Marti se trata, y es tabu hablar cuando se trata de las conductas lamentables de algunos miembros del ejercito cubano. Así, como suena, y allí no ha pasado nada, al final no hay fotos…

El asunto puede ser desagradable por ofender el nacionalismo del cubano, pero lo han sobredimensionado al infinito para sacarle lascas politicas. A tal punto exageran la nota que muchisimos annos despues
siguen dandole a la misma matraca.
!Conno! Si alguien te hace un gesto desagradable, ofensivo, lo mas saludable es tratar de olvidarlo.
?Se pasaria, por ejemplo, un cornudo la vida narrando como le pegaron los cuernos?

La intencion de ese borrachito no era ni remotamente humillar al heroe nacional, cuya biografia me apuesto no la conoce, ?Ninguno de los comentaristas aca que echan espuma por la boca se ha emborrachado alguna vez? El susodicho intentaba solo demostrar sus habilidades circences, su
disposicion atletica. Ademas no se trataba, como se intenta hacer ver, de un militar, sino de un
marinero. Asi que , es como si descargaran contra Popeye.

Abdel correa

13 diciembre, 2017

Sr Dani, con el debido respeto, fue usted quien menciono a corea , dominicana y cuba como presas de los infames marinos yanquis, vuelva a leer su comentario, me acusa de extremista cuando critique en mi primer comentario la ofensa al apostol, usted es quien manipula de manera chapusera la historia y las relaciones Usa- cuba, solo le pido q si va a criticar las invasiones imperialistas yanquis ( ahi estoy de su lado) critique tambien las agresiones cometidas en nombre del comunismo.saludos.

Ja, ja. Hola Dany
Copio:
Usted lo que pasa es que no sabe el significado de la palabra patriota, ni sabe ni pizca de amor a la patria, porque no lo tiene.
——‘
Me retrataste. ¿Donde nos hemos visto antes?
Efectivamente, no tengo patria. He vivido en la Habana, Montreal y la Florida. Pronto, me retiro a vivir a Cuenca, Ecuador, paraiso de los retirados. En la Florida vivi en West Palm Beach, Lake Worth, Stuart, Fort Lauderdell, Napel, Miami y Apopka, en Orlando ahora, siempre buscando mejores oportunidades.
No soy patriota, solo cosmopolita.

Abdel correa, muéstreme donde manipulé algo sobre la confrontación Cuba-EEUU. No hable si no sabe de que habla. Por desgracia para usted, este artículo trata sobre EEUU y Cuba, no sobre URSS y el mundo por lo que no estoy obligado a hablar nada sobre la URSS porque no viene al tema según mi punto de vista. Si según el suyo está bien hablar de la URSS, hágalo, sea libre, no se limite y sea feliz por una vez en su vida, jajaja

jajajaja, no Orland, no pienso que nos hayamos visto, es que eso se nota solo al ver como habla. Un sintierra es fácil de detectar.

Abdel correa

14 diciembre, 2017

Sr dani, dice usted q no se de lo q hablo jijij, dice usted q no soy feliz jiji, la practica, criterio valorativo de la verdad,( no tienes idea de q hablo verdad?) Ha demostrado el total fracaso de la gente q piensa como tu, ejercito de parasitos traidores q en nombre de marti y marx han destruido una nacion entera.sea cual sea su respuesta le advierto no contestare, tengo cosas mas importantes q hacer, saludos a sus amigos chavistas q empiezan a ir de cabeza a la carcel por robarse el dinero del pueblo q confio en ellos, esa pelicula donde fue q la vi?

Los americanos son “despreciables” pero hace falta que levanten el “bloqueo”, que vengan turistas yumas para que tengan los derechos y puedan hacer los que los cubanos de adentro no tenemos. Eso es doble moral y falta de verguenza.

Siempre en todas las epocas proliferan los cipayos, los vendepatrias, los q dan la honrra no solo por lentejas sino poqr son jenizaros, mercenarios q se venden al mejor postor, por suerte para todos los estamos en Cubita la bella ese tiempo pasado q tantos añoran expiro, el 31 de diciembre de 1958, y el actual estado Cubano rescato nuestra dignidad, honor y entereza, lo defiende a capa y espada con la obra q construye a diario pesele a quien le pese y disgutele a quien le diguste. eso si a mucha honrra, para disfrute de todos, inclusive de los cubanos-americanos q vienen a Cuba disfrutar de vacaciones y de la tranquilidad, el sistema de salud, el ron el tabaco las playas la langosta etc, en fin de tdos y no se le impide a ninguno, asi como a todos los come raspas y lamebotas de los yanquis q estan aca, por q alli no los quieren y ahora nos pueden ni ir a disfrutar de la las gratuidades del imperio, por q sencillamente Trump cerro la pila pa tumbar al Gobierno cubano.

Aqui si q no se rinde nadie C——-, Esta claro confusos.

y el kcho ???? ese empannar’a ???? buen articulo para un periodista con agallas

Abdel, no contestes, no hace falta y además se sabe que no es que no quieras, es que no tienes argumentos. Para tu conocimiento, Cuba no está ni remotamente destruída. Destruídos están los países capitalistas que se van a quedar en pocas decenas de años sin ecosistemas. Eso si es destrucción. Porque como bien tu no sabes, el capitalismo es incompatible con la vida en el planeta por el consumo excesivo. Aprende papo que estás atrás, jajajaja.
No eres feliz solo de ver la forma en la que ladras, no hablas. Eso se nota

Danny. Me preocupo con eso de que sentiremos estos efectos en cerca de un billón de anos. !Pa su escopeta! !Que miedo!

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

El vuelo

La caricatura