Tierra de nadie

A La Picadora la antecede un pequeño torreón, un pórtico que conduce a tierra de nadie. Un pórtico que más bien no conduce: espanta. Su función es estrictamente preventiva para el visitante.

La Picadora parece un brazo rengo de la anatomía municipal. El miembro tullido que lleva a rastras el pueblo. El muñón que debe disimularse. La matryoshka rota dentro de otra matryoshka.

Nadie sabe si fue barrio o vertedero inicialmente. Da igual. Aunque está claro que el uno generó al otro (en cualquiera de los casos). Su gente pareciera estar hecha de una materia similar a la basura. La basura tiene una corporeidad cuasi humana. Los dos ámbitos se confunden, coexisten, están en sintonía.

La vida en el vertedero encierra una paradoja. Representa el extremo de la decadencia, donde se ha tocado fondo. Al mismo tiempo parece el estado primigenio del hombre, donde todo comienza. Este carácter dual hace, de los habitantes de La Picadora, una especie imprecisa, en la medianía entre lo salvaje y doméstico (hablar de civilidad es osado).

Al barrio lo esquivan también las carreteras. Está enquistado en las afueras, como cualquier basurero público, como las sobras del día que se arrojan bien lejos, como la escoria a la que no se le abre la puerta. Como lo que es, quiste al fin.

Donde se acaba el vertedero comienza un pueblo, uno con mar: Caibarién, al centro norte de la isla. Un pueblo con la suficiente medra para emplear, en el turismo, a casi toda la provincia. Con la suficiente valentía –o iconoclasia– para elegir a un travesti como delegado del Poder Popular. Sin embargo, el mismo que prefiere no ver su propio desperfecto: la matryoshka rota dentro de otra matryoshka.

***

el_picadero10

Si se pregunta por La Picadora, alguien probablemente describa cada escándalo de su gente frente al gobierno municipal, o a Comunales, o la Empresa de Acueductos. Si a ese alguien no le alcanzan las palabras entonces pinta un arco con las cejas, aprieta los labios y bate la muñeca en el aire, como quien dice “¿paʼ qué contarte?”. Y no hace falta. Se ha contado todo en ese password gestual.

En La Picadora hay pobreza. Tanta que podría, en verdad, no haber ninguna. Pienso en un estado de tránsito hacia otra forma de vida. Hacia una nueva sustancia. Se me ocurre pensar en ellos como el laboratorio clínico de la selección natural. El survivor perfecto donde los protagonistas nunca supieron del reallity. El resto es solo pueblo de provincia: comercios muy primitivos, lo que llaman correctamente casco histórico, y una parroquial que dicta esa certeza “bienaventurados los pobres, porque de ellos será el reino de los cielos”. La oración más enigmática. El password que no descifro. El mismo que hallé sobre una puerta desvencijada de La Picadora “con Cristo todo es posible”. Pareciera que sí. La integridad del rótulo entre techos dormidos y brazos de madera sujetándole el sueño, donde nada conserva su entereza, es una confirmación.

el_picadero3

Durante 15 años hubo vertedero en La Picadora. En 2006 la Unidad Presupuestada de Servicios Comunales en Caibarién lo trasladó hacia un área despoblada de Reforma. Quise entender cómo se escoge un vertedero para levantar tu casa, pero algunos son la tercera o cuarta generación de aquellos que se anclaron allí. Otros se han establecido por imitación: alguien armó un rancho con tres tablas, no ocurrieron desalojos, entonces el vecindario creció junto a la basura, como un desecho más.

El barrio se extiende en hilera sobre 750 metros. Comprende tres CDR, 112 familias para un número exiguo de viviendas. El acceso principal a La Picadora es una culebra de polvo que se ha cansado en medio del trayecto. A medida que uno avanza tramo, retrocede dentro del tejido social. Al final de la calleja –donde ya no hay calleja sino un relieve irregular de hierba, piedras y heces– uno se topa el cadáver del antiguo vertedero y el caserío erigido entre la basura: la zona verdaderamente terrible de la comunidad.

En medio de esta pequeña sociedad de parias, un par de tanques donde acumular agua puede dispararte al estatus más alto.

Desde que en diciembre de 2015 Acueducto sustituyera la red de tuberías averiadas que abastecía a La Picadora, el caserío emplazado en el vertedero no recibe agua.

El nuevo conducto que atraviesa los 750 metros tiene un diámetro de cuatro pulgadas –el anterior averiado, veinte– por lo cual el servicio no sube hasta el último tramo.

-Es una loma –me dice Luis Cárdenas, director de la empresa en Caibarién. La red está diseñada para abastecerlos de forma constante, pero hay algunas dificultades. Mira, el tubo para el llenado del tanque está fracturado. Son 25 metros que conducen el agua desde los pozos hasta el depósito. Podríamos cerrar una válvula y por presión el agua se desvía al caserío, que está bien cerca del tanque, pero corremos el riesgo de reventar la conductora. Cuatro pulgadas de diámetro es un espacio muy reducido para 150 litros bombeados por segundo. En estos momentos contamos con los metros necesarios de tubería pero no hay personal calificado para instalarlos. Eso le corresponde al grupo de electromecánica del ECOI 25. Estimo que en un mes la situación se haya resuelto. Por el momento llevamos una pipa con agua potable cada tres días al caserío.

el_picadero5

 

Envasan en pomos, jarros, palanganas, galones, latas, cualquier concavidad. Mencionar “cisternas” o “turbinas”, probablemente remita a una era futura del desarrollo humano, impensada para ellos. La diarrea es más puntual y democrática que la Empresa de Acueductos: no falta, alcanza para todos.

-Hace tres días que no me baño pa poder cocinarle el bocaʼo de comida a los muchachos –dice Marta Gómez, de 38 años, dos hijos y cuatro nietos.

En La Picadora –o en los ranchos de la geografía última dentro de esa madeja de contrastes que llaman La Picadora– falta agua, contadores eléctricos, fosas de oxidación para la excreta. Faltan un par de ojos que no pasen de largo, y un par de manos que hurguen en la basura hacinada hasta dar con su gente (si hubiese distinción posible entre una cosa y otra).

Tiene excesos La Picadora. Le sobra hambre, pilastras apuntalando techos. Sobra peste. Sobra tiempo. Sobran soledades. Sobra mucha Nada.

Aunque el vertedero fue trasladado hace aproximadamente diez años, arrojarle desperdicios al sitio se ha vuelto un ritual. Desde artículos de oficina hasta materiales para la asistencia médica armarán, en casi una decena de niños, la memoria sensorial y afectiva: el único espacio donde un basurero pierde su sentido semántico. Se convierte en otra cosa, una sublime.

el_picadero6

***

Adentrarse en La Picadora es una lección de antropología. Esperas ávido hallar una pala de conchas taína, pero encuentras la osamenta de una civilización posterior, aunque extinta también. Los electrodomésticos soviéticos fueron mejores que su Historia, resistieron la aniquilación del desplome, superaron las banderas del colectivismo. Las personas no saben de Trotsky o Stalin pero se refrescan con un ventilador Órbita. Le injertan, incluso, aspas de algún Sanyo, el soporte de un Daytron. El resultado: una criatura paródica de la globalización.

-Yo no tengo ventilador –me dice María Luisa Rodríguez de 48 años, pero esta sentencia no es solo suya, sino de las seis personas que habitan su rancho de cuatro por cuatro metros- Tampoco hay contador eléctrico aquí. La empresa no me lo pone, dicen que debo llevar la propiedad de la vivienda. Ninguna de estas casas tiene papeles. Uso tendederas ilegales, no hay más alternativas. Total, si solo tengo un televisor en blanco y negro, para el ratico de la novela, y una hornilla criolla donde el arroz queda casi crudo.

Desde 2015 el Estado cubano vende de forma normada un módulo de cocinas de inducción. La norma es, justamente, un juego de equipos y accesorios para cada unidad doméstica o núcleo. Alcanzar el módulo, para los habitantes de La Picadora, solo sería posible si presentaran una constancia de que las viviendas son habitables. Para ello necesitan una licencia de construcción, que a su vez demanda el Derecho Perpetuo sobre Superficie (aprobado únicamente por el gobierno municipal), lo cual requiere una microlocalización del Instituto de Planificación Física, que depende de los dictámenes de Higiene y Epidemiología. Cualquier terreno próximo a cementerios o vertederos se declara insalubre. La Picadora es insalubre.

el_picadero8

Cocer totalmente el arroz requiere de un trámite en caracol, un bucle infinito donde la boca muerde la cola.

Recuestan la tabla de la columna sobre la tabla del colchón. Sobre el vacío de colchón. En algunos ranchos logras ver sillas; en otros, cubiertos; y en otros, ambas cosas: son los afortunados. Un inodoro pareciera un lujo. Acumulan la mierda del día en recipientes –como para el agua, cualquier concavidad viene bien- luego la tiran al monte. Terminas con un extraño sentido de culpa. Quizá por todos los inodoros o las cocinas que alguna vez usaste, desmesuradamente. Tal vez porque te enfrentas a una naturaleza superior, porque has quedado rezagado, porque la holgura –¿o la civilidad?– te ha vuelto endeble.

No hay, en el barrio, un paisaje que alivie. Los miras y crees haber accedido a todo el dolor. Piensas que ya han tenido suficiente. Pero a Milena, de veintiún años, se le murió una hija. Como si a los veintiuno no fueses tú una niña. Digo, un niño muerto no responde a lógica alguna, solo se entiende desde la irracionalidad. Pesa siempre. A los veintiuno no debería perderse tanto, hay peligro de extraviarte tú.

Margarita González tiene un nombre inmejorable. Margarita González parece una flor hincada por la plexitis braquial que la postró. Fue profesora de cuarto grado por dieciséis años. Está sola, o casi. Un esposo anciano cuida de ella en un desvelo. La casa no es fea porque su estética alcanza un estado superior de la degradación. La casa es el arañazo de una bestia. Un rastrojo. En medio del desastre veo algo hermoso. No puedo con tanto y termino quebrándome: Margarita, casi a rastras, dibuja letras enormes en sobres de papel ocre que contienen píldoras para la hipertensión de su esposo, como un código, alguna especie de clave. Él es analfabeto.

El vertedero es solo un daño colateral.

***

el_picadero

-Este CDR resultó destacado en 2014 –cuenta Miriam Lara, su presidenta. Me río de soslayo, para que no luzca obvio lo sardónico, para que no ofenda. Resulta que la tierra de nadie, sin localización postal, recoge disciplinadamente su colecta y cumple con la Organización. La Picadora parece el Tercer Mundo –dice. Entonces me carcajeo con comodidad, ella también lo hace, aunque no sé si se trate del mismo chiste para las dos.

Miriam domina la jerga exclusiva de los directores, menciona las funciones de la Federación (FMC) como si arrancara su discurso de un mural. Se le escucha “trabajo político ideológico”, “cotización”, “participación ciudadana”. Asegura “la asistencia de los vecinos a las urnas durante los procesos eleccionarios”, y todos lo confirman. Como si imponerse la inclusión les devolviera lo que Sartre nombrara “condición humana”.

De las 38 familias de la ciudadela solo un puñado de mujeres fungen como amas de casa –en Cuba no se contempla el desempleo femenino. Al cuidado de dos o tres hijos desde la adolescencia, ellas permanecen; los maridos sostienen la familia; las pilastras, el techo. La dinámica diaria no es extraña, solo que revela la forma más cruda de un patriarcado tendido sobre la isla.

el_picadero7

El máster en Ciencias Médicas y especialista de Higiene y Epidemiología en Caibarién, Sergio Jesús Claro, tiene el don de comprender los procesos sociológicos y el don superior de explicarlos. Me habla de la basura hacinada como el resultado de un modelo de vida que exacerba la propia condición de marginados, se nutre de ella. Si bien es cierto que el auto de Comunales no llega a todas las coordenadas de La Picadora, la ciudadela no pareciera estar en conflicto con esta realidad agresiva, me dice.

-En una zona específica son notables los deshechos provenientes de empresas, centros laborales, personas anónimas. Pero en los patios del caserío hay restos desperdigados, basura de toda clase, y el espacio doméstico no es asunto de una entidad estatal. La descomposición de la materia orgánica puede provocar enfermedades infecciosas. En esa geografía última existen 10 pacientes que padecen asma bronquial (entre ellos niños), más de seis lactantes, cuatro diabéticos, alto riesgo de contraer lectospira, dengue. El estado real de los habitantes se vuelve ventajoso. Les permite cruzarse de brazos y esperar porque otros solventen sus problemas. Les permite acomodarse en sus carencias, abandonarse.

Sin embargo, revolver en la basura es una maniobra más simple que hacerlo en el entramado cultural que genera esta forma parasitaria de pobreza urbana. “Acomodarse en el abandono” lo produce solo el desánimo, la abulia, el cansancio vital, la ausencia de estímulo. La precariedad económica agota. Los marginados se satanizan o edulcoran a conveniencia. Son mercancía de políticos.

Deshice una culebra de polvo de 750 metros. Me marché de La Picadora. El suelo del camino es árido. La ciudadela es una prolongación del camino, de su aspereza. Alguien ha dicho que ahora sí se resuelven sus problemas, yo apagué la grabadora. Preferí no mirarlo de frente.

el_picadero11

 

Artículos Relacionados

Comentarios

Bien hecho Lianet. A ver si alguno escucha ahora.

jorgealejandro1

2 abril, 2016

¿Y no se supone que se hizo una revolución para acabar con todo eso? ¿Y a 57años viven así?

Umm…Hay algo podrido en Dinamarca.

Una realidad tan tangible como las ruinas de los viejos almacenes del puerto, desgraciadamente es el retrato de muchas comunidades periféricas de nuestros municipios en Cuba, que debieran cambiar, pero no cambian. Ojalá el artículo ayude a mejorar algo en La Picadora.
Una atención para Lianet la autora del artículo: es un hecho innegable que domina a la perfección la lengua de Cervantes, pero por favor escriba para todos y no solo para la interpretación aguda del lenguaje de una parte de los lectores. Esta revista se debe al pueblo común, para que el mensaje llegue a todos, ¿o no es ese el propósito? No dan muchas ganas de seguir leyendo después de los primeros párrafos por tanta metáfora y frase elaborada poéticamente. Tal vez es un poema pero no me di cuenta. Saludos

jorgealejandro1

2 abril, 2016

Jaime:

Perdone Ud,pero yo no veo nada en la redacción de este artículo que justifique la sugerencia que ha hecho. En todo caso le diré lo mismo que decía a menudo mi profesor de Literatura: “El autor no tiene por qué bajar el nivel para que tú lo entiendas, eres tú el que tienes que subir para entenderlo,así que, estudia”.

Andrés

2 abril, 2016

¿Y el socialismo, a dónde se fue? ¿Y la Revolución, que no deja a ninguno de sus hijos desamparados, qué hace? ¿Y el hombre nuevo, no está aquí? ¿Y los logros y éxitos del socialismo no llegaron hasta La Picadora? Por favor, si alguien puede responderme le estaré agradecido.

Alicia heguy

2 abril, 2016

Porque no public an las direcciones. Para reunion todos y alludar de alguna manera!!!!! Que lastima. No tener dinero, para fabricarle casas a ellos. Quiero alludar con algo

duncan

2 abril, 2016

Bueno hace falta manos para arreglar la tubería. Lianet quedas convocada.

Lianet y on cuba, si vuelven a ir o si saben de alguien, tengo ropa para donar. Acá está mi correo: engendrarlamaravilla@gmail.com. Que esta reflexión multiplique las acciones de todos los tipos, niveles e intensidades: personales, institucionales, sociológicas, planificadas, espontáneas, sistemáticas, esporádicas y que sobretodo no se queda en la web, que se vaya a la realidad. Gracias, Lianet por ponernos ojos y ojalá manos también.

Cronica terrible ,no por la calidad sino por lo que narra,realmente describe la realidad de muchos lugares de este nuestro país,que actualmente se ha convertido en un sálvese quien pueda,pero eso no sale en los edulcorados reportajes que hace la prensa oficalista,quiera dios que la picadora resuelva algún día su situación ,sobre todos por esos niños que se ven en las fotos de la cronica.

abdel correa alvarez

3 abril, 2016

Crónica dura pero necesaria, real, verdadera, cierto es que en muchos lugares del mundo pasan estas cosas, pero siempre hay quien las denuncia, más que oportuna en este momento cuando algunos quieren hablar por todos los cubanos, diciendo que no necesitamos ayuda de nadie.

jose dario sanchez

3 abril, 2016

Lianet,ahora es cuando usted descubre la miseria? En verdad te creias todos los cuentos de hadas que te contaban?? Si quieres ver miseria,dilo aqui,te hare un tour.Nunca es tarde!!

jose dario sanchez

3 abril, 2016

Lianet,una reflexion,no tan profunda,pero mi reflexion : fue mas facil “arrebatar de las manos codiciosas” de sus duenos y qedarse con las casas de los que buscaban otros”aires” que enfrentar el problema de la vivienda y sus redes correspondientes.

jorgealejandro1

3 abril, 2016

Pero para que vean que no es solo en el campo, sino hasta en plena ciudad de LaHabana: vayan y retraten el callejón de Andrade, en la frontera Marianao-Lisa; La Escalera, en el consejo Pocitos -Palmar; “La Isla del Polvo”, en Pogolotti, a tres cuadras de la calle 100; “La Ciudad Perdida”, por la parte izquierda de la línea del tren que pasa por 114, Marianao, una milla para dentro. estos lugares están igual o peor que el del reportaje. Particularmente La Escalera y el Callejón de Andrade, parecen salidos de la película “Pandillas de New York”, La Isla del Polvo no le tiene que enviudiar nada a ninguna favela; la que menos mal está es la Ciudad Perdida,y allí no hay calles, las casas no tienen número, el agua y la luz posiblemente se la roben. esto lo sé por mi hermana, que hizo pesquisaje de salud pública en esos antros; y me cuenta que allí cualquiera te saca una pistola, un cuchillo,o te caen encima todos a una. En el propio municipio de salud pública le decían. “Si no te abren la puerta, sigue”; y “si tedicen horrores, sigue y ni mires atrás”. Así va Cuba, señores.

Jorge Lino

3 abril, 2016

Esta muchachita no escribe mal; un poco barroca, pero no escribe mal. Tendremos en cuenta su informe, perdón, su crónica, para el ya próximo proceso de rendición de cuenta del delegado a sus electores.

javier

3 abril, 2016

Hace un mes en Colombia hay una convocatoria nacional pq en una región llamada la guajira había situación igual de abandono y miseria pero medios comunicación fueron Lo que movilizaron el pais para ofrecerle ayuda¿ pq en nuestro país no sucede lo mismo por favor es nuestra patría y muchos de sus hijos están reclamando ayuda pq no crear una cuenta bancaria o algún sitio para poder donar espero que esto no quede solo en lo escrito por está gran periodista gracias por darnos estas noticias y saber que hay personas que la están pasando muy mal.

Jorgitomijito

3 abril, 2016

Y apareció de nuevo Jorgealejandro, enfundado en su traje de Eusebio Leal y comenzó a andar La Habana, q barbaridad. Y a ofender a los demás con su arrogancia habitual y su autosuficiencia q le permite intentar sentirse seguro y recomponer su baja autoestima.

Pensaba q ya no aparecería más después de la zurra q le dieron en el artículo de Michel, q por cierto, allí se quedó mi último comentario sin responder.

Gente como tú son parte de los problemas a erradicar en este mundo.

jorgealejandro1

3 abril, 2016

Javier:

No está mal eso del sitio y de la donación, pero, en primer lugar, hay que pedir responsabilidades a los encargados de que no se llegue a ese extremo de desamparo. Esto no es culpa del imperialismo, ni del bloqueo, y, desgraciadamente, son demasiados los sitios en Cuba donde puede verse igual panorama. La cuestión no es depender de la caridad pública: Los gobiernos tienen OBLIGACIONES. Hay a quien le pagan, e incluso recibe gratuidades y prebendas para que la gente no llegue a esta depauperación y a esta miseria generalizada. Alguien tiene que responder por esto. Por cosas así es que la juventud cubana vota con los pies y se larga: no hay muela patriotera para que nadie se quede a vivir así en nombre del socialcosadesa, mientras los hijitos de papá con plata sacada sabe Dios de dónde,pasean el Mediterráneo y alquilan habitaciones de a mil euros la noche.

Eduardo Gallestey

4 abril, 2016

El hecho de que en Cuba se estén haciendo artículos como este me da esperanza.

Hay otros barrios como ese en el mundo. De hecho, este probablemente esté en mejores condiciones que algunos de Brasil o la India. Pero es importante que se sepa que hay problemas en Cuba. Y que tenemos voluntad de arreglarlos.

Gracias!

Pirolo

4 abril, 2016

Estos son los textos que molestan a Iroel Sanchez, él no tiene Pupila para ver esto, ni pluma para escribir así. Aunque se nota que lee a OnCuba. Acaba de subir el texto de Masvidal “Obama en mi televisor”, publicado en OnCuba el 30 de marzo. Iroel lo subió el 3 de abril resaltando que ” La pupila insomne publica este texto con la autorización de su autor, de manera íntegra, sin hacer referencia a OnCuba!. Cubadebate lo sube el 4 de abril, resaltando que es “tomado de La Pupila Insomne”. Cubainfomación reproduce el día 4 el mismo texto de Iroel, sin cambiar el pie de nota!
A Iroel no le gusta Oncuba ni lo que hace Cancio, porque paga con plata que Iroel no coge, pero se aprovecha de OnCuba y ni siquiera le da crédito. Eso no se hace tigre!
O será que estás cambiando de opinión sobre Cancio y OnCuba?

Eduardo

4 abril, 2016

Excelente artículo, desgarrador y realista. Necesitamos mas como este, gracias a ONCuba por estar alante!!!

jose dario sanchez

5 abril, 2016

Eduardo,por favor : usted es indio o brasileno??En que nivel de marxismo ensenan estas comparaciones para aguantar dulcemente el arribo del Mundo mejor??”

jose dario sanchez

5 abril, 2016

jorgitomijo: por que en lugar de offender,herir,insultar,hablar ofensivamente,no te das una vuelta por esos lugares que menciona Jorge alejandro y nos cuentas acerca de las mentiras que dijo Jorge y asi nos convences mejor!!

Jorgitomijito

5 abril, 2016

José Darío, con q moral me criticas si eres capaz de llamarle la atención a Eduardo (al q no le veo nada malo en el comentario q hizo), cual si fuera su abuelo, y además, de forma racista, llamándolo indio, usted mejor cierre su boca y no esté dando clases de moral en calzoncillos. Primero revísese, q por las cosasq veoq publica aquí no es el más indicado para alardear de moral, y no voy a meterme con su dudosa inteligencia pq eso es ya una bronca con otros foristas en la q no me quiero meter. O es q ud es Jorgealejandro??

Pedro Manuel Glez Reinoso

6 abril, 2016

Hablar/escribir desde/sobre el municipio autofagiado y pestilente siempre ha resultado heróico. Como heróico ha sido hacerlo de toda Cuba. Lianet pasó por La Picadora, mas no le ha sido dado palpar el desarrollo impetuoso de la miseria otra, pues solo la arrolló la impronta material en ausencia. Pero este es el terruño. Lo que nos toca de él (así, con sus frases cortas). Para que pasen sobre esta tierra a verificar…o a desalambrar.

ver en Hypermedia Ediciones La Otra Cuba, reportaje sobre el tema del desastre municipal.
http://www.amazon.com/otra-Cuba-Reportajes-Editorial-Hypermedia/dp/1523422432/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1453098121&sr=8-1&keywords=La+otra+cuba

Manrufo

6 abril, 2016

Y capaz que le halen las orejas a la autora del articulo. En la Habana esto se publica y nada pasa, pero en los pueblos chicos si es un problema colosal, a esos jefes no les gusta que le digan ineptos…

Sarah L. Díaz

6 abril, 2016

Qué triste, ojalá hagan algo al respecto! nadie merece vivir así!

jose dario sanchez

6 abril, 2016

Mijo: Indio,es un habitante de la India y Brasileno,de Brasil…nada de ofensas.Si opino de esa forma es que no es cubano,habitante de Cuba,pues cuaquier cubano conoce las condiciones terribles de la vivienda en cuba.Eso quise decir.Yo le conteste a eduarado gallestein que dice que en la India o Brasil se vive peor,asi que a conformarse!!Gracias por los elogios.Puro acto de repudio…falto la conga!!!ja,ja

SilvioL

6 abril, 2016

Es cierto, gracias Sarah L., q alguien haga algo también por los miles de sin casa q están en una calle en Miami, los miles de homeless, a ver si alguien me dice q no, q eso no existe en esta bella ciudad de grandes, modernos y poderosos edificios. Q alguien haga algo por las miles de personas q viven en reservas aquí dentro de este gran país, en basureros, en cualquier sitio, rodeados de carros del año y de inmensa riqueza.

Sarah L. Díaz

7 abril, 2016

SilvioL, no sé si alguien hace o no por los marginados de Miami, pero la posibilidad de publicar una realidad hostil así no escandaliza a nadie, por el contrario, es muy común. Ahora, en Cuba, trabajos como este, tan al desnudo, realistas, no son frecuentes. La realidad cubana siempre ha sido triunfalista en los medios de difusión cubana…Este ha sido un buen paso de arrancada para dignificar el periodismo, para mostrar las verdades feas!

Jorgitomijito

8 abril, 2016

José Darío, o mejor, querido dinosaurio miamense, 1ro, es tan bruto q no pudo ni aclarar a que Eduardo se refería, de ahí mi confusión, no obstante, y 2do, acabo de revisar el comentario de Eduardo Gallestey, y la verdad que no le veo nada de malo, elhombre dijo que había problemas en Cuba, lo reconoce, puede ser que sea peor en otros países, como en efecto, pero él celebra que se reflejen los de Cuba, lo ve positivo, y quiere que se resuelva el problema, quese trabaje por erradicarlos, y la denuncia es ya un avance, es lo que entiendo de su comentario.
Pero claro, usted, dinosaurio al fin, qiere que eche un discurso en contra del rrrrrrrégen de los Castro, de la falta de libertad, etc. Usted es un dinosaurio, y hay que estar de acuerdo con su criterio o se está contra usted, usted solo ve lo malo, todo lo mira con bilis, con acidez de viejo Andrés que se va a morir solo. Que pena me da su caso, y que pena me da su vida, rumiando sus penas y frutraciones en este sitio y emprendiéndola con todo aquel que usted cree que piensa diferente o al menos que se aceque el pensamiento castrista. Al final usted es un castrado mental, que pena.

Jorgitomijito, escribiste el mejor comentario que he leído en OnCuba en los últimos meses.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

El vuelo

La caricatura