Muere Fidel Castro Díaz-Balart

El hijo mayor de Fidel Castro, Fidel Castro Díaz-Balart, se suicidó hoy en La Habana a los 69 años, informó la televisión cubana.

Castro Díaz-Balart, el único hijo nacido del matrimonio de Fidel Castro con Mirtha Díaz-Balart y conocido como “Fidelito”, se encontraba bajo un “estado depresivo profundo” desde hace varios meses, según la misma fuente.

Venía siendo atendido por un grupo de médicos y como parte de su tratamiento requirió inicialmente un régimen de hospitalización y luego “se mantuvo con seguimiento ambulatorio durante su reincorporación social”, informa la prensa cubana.

Por su parte materna, era pariente directo de una familia de políticos estadounidenses de renombre y primo hermano del senador Mario Díaz-Balart, quien representó los intereses de grupos radicales de exiliados de La Florida en contra de la Revolución Cubana.

El primogénito de Fidel Castro, físico nuclear, era asesor científico del Consejo de Estado y vicepresidente de la Academia de Ciencias de Cuba. Estudió en la antigua Unión Soviética y se tituló como doctor.

Siempre prefirió mantenerse alejado de las cuestiones políticas, aunque ocupó cargos de importancia en la Comisión de Energía Atómica de Cuba desde la cual abogó por el uso pacífico de este recurso.

¿Quién era Fidel Castro Díaz-Balart?

Nacido en La Habana el 1ro de septiembre de 1949, Fidelito –como se le conocía en Cuba– fue el único hijo del matrimonio del expresidente cubano y Mirtha Díaz-Balart, quienes se conocieron cuando Fidel estudiaba Derecho y se casaron el 10 de octubre de 1948.

El matrimonio no duró muchos años y coincidió con la etapa en la que Castro fue detenido por el asalto al cuartel de Moncada y posterior encarcelamiento en la Isla de Pinos (hoy Isla de la Juventud).

En 1954, antes de su excarcelación, su esposa le comunicó que había solicitado el divorcio y tras la separación, Mirtha Díaz-Balart volvió a casarse, esta vez con el abogado Emilio Núñez Blanco. Fijó su residencia en Madrid en los años 70.

Varios familiares de la madre del primogénito de Fidel Castro habían ocupado puestos de responsabilidad en el gobierno de Fulgencio Batista o en el ala juvenil del partido que apoyaba a éste.

Fidelito vivió junto a su madre hasta los diez años.

Con su madre Mirtha Díaz-Balart en La Habana en noviembre de 2008. Foto: AP.
Con su madre, Mirtha Díaz-Balart, en La Habana en noviembre de 2008. Foto: AP.

Después de realizar estudios en su país, donde mostró gran interés por las matemáticas, se trasladó a la Unión Soviética donde se doctoró en Ciencias Físico Matemáticas por el Instituto de Energía Atómica I. V. Kurchatov de Moscú y se graduó suma cum laude en Física Nuclear por la Universidad Estatal M. V. Lomonosov de Moscú (1974) y su filial del Instituto Unificado de Investigaciones Nucleares (JINR).

De regreso a Cuba obtuvo un segundo doctorado en Ciencias por el Instituto Superior de Ciencias y Tecnología Nucleares de La Habana.

Además, cursó estudios de postgrado y maestrías en Reactores Nucleares, en Métodos Modernos de Dirección en la Academia de Economía Nacional adscrita al Consejo de Ministros de la ex URSS y en Dirección Integrada de Proyectos en la Escuela de Organización Industrial (EOI) de Madrid.

Desde su creación en 1980 fue secretario ejecutivo de la Comisión de Energía Atómica de Cuba y de la Secretaría Ejecutiva de Asuntos Nucleares. Desde estos puestos fue el máximo responsable de la política nuclear cubana.

En 1982 se empezó a construir en Cuba con tecnología y apoyo soviético la que debía ser la primera central nuclear del país, situada en Juraguá (Cienfuegos), compuesta por cuatro reactores “vver-440” de 440 megavatios cada uno.

El primero de los reactores debía entrar en funcionamiento en 1991, pero la caída de la URSS obligó a paralizar su construcción en septiembre de 1992, cuando ya se encontraba al 75 por ciento de ejecución y tras una inversión de 1,200 millones de dólares.

En febrero de 1989 el hijo mayor de Fidel firmó con la URSS un acuerdo sobre supervisión y seguridad de los trabajos de la central cubana, que contemplaba el equipamiento y adiestramiento de cubanos en esta área. También firmó convenios de colaboración similares con India (1986), Argentina, México, Brasil o Irán.

Compatibilizó estas actividades en el sector nuclear con los de representante cubano ante el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) entre 1983 y 1992, jefe de la sección de Ciencias Exactas y Naturales de la Junta Científica Central de la Academia de Ciencias de Cuba (1984-1993) y presidente del Grupo de Coordinación de los Países No Alineados para los usos pacíficos de la Energía Atómica (1983-87).

El 17 de junio de 1992 el diario estatal Granma anunció su destitución al frente de la Secretaría de Asuntos Nucleares.

Al mes siguiente, su padre achacó la decisión a “ineficiencia en el desempeño de sus funciones”, aunque otros vieron en su cese un complot militar.

Su hermana Alina Fernández declaró desde el exilio en 1993 que Castro Díaz-Balart estaba supuestamente involucrado en la desaparición de 6 millones de dólares del presupuesto de la central nuclear.

Después de siete años de ostracismo, regresó a la luz pública en 1999 para ocupar un cargo de asesor en el Ministerio de la Industria Básica y dedicarse a la divulgación científica como físico nuclear.

También fue catedrático del Instituto Superior de Ciencias Avanzadas y Tecnología de La Habana y asesor del Consejo de Estado para la Ciencia, la Tecnología y el Medio Ambiente.

Realizó habituales visitas a España y en junio de 2007 emprendió una gira por Turquía, Egipto, Yemen, Qatar y Siria para impulsar la cooperación científica bilateral.

En octubre de 2015 viajó a Kazajistán, donde visitó centros de desarrollo tecnológico y científico, y China, donde se entrevistó con la viceprimera ministra china Liu Yandong, en ambos casos para impulsar los intercambios científicos.

Un año después, en septiembre de 2016, participó en Moscú en la Conferencia Mundial de la Asociación Internacional de Parques Tecnológicos (IASP), acto en el que conversó con el primer ministro ruso, Dimitri Mevdédev.

Además, desarrolló una prolífica labor como escritor en el campo de la energía nuclear, con títulos como “Elementos y reflexiones en torno a la Política Científica Nacional” (1985); el ensayo “Nuclear Energy in the national economy of the Republic of Cuba” (1986); “Espacio y tiempo en la filosofía y la física” (1988) y “Energía nuclear y desarrollo” (1990).

También es obra suya “El gran desafío del Tercer Milenio. Energía nuclear: peligro ambiental o solución para el futuro” (1997), en el que ilustró la construcción de la central cubana de Juragua y defendió el uso pacífico de esta energía.

Otros de sus títulos fueron “Ciencia, innovación y futuro” (2000); “Ciencia, Innovación y Futuro” (2012), en el que profundizó en los retos de la industria en el siglo XXI para usar de modo inteligente y racional sus recursos y “Ciencia para la innovación: experiencia cubana” (2016).

Coordinó asimismo la obra “Cuba. Amanecer del Tercer Milenio” (2002), en el que varios científicos de la Isla explican el desarrollo tecnológico de su país en diversos campos.

Como experto internacional participó en planes temáticos de investigación para el Grupo de Investigación de los Reactores de Potencia Cero y el Empleo de los Generadores de Neutrones, ambos en Hungría, y en el Programa de Investigación de los Datos Nucleares, en Rusia.

Era miembro de la Academia de Ciencias de Cuba, de la sociedad Económica Amigos del País, de la Sociedad Cubana de Física, de la Asociación Iberoamericana de Innovación Tecnológica (ALTEC) y de la Sociedad Española para la Historia de la Ciencia y la Tecnología.

En septiembre de 2013 fue investido doctor honoris causa por la Universidad Estatal de Moscú, en la que se especializó en Física Nuclear, con un nombre falso –José Raúl Fernández– con el fin de garantizar su seguridad.

Al igual que ocurrió con la vida privada de su padre, fallecido el 25 de noviembre de 2016, tampoco se conocen muchos datos de la suya.

Estuvo casado en primeras nupcias con la rusa Natasha Smirnova, con la que tuvo tres hijos, todos los cuales estudiaron en España: Mirta María, Fidel Antonio y José Raúl.

Tras divorciarse de Smirnova contrajo matrimonio con la cubana María Victoria Barreiro, hija del general de la Seguridad del Estado Luis Barreiro.

EFE / AP / OnCuba

Artículos Relacionados

Comentarios

Carlos mANUEL

1 febrero, 2018

Mis más sentidas condolencias a sus familiares

Belzaida Ochoa.

1 febrero, 2018

Qué triste: tenía los nombres de su Padre y su Abuelo. Un destino de héroe griego; emular las hazañas de sus antepasados y lo logro…a fuerza de talento, de hidalguia y mucho coraje para elegir su muerte. Pido respeto por su vida y su memoria.

Juan Carlos

1 febrero, 2018

Hay que respetar el dolor de sus familiares, pero no exageren por favor, “destino de heroe griego” ?, hildaguia? y “coraje” ? pooor faaaavor. Diaz Balart fue una persona atormentada por la sombra de su padre hasta sus ultimos momentos. Que descanse en paz

Este articulo deja mucho que desear de OnCuba, independientemente del tema que trate. Esta no es la manera de hacer que conocía de OnCuba. Se va pareciendo a más de lo mismo de la sensacionalista prensa. Que está faltando en le editorial de OnCuba?

Nada sensacionalista, se. limita. a informar

Fidel Antonio Castro Smirnov, estudió Licenciatura en Física Nuclear en el ahora Instituto Superior de Tecnologías y Ciencias Aplicadas (InSTEC) Quinta de los Molinos (antigua Facultad de Física Nuclear, Radio-química e Ingeniería Nuclear) y en la misma aula de un amigo cercano a mi. Luego si, como informa este artículo, cursó estudios de postgrado en España. Quiero remitirme a una interesante anécdota. Fui como púbico asistente a la defensa de la tesis de Licenciatura de este amigo mío. Era el año 2003. Los grupos de Licenciatura en Física nuclear siempre se ha caracterizado por tener menos de 15 alumnos, y en el caso del grupo de mi amigo y el de el hijo de Fidelito creo que eran solamente 8 los que llegaron hasta el final. Por eso en la misma tarde defendieron los 8 estudiantes (no recuerdo ninguna mujer dentro del grupo). Llegué bien temprano y vi la tesis del tercero en defender, después me quedé curioso pues el 4to en defender su tesis era Fidel Antonio Castro Smirnov. El alumno anterior usaba para su defensa un minúsculo monitor de 15 pulgadas (monitor de tubo de pantalla) en donde el tribunal examinador mal veía las transparencias con la presentación de los resultados. Obviamente el resto del público estaba presente sólo para dar apoyo moral pues era imposible, desde los asientos de pequeño teatro de esa facultad, ver los detalles de los resultados de la tesis. Pero en el caso de Fidel (nieto) todo cambió. Apareció súbitamente el padre (el difunto) con un datashow o proyector digital y laptop bajo el brazo. Rápidamente el mismo hijo de Fidelito (al cuál también sus colegas llamaban Fidelito) preparó el “ALARDE TECNOLÓGICO” y comenzó bien seguro su presentación. No tengo que decir que el teatro se llenó pues estaba Fidelito (difunto) presente y bueno…ustedes supondrán todo lo que eso conlleva. Terminada la presentación y las preguntas de rutina del tribunal (con sus comentários guatacones/chicharrones adulones) y los aplausos efusivos. El mismo Fidelito (difunto) desmontó todo el tinglado tecnológico y se lo llevó como tal cuál había venido: en sus respectivos bolsos bajo el brazo. No hubo ni la más mínima contemplación/preocupación/interrogación con los demás colegas de Fidel Antonio sobre si querían colocar sus presentaciones en la laptop y poder proyectar como Dios manda los resultados del trabajo de los últimos 2 años o más de la carrera. Los profesores miembros del tribunal se miraban uno a los otros (como exclamando “caramba vamos a tener que arrugar la cara para ver los resultados de las otras tesis en un monitor de 15″ de nuevo”). Los colegas de Fidel Antonio (Fidelitico), entre los cuáles se encontraba mi atónito amigo, lo miraban como una extraña mezcla de asombro e indignación y Fidelitico…creo yo que con toda la vergüenza del mundo se disculpaba con los colegas y declaraba que se tenía que ir con el padre en ese momento. Al final casi me siento arriba de uno de los miembros del tribunal para poder ver los gráficos que él presentaba en su discusión final en pleno 2003 con un monitor de tubo de pantalla de 15″.

Yo, ya hace tiempo que hay un nuevo equipo de redacción. En que mundo vives?

Señor Yo, la verdad a veces nos estremece un poco, pero así son las cosas como las lees. El hijo del presidente de Cuba por 50 años no era feliz, no tuvo una vida feliz.

Yunier Aguilera

4 febrero, 2018

Me encanta toda la historia de mi país. Y seguidor de los ideales de Fidel.

Osvaldo

4 febrero, 2018

Es la primera noticia que tengo del hijo de castro, lo cual denota algo y por lo pronto me parece que fue un muchacho muy marcado por su padre, de otro lado no fue un olay hoy ni traficante ni nada horrendo, fue físico matemático, de mi parte qepd

De paso, Se sabe algo de como se mató? Fue con píldoras? Un pistoletazo? Saberlo podría decir algo sobre la gravedad de su estado de depresión. Pudo haber sido un accidente, como por ejemplo un exceso de fármacos.

Juan Carlos

6 febrero, 2018

Tony, el intento matarse con una pistola primero, asi que para protegerlo lo pusieron en un cuarto piso de una clinica ,no fuera a intentar suidarse de nuevo.

Juan Carlos gracias por el dato, no lo sabía. Pero una vez en el cuarto piso, ¿Como se mató? De todas formas viéndolo hablar y por los rasgos faciales da la impresión de una persona que padecía una condición maniaco-depresiva. Debió de haber estado siempre bajo medicamento

Y la ventana del cuarto piso no tenian rejas. Se tiro por ella

Juan Carlos

7 febrero, 2018

Tony, como te decia lo pusieron en un cuarto piso, de ahi al suelo cuanto van no se ponle unos 10 a 12 metros suficiente la gravedad hizo el resto, no me digan suspicas yo solo digo los hechos

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Incontenible

Opinión Gráfica